Primer día en Oslo

Ahora mismo estoy escribiendo esto en un editor de texto ramplón porque no tengo conexión a Internet, una de la cantidad sorprendente de desventajas de hoy.

La verdad que menos mal que tengo una moral de hierro, sino muchos ya habrían mandado todo a la mierda. Bueno, tal vez exagero, pero es como si la suerte nos hubiese abandonado por hoy 😀

La calle principal de Oslo, Karl Johans gate, con el palacio real al fondo

Lo primero de todo, hoy he conocido a mis compañeros de trabajo durante el próximo año. El ambiente de trabajo parece que va a ser genial y al ser una oficina tan pequeña seguro que acabamos por conocernos todos bastante bien.

El albergue donde nos estamos alojando es un poco cutre. Entre otras cosas, se supone que tiene Internet pero al parecer no funciona por no sé qué historias, así que no podemos buscar pisos en finn.no tan bien como quisiéramos.

Hemos visitado un piso hoy para los cuatro, pero sale a unos 780 euros cada uno, más gastos adicionales de electricidad e Internet. Creemos que habrá que pagar eso aproximadamente, rondando los 750 euros, aunque busquemos pisos más pequeños para dos personas y nos separemos en dos grupos. La única pega que tiene esta casa, es que está parcialmente amueblada, aunque el propietario se ha comprometido a poner los muebles que faltan.

La cuenta en el banco noruego que hemos ido a dar de alta hoy tardará unas 6 u 8 semanas en estar operativa, no entiendo muy bien por qué. Tampoco sé muy bien para qué la he hecho, porque creo que puedo tirar con la tarjeta de Caixanova.

Intentar conseguir una tarjeta prepago para el móvil ha sido imposible también, todos los sitios a los que hemos entrado las tenían agotadas, era como una especie de maldición. Hay que añadir, que normalmente los extranjeros tenemos que hacernos un número de identificación en la policía noruega y en caso de no tenerlo, la tienda en la que compramos la tarjeta tiene que facilitarnos un formulario para rellenar y enviar a la compañía de teléfono. Aquí todo está controladísimo, es prácticamente imposible pasar inadvertido para las autoridades noruegas.

Y ya por último, no ha parado de llover en todo el día. Una lluvia constante y machacona parecidísima a la de Santander. Aunque hemos intentado desafiarla dando un paseo por la tarde para conocer Oslo, al final nos ha vencido y hemos vuelto al albergue con las orejas gachas y una chupa de las que hacen historia.

Mañana será otro día y si hay una cosa positiva es que aunque estemos a 8 grados, no hace tanto frío.

Espero que esta noche, Darth Vader no nos despierte a las tantas de la madrugada xD

6 pensamientos sobre “Primer día en Oslo”

  1. Pues a darles fuerte a esos noruegos. Yo estoy pasando por un cacao parecido para conseguir activar el móvil, la cuenta, la conexión a Internet… ¡Pero no podrán con nosotros! A disfrutar, ¿eh?

  2. Vecinoooooooooooo.
    Que ya está todo en marcha tio!!!! Por fin!!!!
    Aunque se ve que Oslo es algo más complicado que Copenhague…Yo en dos días ya tengo cuenta del banco, movil danés de prepago, medio tramitado ya el permiso de residencia…
    Tú no desesperes que todo llegará y disfrútalo tio.
    Aquí lleva dos días haciendo un solazo muy rico…pero no durará mucho. El sábado una tormenta a las 6 volviendo de fiesta…vaya tempestad chaval…acojonante…
    Bueno tio ya vamos hablando…puede que pronto suba por Ahí que un compi que se va en Diciembre no lo conoce y quiere ir para allá…ya lo vemos.
    Cuídateeeee

Los comentarios están cerrados.