Archivos de la categoría Curro

Gracias, capitalismo

Gracias, capitalismo. Por ser como eres y arroparnos en tus dulces brazos durante tanto tiempo. No tengo nada más que agradecimientos hacia tí por todas las cosas buenas que nos has impuesto.

Gracias, capitalismo. Por un estilo de vida egoísta en el que el “yo” es lo importante. Un “yo” que no tenga remordimientos a la hora de consumir por consumir, aunque sean cosas que no se necesiten, pero que nos has dicho que con ellas seremos más felices. Y lo somos. Te seguiremos haciendo caso sin dudar, porque al fin y al cabo, ¿cuándo nos has fallado?

Gracias, capitalismo. Tú tienes la verdad absoluta. Todo el mundo te venera porque eres el sistema menos malo según se comenta. Jamás se me ocurriría contrariarte, ¿cómo podría ir a contracorriente de tanta gente que te apoya en el planeta?

Gracias, capitalismo. Por haber hecho de nosotros la que dicen es la generación mejor preparada de cuantas ha parido España. Una lástima que nada más empezar en el mercado laboral hayamos tenido que vérnoslas con contratos basura, sueldos de risa y la generación de jefes más incompetentes que se haya visto jamás. Pero tú no has tenido nada que ver con ésto, ¿no?

Gracias, capitalismo. Por permitirnos conocer mundo al no darnos oportunidades decentes en nuestros lugares de origen. Menos mal que estabas tú ahí para que no nos estancásemos cerca de nuestras familias y amigos.

Gracias, capitalismo. Porque ahora la crisis nos dará la oportunidad de avanzar profesionalmente. Eso sí, tendremos que ser pacientes durante algunos meses hasta que las aguas vuelvan a su cauce y mientras tanto, permitir el todo-vale para salvar a las empresas de la bancarrota.

Sobre lo que teníamos y lo que tenemos

Copio y pego un extracto de este artículo que me ha encantado sobre la historia de los sindicatos españoles.

Lo que ahora reconoce ⤽Financial Times⤝ podemos extraer lo siguiente: Es triste, para quienes lucharon contra el sindicalismo de Franco, tener que reconocer que, en 1976, los derechos individuales de los trabajadores estaban definidos y asegurados aunque haya quienes se escandalicen con el recuerdo de la verdad.

– En 1976 había 600.000 parados y treinta años después, tres millones.

– En 1976 todos los contratos eran fijos, y treinta años después la mayoría eran temporales.

– En 1976 los derechos eran consolidados y treinta años después, en gran medida, de lo que se pactase en convenio colectivo, negociado siempre a partir de cero.

– En 1976 el plus de antig

Jubilarse o morir

Hoy toca lección de estadísticas y de comparación de fuentes periodísticas.

Tenía un borrador medio hecho sobre este tema desde hace varios meses y al fin voy a finiquitarlo, porque ha habido una noticia estos últimos días que ayuda a completarlo.

La noticia es la publicación de los resultados de una encuesta que se realiza todos los años, pagada por la Comisión Europea y denominada SHARE (Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe). No me he leído los resultados como tal, sino la nota de prensa publicada por la gente del proyecto, que más o menos tendrá un resumen bastante exacto del tema. Yo voy a resumir el resumen, a riesgo de cometer errores…

Los resultados pretenden mostrar las diferencias de la población de más edad entre los distintos países de la UE que han participado en la encuesta. Se distinguen dos grupos bastante diferenciados, como son la zona Norte y la Sur. Y para rizar el rizo, separa esas diferencias en cuanto a cuatro aspectos de la vida cotidiana: salud, empleo, familia y sociedad, y estado económico.

  • Con respecto a la salud, los europeos del Norte son más sanos que los del Sur, pero éstos viven durante más tiempo. Las personas con educación son más activas que las que no tienen estudios, que tienden a padecer de obesidad. Y el alto estado socio-económico hace que seas menos propenso a la depresión.
  • En cuanto al empleo, las personas con mejor salud, se jubilan más tarde. Hecho que también se produce cuando los trabajadores están en un entorno agradable durante su vida laboral pre-jubilación.
  • En lo referente a la familia y sociedad, los mayores de 65 pasan más tiempo con la familia, sobre todo cuidando nietos. Hay más voluntarios en la Europa del Norte que en la del Sur.
  • El estado económico no lo entiendo muy bien, pero creo que quiere decir que la desilgualdad en el consumo es más baja que la desigualdad financiera. Es decir, que aunque tengas poco dinero, sigues dejándote las perras…

De todo esto se deduce que la gente en el Norte de Europa vive menos tiempo que los de la Sur, pero tienen una mejor calidad de vida al estar más sanos y ser más ricos.

Ahora paso a comentar lo que dos medios de comunicación dicen sobre este informe:

El artículo de Europapress es el más cercano al texto original, pero con un par sueltan que los países del Sur deben mejorar sus sistemas geriátricos para asegurar que no sólo las personas vivan más, sino que su calidad de vida mejore.

Pero lo de La Vanguardia (a su vez extraído de EFE) ya es de risa, sostienen, y cito textualmente: “Vemos que las personas que se jubilan pronto, durante dos años parecen satisfechas, pero pasado esos dos años se observa un deterioro de su salud y también de su satisfacción, que tiene que ver con la pérdida de sus redes sociales, de sus círculos de amigos, muchos de ellos están vinculados con el mundo laboral” y “Observando el envejecimiento de la población, es necesario incentivar a las personas para que trabajen más tiempo, porque si todos van a vivir más es necesario extender la vida laboral”.

Así que nada, más horas esclavizados en el trabajo. Que total, ya que conseguimos vivir más, es de recibo que agradezcamos a los jefes el favor que nos hacen, trabajando más tiempo, que sino nos aburrimos… Y volvemos a lo de siempre, al Derecho a la Pereza.

Lo que no se dice en ninguno de los dos artículos es que la calidad en el trabajo influye en el tiempo de vida de la gente y puedo dar fe que uno de los motivos por el que los nórdicos viven mejor, es porque no se pasan el día trabajando de sol a sol (ahora mismo sería de luna a luna). A las 3-4 de la tarde, ni un minuto más de lo que es su horario laboral, dan carpetazo y se largan a casa o a hacer lo que les dé la gana, es decir, saben perfectamente distinguir entre la vida laboral y la personal. Creo que aquí tienen mucho más claro que trabajan para vivir, mientras que en España y los países del Sur se vive para trabajar, como algo que nos han inculcado desde hace tiempo, cuantas más horas calientes la silla, más agradecido estará tu jefe.

Y no sólo eso, en Noruega he visto a señores bastante entrados en años, practicando nordic walking asiduamente cada fin de semana. O si me remonto a no hace mucho, en los Países Bajos, a señoras también mayores, yendo en bicicleta a hacer la compra y cargar las bolsas en los manillares. Por contra tengo el ejemplo de mi ciudad natal, Santander, donde la población jubilada ha invadido el lugar y cada día puedes ver señoras bajando del autobús a las que sólo les falta un arnés, mosquetones y cuerda para hacerlo escalando o señores cruzando pasos de peatones con lentitud pasmosa con un miedo constante a ser atropellados. Puede que sea cruel, pero es una imagen bastante habitual en Santander.

No se trata de si se trabaja más, si la dieta mediterránea es mejor, si el frío hace que nos mantengámos jóvenes. Se trata de una actitud frente a la vida, de no apoltronarse en un sofá y dejar pasar los días sin hacer nada.

Enhorabuena y mis disculpas a los que han llegado hasta aquí 🙂