Reflexiones matutinas

Si hay algo que me gusta de esta cosa que nos ha tocado vivir a todos, es sin duda lo frágiles que somos. La incertidumbre de no poder controlar todo, es algo que a mí me motiva bastante, aunque muchos crean que son dueños de sus actos y puedan manejar a su antojo cada momento del día.

Incluso en un país tan acostumbrado al frío y la nieve como es Noruega, preparado para casi cualquier inclemencia del tiempo, puedes ver cómo una nevada de las que hacen historia impide a muchos coches salir de su aparcamiento o dificultar el tráfico en pleno centro de la ciudad.

Siempre habrá cosas que no podamos controlar. Pero si no fuese así, ¿dónde estaría la diversión?

Un pensamiento sobre “Reflexiones matutinas”

  1. Bueno, pues lo cierto es que hay cosas que podemos predecir y otras que no…
    Pero lo cierto es que nuestro cuerpo es química, y la química depende de lo que comemos cada día, de donde vivimos e incluso de lo que pensamos y hacemos.
    Es por ello que tanto lo que pasa fuera, impredecible, como lo que nos pasa dentro, biología, hacen que podamos vivir mucho tiempo y nos pasen cosas que podemos o no podemos controlar..
    Enhorabuena por la reflexión.
    Un abrazo desde Pucela.

Los comentarios están cerrados.