Actividades en el curso de Madrid

Con cuatro semanas de curso ya pasadas y volviendo la vista atrás, te das cuenta que el curso en sí no vale para mucho, salvo para una única cosa: saber por encima lo que vas a hacer en la oficina comercial. En cuanto al tema técnico o profesional, no lo hemos aumentado para nada y no creo que aprendamos demasiado en destino tampoco. Por lo tanto, aunque ya tenía la clara sospecha de todo ello, ahora sí puedo confirmar que la Fase I en la oficina será algo así como unas vacaciones pagadas por el Estado, en las que hay que intentar que la infraestructura informática del ICEX no se desmorone. Actuaremos al nivel más básico, sobre todo atendiendo las consultas de los usuarios, porque administrar servidores… lo justito, casi todo se hace en remoto desde Madrid.

Afortunadamente, pese al aburrimiento que produce en ocasiones el curso, lo mejor es sin duda conocer al resto de becarios de Informática y la cantidad de actividades que se hacen. Las hay para todos los gustos y colores, desde pachangas de fútbol y baloncesto, escalada, squash o paintball, hasta los fiestones destructivos que se organizan muy a menudo.

Un grupete de becarios ICEX armados hasta los dientes

Toda esta parte de la beca me recuerda al primer mes en Bruselas, en el que no se tiene ninguna preocupación más que el curso, comer y dormir. Puede que no sea igual del todo, porque en Bruselas congenié perfectamente con todos los del grupo, mientras que aquí, al ser tantos, es bastante difícil hacerlo. Pero ya se va descubriendo la gente que merece la pena y la que no. Normalmente en este tipo de becas, casi toda la gente es parecida, no nos importa conocer gente nueva y pasarlo bien aunque sea con desconocidos. Todos confiamos en todos.

En cuanto a mí, empiezo a tener mono de subir montañas, ya he empezado a plantear a gente del curso subir a Peñalara y pasar el día por la zona, que debe ser muy bonita. También estoy organizando el segundo ataque del año a Torrecerredo. Sé que ya dí por terminada la temporada de este año en Picos, pero esa montaña ha sido una espinita que se me ha quedado clavada y tengo que sacar. Así que posiblemente sacrifique uno de los pocos días que tengo libres antes de ir a destino para ir de montaña.

3 pensamientos sobre “Actividades en el curso de Madrid”

  1. Bueno, no te preocupes mucho. Dormir bajo un puente en Oslo debe ser algo parecido a dormir en la cumbre de una montaña alta, pero sin bichos silvestres alrededor (o al menos no con los mismos bichos silvestres). Además, si te pilla la poli, tienen la obligación de darte cama en el calabozo hasta el día siguiente, así que por lo menos tienes cama para un día…

Los comentarios están cerrados.