Sobre la crisis de marras

Mira que no quería hablar sobre la crisis, porque es tan sencillo saber cuál es el problema y sobre todo cuál es la solución. Pero este post ha hecho que por fin suelte todo lo que vengo aprendiendo de distintos textos y documentales desde que se destapó todo.

Un sistema basado en la deuda y en el beneficio continuo no puede ser nunca un sistema sostenible. Tiene que reventar por algún sitio tarde o temprano. Copio una frase vista en Halón Disparado de Kenneth Boulding, un economista, que explica bastante bien lo que quiero decir: “Cualquiera que piense que el crecimiento exponencial puede continuar indefinidamente en un mundo finito tiene que ser un loco o un economista”.

Monedas

El sistema capitalista está herido de muerte, sólo es cuestión de esperar a que los “dirigentes” del planeta se den cuenta de ello y dejen de retrasar lo inevitable. Que dejen que el sistema se caiga por sí solo y veamos qué pasa. Cuando haya millones de parados en el mundo y la gente en el tercer mundo empiece a pasar hambre y morir, veremos en qué desemboca todo. Puede que parezca algo cruel y dicho sin pensar, pero aun así hay muchas personas al día que mueren de pobreza o pierden su trabajo y nadie se preocupa por ellos más allá de un “qué lastima que el mundo esté así”. No creo que sea algo apocalíptico y si lo fuese, es justo y necesario. ¿Hasta cuando podía durar una etapa de superdesarrollo, abandono del Medio Ambiente, desinterés por el prójimo y desconfianza? Sería un simple correctivo natural y lógico.

No creo que la caída del capitalismo sea tan grave como nos la venden, sólo habrá que confiar en el ser humano y puede que lo que salga, sea algo bueno para todos. Está claro que siempre habrá gente que  intentará aprovechar el momento de debilidad para llevarse el control. Véase con gobiernos militares. Pero no creo que el primer mundo esté dispuesto a dejarse controlar hasta tal extremo. Y si está dispuesto, es que se merece eso y mucho más.

Para acabar, la recomendación del día.

Zeitgeist es un movimiento que ha producido un documental dividido en dos partes. Es algo espeso, pero no para de decir verdades como puños. Puede parecer un poco conspiranoico, pero si te quedas con la esencia, sacas bastantes cosas en claro. Mariano puso las dos partes en su blog además de una pequeña reflexión, con la que no estoy excesivamente de acuerdo. Estima que la sociedad final a la que propone llegar el documental es algo parecido al socialismo y a mí sinceramente no me lo parece, sino más bien sería una civilización anarquista. Recomiendo ver los dos vídeos íntegros aunque a veces sean algo pesados, pero de verdad que merecen la pena. Además del documental, en el enlace anterior al blog del Camarada, hay otro vídeo que explica más extensamente el origen del dinero, esa cosa que todos manejamos y que yo hasta hace poquito no sabía de donde salía.

3 pensamientos sobre “Sobre la crisis de marras”

  1. No te lo vas a creer, pero el sábado (en la sesión de cine de becarios rumanos) puse la primera parte de Zeitgeist a mis colegas y salieron alucinando. Se han bajado la segunda parte ellos solitos. A ver si le echo minutos y me veo yo también la segunda parte.

  2. Coño, por fin veo alguien que conoce Zeitgeist y le parece interesante. Yo la vi hace unos meses y no pude dejar de recomendársela a los amigos. Sí que es cierto lo de que es un poco “conspiranoica” (me ha gustado la palabra, ja, ja), pero no deja de ser muy interesante.

  3. “Zeitgeist” es un delirio total, el único interés que ofrece es el psicológico, o quizá el ejercicio de ir desmontando esas “verdades como puños” que en su mayoría no resisten el menor análisis crítico. El capitalismo no es el diablo. No es, intrínsecamente, ni bueno ni malo, sino que depende de cómo se utilice. Existen varios modelos de capitalismo, el que tenemos hoy no es el único. Además, el capitalismo no es en sí incompatible con el socialismo. Lo que no es viable ni sostenible es el anarquismo, ni el de izquierdas ni el de derechas. Recomiendo leer los libros del filósofo Gustavo Bueno (El mito de la izquierda, La vuelta a la caverna y El mito de la derecha, por ejemplo) y estudiar filosofía en vez de quedarse con documentales de dudosa procedencia. Saludos.

Los comentarios están cerrados.