La estática en invierno

Una de las cosas que siempre me ha intrigado de vivir en Noruega no es el carácter de su gente, el clima tan variable o lo complicado que es saber el precio del pan en el supermercado. Lo que más me hace devanar los sesos son los calambrazos que recibes constantemente al tocar cosas metálicas u otras personas. Dichos calambres se producen única y exclusivamente en invierno, con lo que la intriga aumenta por momentos.

En un primer momento desarrollé teorías bizarras asociadas a la sal que se echa en las aceras para derretir la nieve y el hielo, puesto que todos sabemos que el agua salada es un buen conductor de la electricidad.

Así que haciendo uso de esa maravilla del conocimiento que es Internet y en lugar de utilizarlo para realizar una investigación sobre la cura del cancer para el bien de la Humanidad, me dispuse a resolver uno de los grandes misterios del país.

Cual fue mi sorpresa al saber que no era el primero que se lo planteaba, que de hecho hay una explicación científica para todo ello, tiene nombre (“static cling“) y, sobre todo, hay soluciones.

Sabemos que todo está hecho de átomos, formados por protones y electrones y que tienen cargas eléctricas. Los átomos cargados se suelen desprender de nosotros con bastante facilidad durante el verano al haber humedad en el ambiente. El agua es un buen conductor y nos deshacemos de ellos fácilmente. Algo que no pasa en los fríos días de invierno, donde no hay apenas humedad y la única manera de descargarnos es tocando otras cosas o personas que nos ayuden a hacerlo.

Una buena solución es tener humidificadores en los lugares donde suele pasar esto y que la descarga se haga poco a poco.

Lo malo es que muchas veces es inevitable, así que ahora que empieza el frío de verdad, tendré que vivir con el miedo constante al calambrazo al abrir una puerta o tocar cualquier otra cosa metálica. Qué se le va a hacer 🙂

4 pensamientos sobre “La estática en invierno”

  1. A mi me pasaba lo mismo en Las Vegas. Pero creo que alli el problema era culpa de la alfombras, que estaban por todas partes.

    Siempre puedes comprarte unos guantes de goma 😉

    Byesss

  2. Cuando dices “única manera de descargarnos” parece que quieres descargarte!!! pues yo no quiero ir dejando mis átomos por ahi, aunque esten cargados, son mios!!! diles a los noruegos que paren ya de robar átomos por ahi anda…

  3. Hola
    Te escribo porque voy a Oslo el próximo día 4 de diciembre y descubri tu blog buscando cosas sobre la ciudad.
    Me gustaría saber si es posible contactar contigo de algún modo para hacer un plan de cuestiones.
    Muchas gracias y felicidades por el blog, es muy interesante.
    Saludos

Los comentarios están cerrados.