Archivos de la categoría Montañismo

Velebit Ultra Trail 2013

Durante mis pequeñas vacaciones en Croacia, participé en una carrera de montaña dentro de los límites del Parque Natural Paklenica que forma parte del macizo Velebit. Se trata de una zona montañosa muy cercana a la ciudad de Zadar desde la que se tiene unas vistas increíbles del mar y las cercanas islas. La salida de todas las modalidades se hacía desde Starigrad, un pequeño pueblo de los muchos que hay cercanos a la costa y que viven del turismo mediante diversos campings, hoteles y resorts.

Mi idea inicial era participar en la carrera de 50 kilómetros, pero por una lesión de periostitis que me ha tenido parado durante toda la primavera, decidí que era más recomendable participar en la de 12, puesto que a pesar de estar recuperado, no había entrenado lo suficiente.

Tengo que decir que la organización de la carrera era bastante mala. Casi toda la información que había en su pobre sitio web estaba mezclada con la de ediciones anteriores y apenas había nada para las distancias inferiores, únicamente para la de 100 y 50 kilómetros. A pesar de no saber muy bien dónde íbamos, una carrera de 12 kilómetros, aunque fuese por el monte, no debería tener una gran preparación, pero se agradecería tener un perfil o una ruta marcada que fuese aproximadamente exacta.

Llegamos a Starigrad la víspera de la carrera dispuestos a escuchar lo que nos decían en el informe de carrera, que fue más bien poco, o mucho según se mire. Allí descubrimos que la carrera iba a ser sin marcas durante la ruta y en autosuficiencia, sin ningún tipo de avituallamiento. Vamos, una carrera de orientación de las de toda la vida. Solo nos dieron los nombres de los puntos donde iba a haber un perforador para marcar las tarjetas que nos proporcionaron. Además, era obligatorio llevar un kit de primeros auxilios con vendas, gasas y demás cosas de ese tipo. Y yo no tenía ni una triste mochila. La opción sería llevar esas cosas en una bolsa de plástico y cargarlo en el bolsillo del pantalón.

La salida era a las 7 de la mañana, con lo que hay que imaginarse el madrugón que tuvimos que darnos para desayunar con tiempo suficiente. El reparto del kit fue muy extraño, yo llevaba vendas en una bolsa como para momificar a Tutankamón, pero no creo que eso hubiese ayudado mucho en caso de problemas. Solo una persona comprobó que llevase una bolsa con algo para entrar a la zona de salida, dentro podía haber llevado piedras porque nadie miró su contenido. Otro fallo de la organización.

Participantes Velebit Trail

Corredores listos para la salida

Ya que tenía que cargar con las vendas, me animé a llevar el móvil para sacar alguna foto por el camino. Me iba a tomar la carrera con mucha tranquilidad. La salida era conjunta para las distancias de 12 y 27 kilómetros, por lo que nos juntamos un buen grupo de gente con unas ganas terribles de que diesen la salida. Hice un ovillo con la bolsa y la metí en el bolsillo trasero procurando que no se moviese demasiado por el trote. Con el pistoletazo de salida empezamos la marcha dándome cuenta que los únicos locos que no llevaban mochila éramos Ángel (que corría la de 27 y tenía mucho más mérito) y yo mismo.

Los primeros kilómetros discurren por una carretera con una ligera pendiente que permite ir tomando una posición cómoda antes de llegar a la zona divertida ya en pleno monte. A la derecha se encuentra el río que separa las dos laderas, nosotros subiremos por la que está más al este, con lo que la mayoría del recorrido se hará a la sombra, fue muy de agradecer teniendo en cuenta que siendo la hora que era, ya superábamos los 25ºC.

Río en Velebit

 La estampa del río en algunos puntos era muy bonita

Al cabo de unos cuatro kilómetros, se acababa la parte cómoda, había que cruzar el río, abandonar el camino principal y empezar el ascenso hacia Jurline, donde estaba el primer punto de control. Era en esa zona donde se empezaba a vislumbrar el mar y el paisaje tan bonito del Parque Natural. También es donde varios corredores a los que adelanté, me preguntaban de dónde era y si no llevaba mochila ni agua.

