Ruta: de los pueblos abandonados

Cambiando un poco la tónica de las rutas que suelo poner en el blog, ahí va una que más bien es excursión por el campo que puede hacer un cojo sin ánimo de ofender a los cojos.

La verdad es que el comienzo es muy bonito. Una vez hecha te das cuenta que lo ideal sería hacerla al revés porque la sensación que te deja es que va a peor.

En uno de los bosquecillos de los que hablaba

Se empieza en Valdeprado del Río y la mayoría del camino va entre árboles o zonas abiertas pero bastante cómodas para andar. El primer pueblo que se encuentra es Moroso, en el que la maleza ha cubierto prácticamente todos los edificios medio derruidos.

En Moroso sólo quedan varios muros derruidos que casi no parecen ni casas

El camino prosigue entre hayas y cajigas hasta Candenosa, al parecer uno de los pueblos más altos de Cantabria, superado por Cotillos en el valle de Polaciones. En él sí que hay edificios bastante bien conservados, de hecho hay una pista bastante arreglada para llegar al pueblo desde Hormiguera, por la que hay que bajar. Esta parte del recorrido se hace un poco más pesada aunque es mucho peor el tramo final porque se hace por carretera.

El aspecto de Candenosa es bastante mejor que Moroso, aunque las vacas hayan invadido el lugar

Para acabar diré que es la ruta ideal para los vagos que no quieren subir cuestas, porque apenas tiene desnivel. Aunque me sé de uno que se rajó.

Descargar

Un pensamiento sobre “Ruta: de los pueblos abandonados”

Los comentarios están cerrados.