Ruta: El Cable – Peña Vieja – Horcados Rojos – Pico Tesorero – Cabaña Verónica

Como punto y aparte a esta temporada montañera en Picos, qué mejor ascensión que la de subir a la montaña más alta de Cantabria, Peña Vieja. Una cumbre que apetece hacer después de todos los fracasos de la serie “Misión en Picos“, una manera de desquitarse de las adversidades de la montaña. Además, por si no fuese suficiente desquite, se añade otra cumbre más, la del Pico Tesorero, uno de los mejor enclavados en el Macizo Central y que ya se nos había resistido en un par de ocasiones anteriormente.

La ventaja de subir en el teleférico y ahorrarte un desnivel muy fuerte hace que se coja con ánimos hacer esas dos cumbres y empezar a andar desde El Cable es una ventaja tremenda. Lástima que se haya convertido en un negocio demasiado lucrativo y caro, en el que se explota a los pobres domingueros y también a los montañeros de verdad.

Empezando ya con la descripción de la ruta, recomendaré madrugar para coger los primeros teleféricos, antes de las 10 de la mañana. A partir de esa hora la cola que se forma hace que pierdas muchísimo tiempo. Una vez en El Cable el camino discurre por la ruta normal hacia Horcados Rojos hasta que se llega a un desvío bastante bien señalizado casi a los pies de los Picos de Santa Ana. No hay excesiva dificultad hasta que se llega a la parte final del recorrido, en la que hay algún paso complicado y las marcas del camino se pierden con facilidad.

Peña Vieja, el punto más alto de Cantabria

Esta es la parte más fácil de la ascensión, luego se complica

Ya en cumbre y con la mala suerte de pillar algo de niebla en las zonas más bajas, decidimos ir al Tesorero, era pronto y todavía estábamos frescos, así que sin más demora bajamos de nuevo por el mismo camino hasta el cruce indicado antes. En él hay que seguir la ruta normal hacia Horcados Rojos y una vez allí, ir hacia la izquierda para seguir la línea de hitos al Tesorero.

El Naranjo no dejaba pasar las nubes hacia nosotros

También se complica en el tramo final el seguir los hitos. Tuvimos la mala suerte de ver a lo lejos el hito del camino que va por la cara este, mucho más empinado que el normal y fuimos de cabeza a por él. Trepamos en algunos sitios y sobre todo nos costó salvar la trepada final hacia la cumbre.

¿Locuras? Las justas

Vía equivocada hacia la cumbre, teníamos que haber ido más a la derecha

A veces descubres fauna desconocida, aquí la lapa de monte anaranjada 😀

Pero el esfuerzo mereció la pena, muy pocas cosas sientan tan bien como comer un bocadillo en la cumbre de una montaña con unas vistas tan impresionantes como las del Tesorero, aunque tengas que ver a recientes enemigos como el Torre Cerredo, pico que intentaré encumbrar en cuanto tenga la más mínima oportunidad.

Torre Cerredo desde el Tesorero, volveré a por él

La bajada hacia El Cable se hace por un desvío bastante claro descendiendo del Tesorero por la normal, que lleva a Cabaña Verónica siguiente la línea de hitos correspondiente y luego volviendo a unirse a la vía principal de Horcados Rojos.

Bajando a El Cable las nubes ya estaban completamente metidas encima de Peña Vieja

La suerte nos acompañó ese día porque después de bajar de las cumbres en las que estuvimos, la niebla las tapaba constantemente y no dejaba ver nada. Ya podían salir todas las excursiones tan bien como ésta 🙂

Descargar