Recomendación para cuando crees que ya has escuchado toda la música del universo

Hay ocasiones en las que piensas que la música que te gusta ya no se hace, que ahora sólo se crea música tipo reggaeton, pachanga, bacala y derivados, porque es lo que se vende. Otras veces simplemente crees que estás encasillado en el mismo tipo de música y no hay manera de evolucionar hacia otros estilos, buscas el cambio mínimo que te permita pasar a otro nivel, pero es imposible de encontrar.

No es tan imposible como parece, sólo hay que saber buscarse la vida o como me pasó a mí, tener mucha suerte.

Hace bastante tiempo conocí AmaroK, un reproductor multimedia para KDE que prometía bastante. Y así ha sido, con el tiempo se ha convertido en el reproductor, y cuando me veo obligado a utilizar otro distinto, le echo de menos. Las características que incluye van desde estadísticas de canciones más escuchadas, artistas favoritos, letras de canciones, información sobre el artista extraída de la Wikipedia, listas de reproducción inteligentes, hasta formar parte de una comunidad on-line para compartir tus gustos musicales.

Dicha comunidad es last.fm, antes conocida como audioscrobbler. AmaroK ya tiene integrado el soporte para last.fm, pero hay plugins para muchos otros reproductores. Cada vez que se escucha una canción, es enviada al usuario correspondiente y se generan estadísticas. Esto ofrece poder saber tu estilo musical, por si alguien es tan raro que no sabe distinguirle a simple vista, aunque no es esa la principal ventaja, lo mejor de todo es que last.fm te busca “vecinos”, es decir, usuarios con tus mismos gustos musicales, y a veces se pueden encontrar verdaderas joyas que de otra manera habrían pasado desapercibidas.

Sigo pensando que es mejor charlar con alguien con gustos afines y recomendar cosas, pero last.fm es rápido, directo y conciso.