Ascensión al Monte Kenya VI (Conclusiones)

Si hay algo que por encima de todo formaba parte de los objetivos y conseguí con creces, fue notar el mal de altura y las sensaciones que provoca la falta de oxígeno a partir de cierta altitud. Me ha alegrado un montón haber sido capaz de notar paso a paso los cambios que se iban produciendo en mi cuerpo, desde el aire ligero entrando en mis pulmones, pasando por los pinchazos en la sien y el cansancio generalizado, hasta conocer mis límites justo antes de llegar al refugio austríaco.

Si haber hecho cumbre también fue uno de los objetivos conseguidos, más importante fue hacerlo sin aclimatar, pasando de estar al nivel del mar a 4985 msnm en unas 50 horas de diferencia, cuando se recomienda ascender aproximadamente mil metros al día si se pretende no tener problemas durante la ascensión.

La gente con la que estuve también fue todo un descubrimiento y el compañerismo que había fue una de las razones por las que casi todos conseguimos llegar más allá de nuestras posibilidades.

Espero repetir una aventura similar en el futuro, aunque con más calma y tranquilidad que en esta ocasión.

2 pensamientos sobre “Ascensión al Monte Kenya VI (Conclusiones)”

Los comentarios están cerrados.