Triple Circuito al Monte Buciero 2012

Durante los días que estuve de vacaciones en Santander este verano, no pude evitar apuntarme a una carrera de la que tengo conocimiento desde hace tiempo. Se trata del Triple Circuito al Monte Buciero, organizado por la Asociación Espeleo-Montañera Trasmiera. Es un triatlón que rodea el Monte Buciero en tres disciplinas distintas; piragua, bicicleta y carrera a pie. Es posible participar en la categoría individual y hacer las tres pruebas, o en la de por equipos, que es lo que yo hice ya que solo corrí. La organización se encargó de formar grupos para la gente que iba sola como yo, con el riesgo de no hacer coincidir a gente del mismo nivel, pero al fin y al cabo, todos íbamos a pasarlo bien.

La noche anterior dormí en Santoña para evitar tener que darme un madrugón porque aunque yo seguramente no iba a correr hasta el mediodía, tenía que recoger el dorsal e ir esperando a mis compañeros. No tuve ocasión de conocerlos hasta prácticamente después de la carrera y no tenía ni idea de si serían muy buenos o no. La respuesta llegó al ir notificando la organización quienes iban los primeros en los puestos de control. Mi piragüista iba el segundo y sacando bastante ventaja a los siguientes. Para mí­ era toda una ventaja pero también una responsabilidad, solo esperaba que el ciclista no fuese tan bueno como el primer participante para no ser yo el que quedase mal. Resultó que el ciclista también hizo un tiempo muy bueno y solo perdió una posición. Así­ que me vi con la responsabilidad de no dejarme pasar por mucha gente.

Hablando con mi piragüista, Alfonso

Salida tras el relevo de bicicleta

El punto de salida estaba en la playa de Berria y como primer tramo habí­a que ir hasta Santoña a la zona de comienzo del camino PR que da la vuelta al monte. Hasta aquí­ todo es llano y sirve como calentamiento para lo que se avecina. Yo habí­a hecho el recorrido hace unos cuantos años pero ya no recordaba prácticamente nada sobre la pendiente o el estado del camino, en mi mente solo estaban las escaleras del Faro del Caballo que habí­a que bajar y subir. Llegué a esa parte con los cuádriceps bastante cargados porque intenté llevar un ritmo alto a pesar de ser todo subida y lo noté en el descenso de las escaleras porque las piernas no me respondí­an como yo quisiera. Opté por ser conservador y no pegarme una torta bajando, ya recuperarí­a en la subida. En ese tramo fue donde me adelantaron un par de corredores que se notaba que habí­an entrenado la zona muy bien. Al volver arriba pude pasar a uno de los corredores y terminar decentemente las escaleras con un tiempo de 12’08”.

Bajando las escaleras del Faro del Caballo

Los 682 peldaños de bajada y otros tantos de subida me dejaron muy tocado y tardé bastante en recuperarme. Me amoldé a la velocidad del corredor que iba delante mí­o, que descubrí­ que era el primer clasificado de la prueba individual. ¡El tí­o estaba corriendo al mismo ritmo que yo después de haber dado la vuelta al monte en piragua y en bicicleta! Me mantuve detrás suyo por toda la bajada del monte, que es muy técnica y en la que tampoco querí­a arriesgar a caerme por ir con las piernas demasiado cansadas. La gente que nos cruzábamos nos animaba diciendo que los siguientes estaban a poca distancia de nosotros, pero ya bastante me costaba mantener esa velocidad como para apretar y alcanzar a nadie.

En el último tramo de bajada por la zona trasera y lateral del penal del Dueso, aproveché para ir un poco más rápido y dejé atrás al otro corredor. La parte final discurre por la arena de la playa, que en su parte seca era una tortura para correr y precisamente la meta estaba en lo alto de una pequeña duna que acababa en pendiente y hací­a que te acordases del que la puso ahí­.

Llegada a meta con bastante cansancio

Mi tiempo total fue de 1h 15m 45s y mi grupo quedó el quinto en la clasificación general, así­ que no lo hice ni tan mal teniendo en cuenta que no sabí­a a qué me enfrentaba. Después del avituallamiento, el reparto de camisetas y los premios, la organización habí­a preparado una marmite, tí­pico plato marinero de patatas con bonito, que hizo las delicias de los asistentes. Nosotros además nos preparamos una paella en toda regla, para no quedarnos con hambre 😀

Paella para acompañar al marmite 🙂

En este post quiero agradecer a mis compañeros de equipo Alfonso y Francisco por permitirme salir en tan buena posición, a Sergio por currarse la paella, a David y Paco por la logí­stica y las fotos, y en definitiva, a todos aquellos que vinieron a pasar el dí­a conmigo.

Estadí­sticas de la carrera

4 pensamientos sobre “Triple Circuito al Monte Buciero 2012”

  1. ¿Cómo te gusta machacarte eh? jeje … Un buen día de deporte con final feliz … comidaaaa jajjaj
    Y me pregunto, ¿ganó el tio que iba al mismo ritmo que tú después de la piragua y la bici?

    Un abrazo, crack.

Los comentarios están cerrados.