Soy un becario ICEX

En este post pretendo contar los motivos de irme de nuevo fuera de España y el proceso que he seguido para conseguir la beca Informática 2008-2009 del ICEX, por si alguien quiere también largarse.

Los motivos se remontan a hace mucho tiempo y no es que haya un momento concreto en el que lo decidiese, sino una sensación que crecía poco a poco y me decía que había que conocer mundo, porque Santander no es un buen lugar para vivir al menos hasta que tienes cuarenta años y quieres apalancarte del todo. Lo de Bélgica no fue nada más que el principio y aunque vino de casualidad, acrecentó mis ganas de marchar de nuevo. Sólo que hay un problema, Santander es la ciudad en la que he vivido desde que nací, es complicado cortar con todo así por las buenas. Aquí tengo mi vida y mis amigos, cosas que no me gustaría perder. Las becas son una especie de metadona para quitar el mono de irme para siempre.

Antes de inscribirme en la beca ICEX estuve a punto de irme a Irlanda con una Leonardo, pero no me convencía porque en esa beca es preferible ir a buscarte un trabajo por tu cuenta y tomarla como un suplemento al sueldo que ya tengas. Mi nivel de inglés no está como para conseguir un trabajo decente en Irlanda así que se impone una ayudita por otro lado.

Es ahí donde la beca ICEX entra en acción. Consiste en una primera fase de un año trabajando en una Oficina Económica y Comercial de España en el extranjero, en mi caso como informático, pero hay otro par de becas más que pueden convenir más a otra gente. La segunda fase es otro año trabajando en una organización o empresa bien en España o fuera, éso debe decidirse casi al final de la fase I.

El plazo de inscripción es de un mes, este año empezó el 10 de marzo y acabó el 11 de abril. Yo me enteré pocos días antes del cierre de la convocatoria así que entré por los pelos. Para hacer la inscripción había que pagar 30 euros.

Tengo que decir que ésto es una inversión de la que no sabes si obtendrás un beneficio, sobre todo para la gente que vive fuera de Madrid. Para realizar las pruebas de selección hay que ir allí y seguramente quedarte un día a dormir, es un constante sacadinero que muchos no están dispuestos a permitirse. Además hay gente que ya trabaja y la entrevista te obligará a pedir un día entre semana para poder hacerla.

El 26 de abril fuí al primer ejercicio, el de conocimientos informáticos, sin saber temario o lo que pudiese entrar dentro del examen. En aquél momento no entendía qué clase de beca podía ser si no podías preparar nada. Ahora sé que lo que se busca con el primer test es comprobar la experiencia obtenida por los participantes, ya sea de anteriores trabajos, de la uni (¡já!) o por cuenta propia.

Pero no acaba ahí el tema, el 24 de mayo tocaban los exámenes orales y escritos de idiomas. Realmente con el de inglés vale, pero yo me apunté también al de francés para subir algo de nota. No creo que sean excesivamente relevantes, salvo que no seas un auténtico zote y no puedas desenvolverte allá donde te manden ni por señas.

La parte más importante a mi juicio, fue la entrevista. En ella se busca conocer al futuro becario y darle el destino más adecuado de los que vayan quedando libres (sí, no se tiene opción a elegir, aunque sí que das una lista de preferencias que puede que tengan en cuenta). No hay que tomarse la entrevista demasiado en serio porque los nervios pueden jugar una mala pasada.

Después de todas las pruebas, quedé el 31 de los más de 300 que nos presentábamos, no está mal.

Y mi destino es Oslo.

6 pensamientos sobre “Soy un becario ICEX”

  1. Enhorabuena por el destino, seguirré tu blog a través de RSS.

    Yo soy el futuro becario de Estocolmo, ya nos haremos unas visitillas que tengo ganas de conocer Noruega, y por tu inquietuz viajera supongo que tu también de conocer Suecia.

    Saludos

  2. Guillermo: Sí, las hay, podré quitar el mono y no como cuando estuve en Bélgica, que el punto más alto era de 700 metros y era totalmente llano 🙁

    Pablo: ¡Encantado! Seguro que sí que nos vemos, pretendo conocer bien todo esos países. Así que estaremos en contacto!

    Ramirez: El curso en Madrid empieza el 18 de agosto. A ver si podemos quedar antes.

  3. Pues menos mal que no te ha tocado Dinamarca. El punto más alto está a ¡¡¡170 metros!!! (http://en.wikipedia.org/wiki/M%C3%B8lleh%C3%B8j).

    En Noruega no tendrás problema, hay montañas de todos los tipos, alturas y gustos y a los escandinavos les encantan los bosques, montañas y similares, por lo que hay infraestructura para ir, escalar, pasear, etc.

    Ya nos veremos cuando estés por aquí…

Los comentarios están cerrados.