Paklenica desde Velebit

Las vistas del Mar Adriático

Yo seguía a mi ritmo bastante cómodamente, sacando alguna que otra foto. Iba confiado porque había metido el track de la carrera aproximada en el GPS, pero no puse los puntos de control porque los desconocía. Así que me salté el primero sin darme cuenta. Saqué una última foto porque a partir de ese momento ya me olvidé de que llevaba cámara.

Velebit

Foto tomada desde algo más adelante de Jurline

Alcancé a otro corredor del que más tarde me enteré que era el primero y bastante mosqueado le pregunté dónde estaba el primer punto de control. Cuando me señaló la dirección desde la que yo venía, casi me caigo de culo. Di media vuelta y me crucé con todos los corredores que había pasado anteriormente hasta llegar a Jurline. Corrí como alma que lleva el diablo para encontrar el perforador y volver sobre mis pasos. Adelanté de nuevo a toda la gente con la que me crucé y llegué al siguiente punto de control (Mala Mocila) con el corazón saliéndome por la boca, todo esto cuesta arriba.

A partir de ese momento todo era bajar por camino muy estrecho una canal arbolada que te reventaba los cuádriceps, empecé a echar de menos tener que subir todo el tiempo. Con la velocidad de la bajada, no vi un pequeño desvío y de nuevo me perdí bajando más de lo necesario. Mucho más de lo necesario. Todo ese trecho que descendí lo tuve que subir otra vez y estando desfondado como estaba, deseaba llegar a la meta cuanto antes. Bebí agua del río que discurría al lado del camino para tomar un gel y seguí hacia arriba como pude. Al llegar a meta tomaron nota de mi dorsal y del tiempo que había hecho, muy próximo a las 2 horas y me dispuse a descansar durante un rato mientras charlaba con algunos croatas que iban llegando. Allí me enteré que había llegado el tercero de entre los hombres a pesar de haberme perdido en repetidas ocasiones. Me dio la impresión que los croatas habían ido a dar un paseo por el monte en lugar de a una carrera, pero cada uno tiene su manera de participar.

Como el recorrido finalizaba en mitad del Parque, había que recorrer a pie el camino hasta la entrada por un sendero durante unos cuantos kilómetros extra.

Fue una carrera muy divertida en la que la mala organización fue compensada por el buen ambiente entre los participantes y el increíble entorno que nos rodeaba. Otro lugar que anoto en mi lista de sitios a los que volver.

Clasificaciones de la carrera

Estadísticas de la carrera

Skjeggedal – Trolltunga

Durante el verano pasado estuvimos en una boda de un amigo en Stavanger y aprovechando que era verano y todavía me quedaba por visitar otra de las maravillas naturales de Noruega como es Trolltunga, planeamos la excursión a dicho lugar. No era la primera vez que había intentado ir allí, pero la vez anterior no había planificado bien el tiempo e íbamos muy justos, así que tuvimos que descartarlo para hacer cosas similares. Esta vez había tiempo de sobra y era nuestro único objetivo, así que podíamos tomárnoslo con calma.

El objetivo inicial era aproximarnos a Skjeggedal por la tarde, acampar allí y al día siguiente hacer la excursión madrugando debidamente. El problema fue que al llegar a Skjeggedal, nos dijeron que no estaba permitido acampar, así que hubo que variar el plan para hacer la primera parte de la ascensión (la más dura) ya muy tarde pero todavía con luz. Lo bueno del verano en Noruega es que hay muchas más horas de luz. Pero no quitaba para tener que hacer una ascensión de casi 700 metros cargados con todas las cosas que teníamos pensado haber dejado abajo.

Una vez elegido el sitio en un lugar más o menos llano, empezamos a montar la tienda deprisa y corriendo ya que la luz se empezaba a ir. De otras experiencias con la tienda en Noruega ya sabía que lo principal era que no se colasen los mosquitos, sobre todo sin luz para luego poder cazarlos dentro.

Campamento

 Foto de la mañana siguiente de cómo quedó la tienda

Aproximadamente a las 23.30 ya había anochecido pero nosotros estábamos guarecidos en la tienda comiendo la cena, pero nos faltaba agua. A pesar de estar oscurísimo y solo disponer de una pequeña linterna en mi llavero, salí al encuentro de agua corriente. En este país no es muy complicado encontrarla así que tenía la esperanza de no estar mucho tiempo de paseo nocturno. Guiándome por el oído me acerqué hasta un riachuelo y cargué todas las botellas que llevaba.

