Tarta de galletas cubierta de chocolate

Después de la receta de las orejuelas, vuelvo con un nuevo dulce que siempre me ha encantado y mi madre suele hacer cuando alguien cumple años. Es bastante fácil de hacer. Lo único complicado es encontrar el punto perfecto a la pasta de chocolate; ni muy espesa, ni muy líquida.

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • azúcar
  • mantequilla
  • chocolate puro
  • leche
  • galletas (a ser posible rectangulares)

Preparación:

Se derrite el chocolate a fuego lento. La cantidad variará dependiendo del tamaño de la tarta. Yo en esta ocasión he usado 400 gramos de chocolate puro. Para ayudar a que se deshaga sin que se queme, hay que echar un chorrito de leche de vez en cuando, además ayuda a que el chocolate quede menos espeso. Una vez derretido, dejar enfriar a temperatura ambiente.

Una vez dejado enfriar, hay que hacer la pasta de chocolate. Se mezclan bien las dos yemas de huevo con un par de cucharadas de azúcar. Se añaden unos 400 gramos de mantequilla (que deberá estar a temperatura ambiente para que sea más fácil de mezclar). Se mezcla con el chocolate derretido hasta que quede una masa uniforme. Se puede añadir más azúcar al gusto.

A partir de este momento hay que buscar el espesor adecuado añadiendo mantequilla poco a poco y mezclando muy bien. No hay que pasarse con la mantequilla o puede quedar demasiado líquida y desparramarse por toda la tarta.

Para la parte final hay que tener preparado un bol con agua tibia azucarada. En una bandeja se va poniendo una capa de galletas empapadas en el agua y luego otra de chocolate. Lo ideal es que se vaya cambiando la posición de las galletas en cada capa para que sea más consistente. Para acabar, se recubre la tarta por completo de chocolate.

Tarta de chocolate

Así me quedó a mí la tarta

Como adorno se puede hacer un merengue con las claras de huevo para la parte superior de la tarta.

¡A comer!

3 pensamientos sobre “Tarta de galletas cubierta de chocolate”

  1. ummm ferrrrrrrrrrrr, esas tartas no las hacias cuando tabas en santander o por lo menos no invitabas con lo que me gustan el “pocholate” esta te la guardo …. jeje

  2. Es curioso ver el alto contenido calórico de cada uno de los ingredientes (salvo la leche), jeje.
    ¡Viva la curva de la felicidad! ^^
    (léase panza)

Los comentarios están cerrados.