Archivo de la etiqueta: cambio

Ascensión al Monte Kenya VI (Conclusiones)

Si hay algo que por encima de todo formaba parte de los objetivos y conseguí con creces, fue notar el mal de altura y las sensaciones que provoca la falta de oxígeno a partir de cierta altitud. Me ha alegrado un montón haber sido capaz de notar paso a paso los cambios que se iban produciendo en mi cuerpo, desde el aire ligero entrando en mis pulmones, pasando por los pinchazos en la sien y el cansancio generalizado, hasta conocer mis límites justo antes de llegar al refugio austríaco.

Si haber hecho cumbre también fue uno de los objetivos conseguidos, más importante fue hacerlo sin aclimatar, pasando de estar al nivel del mar a 4985 msnm en unas 50 horas de diferencia, cuando se recomienda ascender aproximadamente mil metros al día si se pretende no tener problemas durante la ascensión.

La gente con la que estuve también fue todo un descubrimiento y el compañerismo que había fue una de las razones por las que casi todos conseguimos llegar más allá de nuestras posibilidades.

Espero repetir una aventura similar en el futuro, aunque con más calma y tranquilidad que en esta ocasión.

Vitamina D

A puntito de comenzar mi tercer invierno en Noruega y después de la experiencia de estos dos años voy a hacer un experimento para comprobar algo que hice mi primer invierno aquí inconscientemente.

Primero de todo hay que hacer un pequeño resumen de lo que pasa aquí durante este período. En invierno, además del frío y la nieve que pueda haber, lo que más puede molestar es la falta de horas de luz. Prácticamente se vive en noche constante. Dicen que a veces la nieve ayuda a que haya más claridad al tener las calles blancas, pero es algo que no llega hasta finales de diciembre o principios de enero. De todos modos, la luz del sol es necesaria porque al contacto con la piel facilita que generemos vitamina D, una de las vitaminas a las que menos se presta atención porque en países como España es muy complicado tener niveles descompensados. Más información sobre la vitamina.

Los noruegos suelen tomar aceite de hígado de bacalao o pastillas con omega3 para suplir esa falta durante el invierno.

Mi primer invierno en el país no noté absolutamente nada, todo fue a la perfección. Pero el segundo sí que noté algún que otro cambio de humor y cansancio generalizado.

Una teoría que barajo es que durante el primer invierno estuve siguiendo una dieta para entrenamiento de volumen en el gimnasio. El segundo, no.

Sin saberlo comí grandes cantidades de lácteos, huevos cocidos, salmón y atún entre otras cosas. Todo ello son fuentes bastante importantes de vitamina D.

Por lo tanto, como quiero volver a recuperar el peso que perdí durante los entrenamientos de la maratón, seguiré de nuevo la preciada “Dieta de volumen mágica” y comprobaremos si realmente afecta en algo a los niveles de vitamina D.

Mientras tanto, disfrutad con este vídeo de nuestros amigos los Fraguel Rock.

Sobre vascos que cazan ballenas en Islandia

Ya hace algún tiempo leí una historia que me llamó mucho la atención y que quiero compartir con más gente.

Es curioso cómo culturas tan diferentes y distantes pueden entrar en contacto por el simple hecho del comercio, pero también cómo por ese mismo motivo se llegan a hacer atrocidades semejantes.

Siempre nos queda decir que todo aquello sirvió para fomentar la diversidad y el intercambio cultural, con un pseudo-idioma como el vasco-islandés.

Ejercicio de regresión temporal

Propongo un pequeño ejercicio de regresión en el tiempo. Wow, cómo suena xD

Vamos a intentar que pasen por tu mente aproximadamente 5 años de tu vida. Lee las instrucciones y luego es el momento de seguirlas al pie de la letra.

  1. Cierra los ojos.
  2. Enfoca un momento de hace alrededor de 5 años. No hace falta que sea exacto, sólo que el momento esté muy claro en tu mente y que esté directamente involucrado contigo.
  3. Concéntrate en ese instante como si estuvieses viviéndolo ahora mismo.
  4. Ahora recuerda momentos aleatorios entre el instante anterior y el presente. No tengas miedo a estar mucho tiempo en cada escena, no hay prisa, cuanto más clara se tenga la imagen, mejor.
  5. Piensa en todas esas cosas que no te han gustado, que habrías cambiado o que simplemente han influido en tu carácter actual.

Asusta bastante ver lo que se ha cambiado en tan poco tiempo. Puede parecer que nuestra vida es siempre igual, pero no lo es, ni nosotros somos la mitad de lo que éramos hace no mucho tiempo.

Al fin y al cabo, incluso la gente que está a nuestro alrededor va rotando e influyendo en nosotros de manera distinta y hay que decir que muy poca gente es capaz de seguir haciéndolo constantemente durante nuestra vida.

Así que es normal que nosotros cambiemos si nuestro entorno también lo hace.

Independencia, de nuevo

Volviendo del gimnasio (sí, al fin lo he conseguido), iba pensando en mis cosas como casi siempre que voy andando solo por ahí y volví a tener una sensación de independencia que hacía bastante que no sentía, concretamente desde que estuve viviendo en Lieja. No había sentido eso durante la primera semana aquí, así que creo que ya estoy más o menos acostumbrado a mi nueva etapa.

Esta vez el cambio está siendo menos radical, poco a poco voy haciendo las cosas que me gustan, como viajar o hacer actividades distintas. Espero poder hacer lo que no hice en casa, hacer mis primeros pinitos en escalada para poder ir a Noruega y hacer escalada en hielo.

Volviendo al tema de mi independencia, aunque ya de por sí creo que soy bastante autónomo, me gusta serlo aún más, siempre por temporadas cortitas o no tan cortas. No necesito estar rodeado de gente que me comprenda, porque a veces ni yo mismo me entiendo. Me encanta empezar de cero en otro sitio distinto, hacer amigos nuevos y buscarme la vida. También tiene su peligro, sé de gente que lleva varios años haciendo eso mismo y al final acaban cansándose, de no tener un lugar fijo y sí amistades volátiles que normalmente acaban yéndose a otros países.

Además de independencia, he notado otra cosa que no sé muy bien explicar, pero me gusta, mucho más que el sentimiento de no saber dónde me estoy metiendo que tuve justo antes de venir a Madrid. La explicación corta sería algo así como saber que empezaré una nueva aventura y ansia por conocer lo siguiente que va a pasar.

Estoy loco por ir a Oslo y que todo recomience de verdad.