Después de una noche de plácido sueño y algún que otro ronquido, nos levantamos pronto para aprovechar el día. Todavía estaba amaneciendo y nuestra tienda estaba en sombra así que el frescor se hacía notar. La ventaja de habernos quitado de encima esa primera parte y caminar sin apenas carga se agradeció durante la jornada. El comienzo de la ruta discurre por una canal sombría que poco a poco fue llenándose de los primeros rayos de sol y dejándonos una vista espectacular del valle donde teníamos nuestra tienda.

Subida a Trolltunga

Cuesta y valle donde plantamos la tienda

Tras el primer escollo, prácticamente se camina en llano, al borde de las altas paredes que encierran al lago Ringedalsvatnet. Ese largo paseo hasta Trolltunga está lleno de paisajes espectaculares mires donde mires y como puede apreciarse en las fotos, el tiempo acompañó.

Vistas del lago

 Primeras vistas de Ringedalsvatnet

Aún estando en agosto, es complicado tener días tan buenos como el que tuvimos, se puede decir que fuimos afortunados.

Trolltunga

Buen tiempo + buenas vistas = gran foto

Además durante todo el paseo, cargamos con un tupper lleno de muffins de la boda del amigo que contaba al principio. Dimos buena cuenta de ellos cerca de la roca después de los bocadillos que nos metimos entre pecho y espalda.

Muffins en Trolltunga

La prueba de que cargamos con los muffins

Para el camino de retorno, lo hicimos exactamente por el mismo lugar, disfrutando nuevamente de las vistas aunque con un poco de miedo por las nubes que comenzaban a aparecer.

Camino de regreso

Camino de vuelta hacia la tienda

 

Lago con nubes

 Riachuelo desembocando en el lago

En uno de los numerosos ríos y lagos del camino, nos dimos un bien merecido baño. A tiempo porque después las nubes cubrieron todo e incluso llovió brevemente. Así es el clima en Noruega, impredecible.

Secando toalla

Secando la toalla después del baño

Una vez en la tienda y tras descansar un rato, desmontamos todo y descendimos hasta el coche bastante penosamente. Prácticamente caminamos durante todo el día y tener que portear la tienda al final de la jornada se hizo muy pesado.

Descenso cargados

Cargando la tienda y demás cosas en la bajada hasta el coche

Otra marca más que pongo en mi lista de cosas pendientes por hacer en Noruega. Cada vez quedan menos.

Descargar

Dovrefjell: Åmotdalshytta – Snøheim

Como punto final de esta excursión, decidimos volver por una ruta distinta a la de la ida, sin tener que encumbrar de nuevo el Snøhetta. Tampoco hubiese servido de mucho subir hasta allí porque no habrí­amos visto absolutamente nada. El dí­a se levantó con una niebla espesa y bastante cerrada que te impedí­a ver más allá de cien metros. Mientras pudiésemos ver las marcas rojas de la DNT, era más que suficiente.

Esta es la vista que se nos ofrecí­a

Tuvimos que dedicarnos a tomar fotos de planos cortos

El camino no discurrí­a por puntos por los que ya hubiésemos estado antes y de haber tenido visibilidad, seguro que habrí­amos tenido unas vistas bastante buenas, pero menos daba una piedra. Así­ con todo pudimos ver algunas zonas con pequeños lagos, rí­os de deshielo y grandes neveros.

La visibilidad era malí­sima en algunos puntos

Gran parte de la ruta es un continuo sube y baja que se hací­a algo pesado por no saber cuándo terminaba, pero al llegar a una zona donde parecí­a que todo comenzaba a ser cuesta abajo, ya nos hicimos a la idea que iba a ser coser y cantar.

Por ahí­ arriba debe estar la subida al Snøhetta

Un pequeño lago en el que el nevero tení­a una forma peculiar

El agua de los lagos era calmada y cristalina

Las zonas de nieve hací­an que todo fuese de color blanco

Pequeño puente por encima del rí­o

Algunos pasos por encima del rí­o como el anterior tení­an un cierto grado de peligrosidad, porque parecí­a que la nieve podí­a venirse abajo, pero eran grandes bloques muy difí­ciles de deshacer.

