Archivo de la etiqueta: coche

Atentado terrorista en Noruega

Varios días han pasado ya desde el coche bomba y el tiroteo en Utøya. Mucho se ha dicho y escrito sobre el tema, sobre el autor. Comentarios acertados y no tan certeros, información sesgada… Y yo creo que todaví­a tienen que pasar semanas, puede que meses, para que entendamos realmente el porqué y el resto de preguntas que a todos nos rondan por la cabeza.

¿Cómo viví­ yo ese fin de semana? Un fin de semana negro, que tardará en olvidarse. Estaba de camino a casa, a unos 200m del lugar donde estaba el coche-bomba pero con un par de bloques de edificios interponiéndose. Todo fue bastante caótico pero recuerdo exactamente la secuencia de eventos. Primero, un pequeño silencio de apenas medio segundo. Luego la explosión con un sonido seco y tremendamente fuerte, nada parecido a las explosiones del cine que serí­an todo lo contrario a lo que viví­, en lugar de un “boom” con muchas oes, fue más bien un “planck” cortito. A continuación, un empujón en la espalda por la onda expansiva y cristales de escaparates y edificios reventándose alrededor. Cuando conseguí­ recomponerme, me dí­ cuenta que los timbres de las alarmas de incendios sonaban constantemente y todo el mundo salí­a a la calle para ver qué habí­a pasado.

El resto del fin de semana lo pasé avisando a familiares y amigos de que estaba bien e intentando conocer todas las noticias sobre la bomba y más tarde sobre el tiroteo en una isla de un lago cercano a Oslo.

La sociedad noruega está totalmente conmocionada y creo que tardarán bastante tiempo en recuperarse, prueba de ello es la manifestación multitudinaria que hubo en Oslo el lunes pasado, con más de 100.000 personas en las calles de la capital y cantidades similares en otras ciudades del paí­s.

Me parece curioso que después de descubrir quién era el causante y que era una única persona, rápidamente se usase el término loco para definir su comportamiento. ¿Loco? ¿Será un loco? ¿O simplemente un fanático? ¿Igual de fanático que ésos que se ponen bombas en la cintura y se lanzan contra tumultos de gente? ¿O ellos también son locos? Vaya lí­o…

Veremos qué sale de todo esto.

La crisis de los 30

Voy a aprovechar el día de mi cumpleaños para hablar sobre la primera de muchas crisis, la famosa “crisis de los 30“. Calma, todavía no me ha dado, pero me adelanto a los acontecimientos 🙂

Es un período que suele estar comprendido entre los 25 y los 35 tirando por lo alto y en el que teóricamente dejas de ser joven. Teóricamente.

En mi opinión, no existe tal crisis, es como una especie de segunda adolescencia en la que pasas de no preocuparte por nada a tener que pensar en el futuro. Son cambios similares a los de la adolescencia pero ahora ya somos conscientes de ello, y nos asusta. Se supone que es momento de sentar la cabeza, tener un trabajo, una casa, un coche y lo más importante, una hipoteca.

Y digo yo, ¿por qué hay que asentarse?

Lo que más nos empuja a ello es el miedo al futuro y a los planes a largo plazo. Pero también la sociedad, el entorno y el reloj biológico (algo que está mucho más marcado en las mujeres).

Es una época oscura, porque mientras ves que la mayoría de amigos de tu edad se casan y hasta tienen hijos como si fuese una reacción en cadena, un pequeño grupo se resiste y salen de fiesta siempre que pueden, hasta el amanecer y se emborrachan como si tuviesen 18 años. Así que tenemos los dos extremos, el exceso de responsabilidad del futuro y la resistencia a hacerse mayor continuando con los hábitos de unos años atrás.

Yo creo que tengo la suerte de no estar en ninguno de esos dos grupos. De momento. Soy más de la opción de aprovechar y vivir el momento. Sé que ahora mismo puedo hacer cosas que hace unos años no podía y también que ahora hago cosas que en unos años no podré. Pero todo es un ciclo, cada etapa tiene sus pros y sus contras, cada momento es único para hacer una cosa en concreto.

Además, si a los 35 nos vamos a empezar a preocupar por la crisis de los 40… ¡menudo sinvivir!