Archivo de la etiqueta: gobierno

Aclaraciones sobre la #spanishrevolution

Como veo que hay muchísima gente perdida en este mar de información, y aunque muchos otros ya lo han hecho antes que yo, quiero repasar qué está pasando en las plazas españolas y cómo se ha llegado hasta aquí. Qué es lo que se pretende y los medios que se han utilizado para difundir el mensaje.

Primeramente, comprendo que mucha gente no es capaz de seguir semejante avalancha de información porque los métodos usados para difundirla son modernos y “de jóvenes”. Por eso creo que la mayoría de gente indignada son jóvenes que tienen accesos a esos métodos y son más duchos en manejarlos. Hoy en día no se puede confiar en los medios de información tradicionales, está claro que están manipulados por partidos, gobiernos, colectivos y empresas. Internet permite buscar fuentes de información alternativas y en cantidades que casi son imposibles de manejar. Por eso hay que ser cuidadoso con la información que te llega y te enseña a ser crítico con lo que te está bombardeando. Algo que se había perdido con los medios tradicionales con los que simplemente eras una esponja en un día de lluvia.

Twitter y Facebook son dos herramientas que forman parte del mundo de las redes sociales. En ellas tú eliges la información que quieres recibir, eliges las personas que te inspiran confianza y como máxima ventaja, muchos otros usuarios como tú valorarán si el dato es bueno o malo. No es un método seguro al 100%, porque ya sabemos que la mayoría no siempre tiene la razón. Pero al menos es bastante más democrático que lo tradicional.

Ahora pongo un enlace que resume bastante bien todo el proceso de las distintas iniciativas que se han creado desde hace unos cuantos meses y que arrastran el rencor de unos cuantos años de malas gestiones gubernamentales.

Entendiendo la #spanishrevolution por Enrique Dans

El resumen es que la gente está cabreada y cansada. De pagar el pato los de siempre, de que su única representación en la política sea un papel que echan a una urna cada cuatro años y que además, ese papel no vale lo mismo dependiendo de dónde y a quién votes, creando ciudadanos de primera, de segunda categoría y sin voz ni voto. Están indignados con los pactos para asegurarse el poder, de ver que al final, voten lo que voten, no importa. Porque los partidos no siguen la voz del pueblo sino la del capital, creando una democracia ficticia.

La gente que está en la calle, no pide votar a uno o a otro partido, no pide que votes en blanco, nulo o que te abstengas. Incitan a que votes con cabeza, que seas crítico, que te informes sobre lo que votas y sobre todo, que el bipartidismo se ha comprobado que no es una opción válida de representación. Lo que quieren es que pienses. Y éso es lo que más temen los que están en el poder, que la gente empiece a pensar.

Toca un vídeo para explicar lo que es la plataforma #nolesvotes, que NUNCA PIDE QUE NO VOTES, sino que dejes de votar a los partidos que van contra la voluntad popular.

Y para finalizar con los enlaces externos, ahí va uno de Ignacio Escolar que deshace todas las mentiras que se están virtiendo sobre Democracia Real Ya.

Diez mentiras sobre Democracia Real Ya por Ignacio Escolar

Ya por fín acabo con dos últimas reflexiones, una de ellas bastante directa 🙂

A todos aquellos que piensan que la manera de castigar es no votar, que reflexionen y lo hagan porque les da igual el resultado electoral ya que estarán de acuerdo con cualquier resultado que salga. Pero quiero recordárles un par de cosas. La primera es que hubo muchísima gente que perdió todo luchando por conseguir algo parecido a lo que tenemos ahora y se merecen un mínimo respeto. La segunda es que nunca, y quiero decir NUNCA, permitiré que la más mínima queja sobre sus gobernantes o políticos salga de la boca de alguien que no ha votado, porque esa persona para mí habrá perdido todo el crédito que pudiese tener.

No sé en qué acabará esto. Sé que de momento se intenta mantener la propuesta alejada de partidos políticos. Sé que la gente que está acampada en las plazas de España es gente normal, sin ningún tipo de ambición más allá de tener una vida tranquila y que no les tomen el pelo. Es gente que espero que continúe la lucha para que cambie la forma de gobernar y de que la gente participe en los gobiernos.

Viendo todo lo que está pasando, por primera vez en mi vida, me siento orgulloso de haber nacido en España.

Enlace extra: El voto en blanco y el no les votes (Descubre lo que votas aunque no votes)

De Rositas y Margaritas‚ Capí­tulo V (Vivo en el paí­s más feliz del mundo)

Noruega suele salir en las noticias cada año por encabezar diversas listas que lo clasifican como el mejor país para vivir del mundo. Se suelen cuantificar características como el bienestar, la prosperidad económica, la educación y la esperanza de vida. Viviendo aquí me he dado cuenta que es cierto todo eso. Viendo la realidad de esos baremos utilizados para calificar un país como el mejor para vivir, se ve que están muy por encima de muchos otros países. Hay que decir que los sucesivos gobiernos y su manera de invertir el capital del petróleo han sido clave en todo esto.

Y os preguntaréis: “Pero bueno Fernando, ¿hemos venido a meternos con los noruegos o a qué? ¿cuándo empieza lo interesante?”. Pues ahora.

Esas estadísticas valoran términos tan amplios, tan genéricos y abstractos que luego cuando estás aquí, ves que no son suficientes ni son fácilmente cuantificables.

No discutiré que hay prosperidad económica, porque siendo el tercer exportador mundial de petróleo en un planeta movido por el oro negro, inevitablemente trae un montón de pasta. También bienestar porque cuando hay dinero, las cosas funcionan mejor, desgraciadamente.