A ésto me refiero con lo de que era arriesgado

Un trecho en llano más tarde, llegábamos a la cabaña que todaví­a estaba en construcción (Snøheim) desde donde empezamos un par de dí­as antes. Tuvimos que esperar un buen rato hasta que llegó el autobús bajo una fina lluvia que lo empapaba todo, pero hicimos tiempo comiendo debidamente lo último que nos quedaba, para no llevar peso innecesario.

La estancia en Dovrefjell me resultó distinta a lo que estoy acostumbrado, pues siguen sin llamarme la atención esos grandes espacios abiertos de vegetación amarronada y valles repletos de agua hasta el punto de convertirse en marismas. La sensación de humedad era un poco desagradable. Algo que me gustó fue la libertad que te da una tienda de campaña para pasar la noche a pesar de tener que cargar con ella. En esta ocasión llevamos una para cuatro personas, así­ que siendo dos estábamos sobrados de espacio.

Me quedo con ganas de conocer más parques de Noruega, dicen que Rondane está también muy bien, pero no sé… la alta montaña escandinava no me convence 🙂

Descargar track

Dovrefjell: Vuelta Grytholtjønnin

El sábado, con la tienda ya colocada y sin tener que cargar muchas de las cosas que llevábamos, nos dedicamos a dar una vuelta por los alrededores de la cabaña. Con la intención de subir a los picos que estaban justo al norte del lago donde estábamos emplazados, tomamos el camino en dirección a Grøvudalshytta que discurre por la orilla del mencionado lago.

Disfrutando del paseo mañanero

Una vez llegados al comienzo del lago tení­amos que atravesar el rí­o que lo alimentaba y así­ lo hicimos sin excesivo problema. Pero llegados a ese punto ya no habí­a camino a seguir. Tocaba improvisar y subir hasta la cima sin mucha idea de por dónde hacerlo. Afortunadamente la forma redondeada del pico ayudó a encontrar la ví­a más lógica.

No parece que este pico ni el siguiente tengan nombre conocido, al menos no aparece en los distintos mapas que he consultado, pero deberí­an porque las vistas eran muy bonitas.

Foto de cumbre con Snøhetta al fondo cubierto por una nube

En la parte más alejada del lago se encontraba nuestra tienda de campaña

En la foto anterior puede verse parte del recorrido que hicimos. Vinimos caminando por la otra orilla del lago hasta encontrar un paso por el rí­o que desembocaba en él. Hubo que caminar durante un buen trecho.

La zona interior de Dovrefjell estaba mucho más cargada de nieve

Caminamos por toda la cresta hasta llegar a otro pico más bajito con un viento bastante fuerte. Teníamos ganas de llegar a la otra cara porque pintaba que iba a hacer mucho menos frí­o. Otra vez tuvimos que bajar por una zona de piedras grandes e incómodas que conseguimos evitar en varias ocasiones, cruzando por algunos neveros bastante amplios. A continuación solo hay que llanear hasta encontrar el camino que va desde Loennechenbua hasta Åmotdalshytta y que cruza nuestro lago justo por la parte más baja en la que se convierte en un rí­o fácilmente vadeable. O eso es lo que decí­a la descripción del camino. Al llegar a dicho punto, las marcas rojas de la DNT mostraban el camino perfectamente, pero al estar el rí­o un poco crecido, las piedras sobre las que tení­as que ir saltando para cruzar estaban todas cubiertas por agua.

Este era el aspecto del rí­o que tení­amos que cruzar

No nos quedaba otra opción que cruzar el rí­o porque dar la vuelta por donde habí­amos venido implicaba otras cuatro horas de ruta y después de haberlo intentado en repetidas veces llegamos a la única conclusión posible: habí­a que mojarse.

Hubo dos tramos bastante diferenciados. En el primero tuvimos que quitarnos las botas y el pantalón y cruzar en calzoncillos con todo lo que no querí­amos que se mojase dentro de la mochila. El agua cubrí­a hasta un poco más arriba de la rodilla y las piedras sobre las que caminábamos rascaban como demonios. Tuvimos sesión exfoliante de pies gratuita. Tampoco es que doliese mucho porque el agua congelada del deshielo terminaba por adormecerte los pies, lo que nos forzaba a descansar sobre las pocas piedras que sobresalían por encima del cauce para entrar en calor de nuevo. Esta fue la parte más ridí­cula del vadeo.

