La teoría de la correa de perro extensible

No sé si es cosa mía porque soy un paranoico, o realmente es así, pero el paso de las formas de gobierno feudales a las democracias actuales (con todos los sistemas intermedios que ha habido) encuentra su símil en las correas de perro.

Hasta no hace mucho, todos los perros iban atados con su cuerda bien en corto, el perro sabía perfectamente que estaba subyugado a su amo y que su vida sería así por siempre. Había muy pocas posibilidades de salir de esa condición, pero el perro conocía los límites de la correa y su alcance.

Correa extensibleAhora se llevan mucho más las correas extensibles, que pueden dar mayor libertad de movimiento, explorar mundos un poco más lejanos que con la correa tradicional, la posibilidad de ser más libre. El perro sigue sabiendo que está subordinado a su amo, aunque a veces lo olvida. Es ahora el amo el que realmente pone el límite, un límite tan variable como él quiera, cortando a su libre albedrío y en seco la supuesta libertad del perro.

¿Nos cansaremos del ahogo que produce la cuerda cada vez que salimos corriendo y nos frenan en seco?