Pero si todo fuese tan bonito como lo pintan, ¿qué necesidad tienen los habitantes del país de la felicidad de escapar cada vez que tienen ocasión? En otoño e invierno el éxodo es descomunal, pero el frío y la luz no son excusa para ello, porque en verano la cantidad de gente que se va de Noruega es parecida.

Para ser una gente que ha vivido toda su vida en condiciones como las que hay en Noruega, no pierden ocasión de quejarse por el frío o que llueva tanto en verano. Es curioso que para estas cosas sí que se quejen pero para otras que pueden ser solucionables, no.

Compran cosas fuera porque son mas baratas, incluso se dan paseos en coche hasta Suecia para volver cargados hasta los topes. Saben que con eso evitan pagar muchos impuestos pero aun así se enorgullecen de la cantidad de protecciones sociales que tienen, eso sí, siempre que las paguen otros.

La sanidad es muy deficiente. Los médicos no profundizan en la enfermedad y confían en que se curará solo. Muchas veces deriva en problemas más graves por un diágnostico incorrecto. No estoy de acuerdo en empastillar a la gente, pero tampoco en que el cuerpo humano por sí solo deba hacerlo todo.

En cuanto a la educación, merecería un artículo por separado, pero lo resumiré en que el maravilloso préstamo que ofrece el gobierno para estudiar, te convierte en un esclavo del estado hasta que lo devuelvas. Es prácticamente inviable devolver el préstamo con un sueldo que no sea del país.

Así que los que hacen esos estudios sobre el mejor país para vivir, que se vayan a vivir una temporadita a los países que incluyen en la lista.

De Rositas y Margaritas – Capítulo I (El individualismo da lugar al pasotismo)

Estoy seguro que la característica que más influye en la forma de ser noruega es el individualismo. Es el punto que me parece más importante y que sin duda es, en su mayoría, el origen del resto de problématicas que contaré en la serie de postsDe Rositas y Margaritas“.

http://www.flickr.com/photos/mashafeeg/395458578/El noruego es un ser individual desde que su más tierna infancia. Se puede observar en el día a día, a los niños siendo muy independientes de sus padres. Sus progenitores dejan hacer lo que les da la real gana. Yo he llegado a ver a niños vestidos de domingo arrastrándose por jardines embarrados bajo la despreocupada y divertida mirada de sus padres. Un caso así en España se desarrollaría con la madre a grito pelado, en el que la frase “¡Me vas a desgraciar la ropa!” aparecería más de una vez. Así que los niños crecen endiosados, con una sensación de poder hacer lo que quieran sin que haya repercusiones. Sentimiento que aumenta cuando sus padres se acaban separando. Aquí la tasa de divorcio es bastante mayor que la de España por la gran independencia económica de los miembros de la pareja y sobre todo por ese individualismo casi innato.

Cuando el niño crece y va a la universidad, aún se desarraiga más de sus padres. El gobierno noruego proporciona créditos con muy bajos intereses, a pagar cuando empieces a trabajar, que ayudan a que te emancipes mientras estudias una carrera.

Total, que supongo que te conviertes en un ser al que no le afectan las cosas de tu entorno excesivamente, la gente de tu alrededor no es de interés para tí porque si hasta ahora no te han hecho falta, ¿por qué lo iban a ser en el futuro?

Ejemplos de esto mismo pueden verse todos los días. Como la gente que cruza la calle con auriculares a todo volumen sin mirar a los lados (no tiene por qué ser por un paso de peatones). Llegó a haber carteles del ayuntamiento de Oslo avisando que no era demasiado bueno para la salud.

Hay que ver lo a gusto que se queda uno ¿eh? 😀

Continuará…

Sobre lo que teníamos y lo que tenemos

Copio y pego un extracto de este artículo que me ha encantado sobre la historia de los sindicatos españoles.

Lo que ahora reconoce ⤽Financial Times⤝ podemos extraer lo siguiente: Es triste, para quienes lucharon contra el sindicalismo de Franco, tener que reconocer que, en 1976, los derechos individuales de los trabajadores estaban definidos y asegurados aunque haya quienes se escandalicen con el recuerdo de la verdad.

– En 1976 había 600.000 parados y treinta años después, tres millones.

– En 1976 todos los contratos eran fijos, y treinta años después la mayoría eran temporales.

– En 1976 los derechos eran consolidados y treinta años después, en gran medida, de lo que se pactase en convenio colectivo, negociado siempre a partir de cero.

– En 1976 el plus de antig

La teoría de la correa de perro extensible

No sé si es cosa mía porque soy un paranoico, o realmente es así, pero el paso de las formas de gobierno feudales a las democracias actuales (con todos los sistemas intermedios que ha habido) encuentra su símil en las correas de perro.

Hasta no hace mucho, todos los perros iban atados con su cuerda bien en corto, el perro sabía perfectamente que estaba subyugado a su amo y que su vida sería así por siempre. Había muy pocas posibilidades de salir de esa condición, pero el perro conocía los límites de la correa y su alcance.

Correa extensibleAhora se llevan mucho más las correas extensibles, que pueden dar mayor libertad de movimiento, explorar mundos un poco más lejanos que con la correa tradicional, la posibilidad de ser más libre. El perro sigue sabiendo que está subordinado a su amo, aunque a veces lo olvida. Es ahora el amo el que realmente pone el límite, un límite tan variable como él quiera, cortando a su libre albedrío y en seco la supuesta libertad del perro.

¿Nos cansaremos del ahogo que produce la cuerda cada vez que salimos corriendo y nos frenan en seco?