En la segunda parte ya pudimos ponernos los pantalones y tener algún que otro descanso sobre musgo mullido.

De la primera parte ridí­cula no hay fotos 🙂

Después de cruzar el rí­o quedaban escasos doscientos metros hasta nuestra tienda de campaña, en la que disfrutamos de una merecida comida y una aún más merecida siesta mientras fuera lloví­a a mares.

Descargar track

Dovrefjell: Snøheim – Snøhetta – Åmotdalshytta

Aprovechando la visita de Fermín a tierras noruegas por segunda vez, nos pusimos en marcha hacia uno de los parques naturales del país llamado Dovrefjell. La idea era subir a su montaña más alta (Snøhetta, 2286 msnm.) y perdernos un poco por la zona sin rumbo definido. Tomarí­amos como base para plantar la tienda los alrededores de una cabaña de la DNT llamada Åmotdalshytta. Siempre viene bien estar cerca de algún refugio decente por si el tiempo se pone más feo de la cuenta, estamos en Noruega y aunque es verano, siempre puede haber tormentas inesperadas.

Salimos desde Oslo en dirección a Hjerkinn un jueves por la tarde, llevándonos el viaje en total unas cinco horas. Lo bueno del verano es que siempre hay luz así­ que no tení­amos problemas en encontrar un sitio para plantar la tienda por muy tarde que fuese. Lo malo es que los mosquitos tampoco tienen horario y nos acribillaron mientras montábamos la tienda. Fue toda una aventura entrar en ella procurando que los mosquitos no se colasen dentro.

Después de una noche de sueño plácido nos levantamos para coger el autobús que llega hasta el refugio, todaví­a sin inaugurar, de Snøheim. No es posible transitar la zona porque es un antiguo lugar de pruebas del ejército noruego y lo están limpiando de restos de metralla y material explosivo. Divertido cuanto menos…

Vista de Snøhetta desde Snøheim

Hay diversas rutas que van hasta la cima principal de la montaña y nosotros optamos por la menos directa. Implicaba dar un pequeño rodeo, pero el desnivel no iba a ser tan pronunciado como por las otras y, ¡qué demonios!, no teníamos ninguna prisa. En la foto anterior se puede ver que subimos por todo el perfil de la loma de la derecha, poquito a poco.

Tuvimos que bordear un lago y atravesarlo por encima de un gran nevero que todaví­a lo cubrí­a por la desembocadura de uno de los muchos afluentes, pero no hubo más obstáculos hasta la cumbre. Solo un tramo bastante largo de rocas muy grandes que tení­as que ir saltando y se hací­a muy pesado.

La parte final antes de llegar a cima está cubierta de nieve, pero la temperatura era lo suficientemente buena como para que estuviese blanda y fuese fácil pisar sin resbalar.

Ultimos metros de la ascensión a Snøhetta

Durante los últimos momentos de ascensión ya se veí­a el monolito que suele estar en las cimas de muchas montañas (en España sirven como vértices geodésicos) pero no era nada más que una ilusión óptica.

Por más que andábamos no llegábamos nunca al dichoso monolito

Se hací­a extraño avanzar constantemente y no llegar nunca al destino, hasta que ya estando muy cerca, nos dimos cuenta del motivo.

Los dos monolitos de Snøheim

El de tamaño normal ahí­ estaba, empequeñecido al lado de su hermano mayor. Después de las fotos de rigor, resguardarnos del viento que hací­a y comer un poco, empezamos a bajar por la ladera norte de la montaáa, que estaba mucho más llena de nieve.

Foto de cima en Snøhetta

La cara Norte estaba mucho mas cargada de nieve y empinada que la Este

Unas polainas hubiesen venido muy bien para hacer esa bajada, porque la nieve se metí­a por todas partes y las botas se terminaron mojando, aunque mientras los pies estuviesen calientes no habí­a problema.

Después de la parte de nieve, tocaba otra vez roca

Y justo después pradera y arroyos

El valle donde se encuentra el refugio de Åmotdalshytta es bastante amplio, con un par de lagos que se nutren de los innumerables torrentes del deshielo de las cumbres cercanas y que en ocasiones más parece un pantano o un arrozal que alta montaña. Con un tiempo más que aceptable y unos caminos bien definidos, llegar a la cabaña fue coser y cantar.

