Göteborg (Suecia)

Este fin de semana pasado ha tocado ir de visita turística a Suecia, aunque para algunos ha sido más turística que para otros. Sin duda, para empezar, Göteborg no ha sido mala opción, más al sur que el resto de ciudades cercanas y con un supuesto mejor tiempo que Oslo.

Lo que resulta chocante es que en esta ocasión, además de conocer al grupo de turno de españoles en la ciudad, hemos conocido a un grupo de argentinos muy peculiar y divertido. De hecho el viernes, nada más llegar, estuvimos en una fiesta en casa de uno de ellos.

Todos los becarios que estamos ahora en Oslo currando para la embajada

En cuanto a Göteborg, aprovechamos la red de carriles-bici que tienen para visitarla. Aunque no soy muy partidario de dichos carriles, tengo que decir que éstos si que me convencieron bastante, no eran los típicos marginales a un lado de la carretera que muchas veces suponen una desventaja, sino que eran vías separadas del resto completamente. En la foto inferior puede verse la carretera para los coches a la izquierda, a la derecha la acera peatonal y por el centro el carril-bici.

Un carril-bici de los muchos que hay por toda la ciudad

La ciudad en sí no tiene catedrales espectaculares ni edificios impresionantes, pero me gustó su estilo sueco y sobre todo sus parques, que al estilo de moda últimamente en Europa, son verdaderos bosques.

Estanque en mitad de un parque (yo más bien diría bosque)

Y aquí están nuestros amigos los flamencos todoterreno, soportando temperaturas imposibles

También las calles comerciales rebosan vida los sábados y domingos, a diferencia de otras ciudades escandinavas. Pero lo más importante de Göteborg es su industria (Volvo tiene su sede ahí) y el puerto, el más grande de Escandinavia y el único cuyas aguas no se hielan en invierno.

Una parte del puerto de Göteborg

El estadio de fútbol, con una forma muy peculiar

Otra de las joyas de Göteborg es su

Un pensamiento sobre “Göteborg (Suecia)”

  1. Bueno, la única razón de que te pareciera un bosque es que lo es. Se llama Slottskogen (el bosque del palacio), y es _enorme_, mucho más de lo que parece.

    Respecto a las bicis, en Göteborg es impresionante, básicamente hay una red de carril bici paralela a la red tradicional de carretera. El unico problema es que a veces llegas a un cruce en el que tienes semáforos para peatones, ciclistas, tranvías y coches, y tienes que estar al tanto de todos ellos para cruzar.

    Vete conociendo Oslo, que cualquier fin de semana me planto allí a conocerlo!!

Los comentarios están cerrados.