Ruta: Refugio Cabrones – Torre Cerredo – Hoyo Grande (Misión en Picos, día 2)

Siguiendo con la serie de la misión en Picos (1, 3 y 4) y como ya aventuraba en el post anterior hoy viene el día más importante de todos, el de las cagadas continuas y el que marcó el resto de jornadas. La noche la pasamos terriblemente mal, aunque estábamos más o menos resguardados, el viento cambió por la noche y entró por el único sitio que no estaba protegido. Vale que los sacos aguantan temperaturas muy bajas, pero si toda la noche te dan ráfagas de aire en la cara lo más fácil es que no se duerma.

Lo primero que vi nada más despertar era un grupo de rebecos que estaba encima nuestro comiendo. Ya me había parecido oírles por la noche muy cerca, pero ahora lo confirmaba.

Al sacar la cabeza del saco puedes ver a los rebecos pastando

Después de un desayuno potente en el refugio, recogimos el campamento y largamos lo más pronto posible mientras el sol no pegase demasiado fuerte. Objetivo del día: Torre Cerredo.

El objetivo principal de todos estos días, Torre Cerredo

Tengo que decir que no llevé track en el GPS de ninguna de las rutas que hicimos por lo que sólo lo usé para grabar el recorrido. Así que hicimos las rutas como los verdaderos montañeros, siguiendo lineas de hitos y preguntando a los que nos encontrábamos. Subir al Torre Cerredo no es algo excesivamente complicado, sólo hay que trepar en un par de tramos. Pero el fuerte viento que hacía y no encontrar la vía más fácil hizo que perdiésemos mucho tiempo y fuerzas en vano. Ha sido una de las pocas veces que una montaña me ha hecho cabrear y sentir rabia hasta el punto de no saber qué hacer a continuación.

Tramo en el que no encontramos el paso bueno y dimos la vuelta

La bajada no fue el momento más alegre del día, al menos el mío

Con el ánimo que llevaba y la cabeza dando vueltas para ver como podía subir al pico, llegué a pensar incluso en bajar al Jou de Cerredo, hacer noche allí y volver a intentarlo al día siguiente, pero al final optamos por acoplarnos a una pareja que iba en dirección al Hoyo Grande y nosotros ir a Collado Jermoso para subir los picos del macizo del Llambrión al día siguiente. Cruzamos por la base del Torre Cerredo y la Bermeja, por un sendero bastante difuso y de vez en cuando pasando algunos apuros.

Camino bordeando el Jou de Cerredo

Al llegar a la Horcada de Caín, nos separamos de la pareja que nos acompañaba y seguimos un camino que supuestamente llegaba a la Collada Blanca, justo al pie de Torre Blanca, pero perdimos la línea de hitos y nos pegamos una trisca de pánico buscándola de nuevo. Como no la encontramos, bajamos derrotados hasta el Hoyo Grande y elegimos el lugar para dormir. Pero algo me decía que no podíamos seguir liándola constantemente, que en algún momento tendríamos suerte. Propuse subir lo máximo posible hasta la Collada Blanca y vivaquear lo más próximo de la Torre de la Palanca de modo que al día siguiente encumbrásemos prontísimo. Craso error.

Dormimos debajo de la piedra grande a la izquierda en la parte verde

Subimos y subimos siguiendo una línea de hitos que parecía llegar al lugar correcto, pero no, poco a poco nos fuimos desviando a la izquierda y casi llegamos a la base del Tesorero por un pedrera infernal que nos dio más de un susto. Volvimos a perder de vista los hitos, a no saber por dónde tirar y de nuevo, retirada.

Nueva retirada al ascender

De vuelta en el Hoyo Grande pusimos el toldo, dispuestos a no dejar que el viento no nos dejase dormir como la noche anterior. Cena y directos al saco, esa noche yo dormí como un bebé, por más que los rebecos volviesen a hacer ruido por la noche.

El campamento base que montamos en mitad del hoyo

Descargar