Nuestra fuente particular con un cartel bien aclaratorio de lo que es agua

Distintos edificios que forman parte de Åmotdalshytta

Montamos la tienda a una distancia prudencial del refugio porque así­ lo indicaban distintos carteles aunque hubiese estado muy bien poder plantarla cerca de una de las casas y por lo tanto más protegida del viento. Pero en esta ocasión hubo tiempo para dejarla perfecta y ni el mayor huracán la habrí­a arrastrado. Bueno, exagero, pero es la impresión que daba.

La tienda con Snøhetta al fondo, y su cumbre nublada

Después de todo el dí­a caminando deberí­amos haber descansado, pero al siguiente tení­amos intención de hacer otra ruta y quisimos explorar un poco más. Un poco más abajo del track hay más información.

Descargar track

Para explorar un poco el tramo final de la ruta del dí­a siguiente, nos aventuramos a intentar cruzar el rí­o en repetidas ocasiones. Habí­a señales indicando que el camino iba por allí­, pero al estar tan crecido era imposible hacerlo porque todas las piedras estaban cubiertas de agua. Quizás desde el otro lado fuese más fácil encontrar la ruta así­ que decidimos dejarlo todo en la mano del destino.

El tema al dí­a siguiente iba a estar movidito

Descargar track

Ascensión al Monte Kenya VI (Conclusiones)

Si hay algo que por encima de todo formaba parte de los objetivos y conseguí con creces, fue notar el mal de altura y las sensaciones que provoca la falta de oxígeno a partir de cierta altitud. Me ha alegrado un montón haber sido capaz de notar paso a paso los cambios que se iban produciendo en mi cuerpo, desde el aire ligero entrando en mis pulmones, pasando por los pinchazos en la sien y el cansancio generalizado, hasta conocer mis límites justo antes de llegar al refugio austríaco.

Si haber hecho cumbre también fue uno de los objetivos conseguidos, más importante fue hacerlo sin aclimatar, pasando de estar al nivel del mar a 4985 msnm en unas 50 horas de diferencia, cuando se recomienda ascender aproximadamente mil metros al día si se pretende no tener problemas durante la ascensión.

La gente con la que estuve también fue todo un descubrimiento y el compañerismo que había fue una de las razones por las que casi todos conseguimos llegar más allá de nuestras posibilidades.

Espero repetir una aventura similar en el futuro, aunque con más calma y tranquilidad que en esta ocasión.

Ascensión al Monte Kenya V (Refugio MCK – Estacion Meteorológica)

La última noche dormimos alrededor de 11 horas. Yo apenas me desperté aunque sí que notamos un frío tremendo. A pesar de estar metidos en la cabaña y dentro de los sacos que aguantan temperaturas bastante razonables, se ve que como el cielo estaba totalmente despejado, esa noche el termómetro se puso en negativo fácilmente. Pero el sufrimiento ya estaba acabando, quedaba muy poco para volver a la civilización y descansar como es debido.

Desayunamos en condiciones y tranquilamente, recogimos el refugio y limpiamos, que después de tres días, sorprende la cantidad de porquería que se puede acumular.

La última foto con nuestro refugio

Después del frío de la noche y del fresquete mañanero, estábamos deseando que saliese el sol, pero a las 8 de la mañana todavía se escondía detras de las cimas del Monte Kenya. Poquito a poco nos alcanzó y pudimos disfrutar de una bajada tranquila y soleada. Aunque con la que había caído esos días, algunas zonas del camino estaban totalmente embarradas.

Acercándonos a la zona de sol

Así da gusto ir de montaña, menudo tiempo

Más vistas de la bajada

Durante la bajada, John nos llevó a una cueva Mau Mau de las usadas por los rebeldes durante la guerra de independencia contra los británicos. En ellas se solían reunir e incluso ocultar, y ciertamente, son bastante complicadas de encontrar.

Una de las cuevas Mau Mau usadas por los rebeldes

Tramo final antes del bosque

Nada más que contar. La llegada al coche se agradeció aunque yo eché en falta no poder cambiarme de ropa porque se la había llevado el grupo con el que me iba a ir el día anterior. Pero estábamos mucho más cerca de una duchita refrescante…

Nota: Las horas en el track están mal, se me olvidó cambiar el huso horario y marca dos horas menos de la realidad. El fallo se repite en todos los tracks de esta serie.

Descargar