Viaje a China: Shanghai

Después de los primeros días en una de las zonas rurales de China, se imponía un cambio radical para visitar algo totalmente opuesto, Shanghai. Tanto el viaje de ida como de vuelta lo hicimos en tren de alta velocidad en aproximadamente unas 5 horas, con lo que perdimos poco tiempo en el trayecto.

Nuestra estancia en Shanghai fue un poco relámpago ya que lo utilizamos como punto de partida para ir tres días a Huangshan, una zona montañosa de la que ya hablaré más adelante. De todos modos no nos perdimos demasiadas cosas de la ciudad y vimos lo fundamental.

Salida de los jardines de Yuyuan

 Caminando por Naijing Road, la típica calle comercial

Vimos jardines de estilo moderno y antiguo, degustamos comida típica de la zona, paseamos por algún que otro Hutong lleno de contrastes… Digo de contrastes porque pegado a una zona miserablemente pobre y destartalada, podías encontrarte unos rascacielos increíbles. Cada vez quedan menos Hutong, que son las antiguas casas donde vive la gente de a pie, y en Shanghai están en peligro de extinción ya que todo se ha derruido para construir edificios nuevos y modernos.

Otro de los paseos interesantes que hicimos fue cruzar Naijing Road, la calle comercial, abarrotada, ruidosa y casi epiléptica por la cantidad de luces y anuncios. Todo en la ciudad parecía bastante artificial y sin carácter, siguiendo los estándares occidentales y perdiendo toda la esencia de lo que pudo ser en su día.

Destaca esta artificialidad en los grandes rascacielos del distrito financiero o Lujiazui, en el distrito de Pudong, que pueden verse desde la otra orilla del río y por entre los que paseamos en un par de ocasiones.

Una de las torres del distrito financiero

Vista diurna del skyline del distrito financiero

Y ésta es la foto nocturna, parece otro mundo

Si alguien me preguntase sobre qué gran ciudad china me gustó más, sin duda contestaría que Beijing. Aunque merece la pena visitar la ciudad, no creo que sea un lugar que te marque especialmente porque no hay nada realmente típico y que no esté orientado a turistas. Si hubiésemos tenido algo más de tiempo, tal vez habríamos visitado algunas ciudades de la periferia como Suzhou, que tenían algún que otro atractivo. Para otra vez será 🙂

Un pensamiento sobre “Viaje a China: Shanghai”

Los comentarios están cerrados.