All hope is gone

Parece que el título suena muy tétrico y que lo estoy pasando mal aquí, pero nada más lejos de la realidad. Es el título del nuevo álbum de Slipknot y también el de la gira mundial de presentación del disco en la que están metidos ahora mismo.

La entradita de marras, costó 450 NOK

No tenía muy claro el ir, porque sabía que ya no quedaban entradas de pie y tendría que irme a la grada sentadito y tranquilito. Además dudaba si ir porque suponía que Slipknot tocaría un montón de canciones del disco nuevo, al ser la presentación. Pero el aliciente de estar en cartel Children of Bodom y Machine Head me hizo ir a por la entrada esa misma tarde. Pocas veces voy a tener la oportunidad de quitarme estos grupos de la lista de conciertos pendientes de un sólo plumazo.

Los Children of Bodom estuvieron un poco sosos pero impresionantes como siempre

Algo que me llamo la atención fue la que se montó justo en el cambio entre Children of Bodom y Machine Head, sobre todo porque desde donde yo estaba, se podía ver perfectamente todo. Un grupo de gente bastante grande empezó a formar un círculo de unos 10m de diámetro en mitad de todo el gentío. Cuando los Machine Head empezaron a tocar, pogo a muerte, se formó una batalla campal descomunal. La verdad es que el grupo se lo curró.

El círculo de la muerte que se formó en el centro

Foto chulísima de Machine Head, una lástima que no me saliesen tan bien las de Slipknot

Y el final de fiesta fueron los Slipknot y su pedazo de espectáculo, porque es todo un show verles actuar. No hubo tantas canciones del nuevo disco como creía, aunque las que tocaron, sonaron genial.

El escenario estaba curradísimo

La batería subía en una plataforma y giraba mientras tocaban

Ahora le cedo el turno a Pablo, el becario ICEX de Informática de Estocolmo, que irá al siguiente concierto mañana 😀