Archivo de la etiqueta: piggbreen

Ruta: Spiterstulen – Galdhøpiggen

Desafío Cantabria vs Noruega miniY aquí va, el intento de subir a la montaña más alta de Noruega. Sí, es un intento, no conseguimos llegar a la cima pero estuvimos muy cerca. Por mucho que estuviese prácticamente un año sin ir a la montaña, no iba a perder las buenas costumbres: rajarse a 200 metros de la cumbre 🙂

En parte no pudimos hacer cumbre porque empezamos a andar bastante tarde, de hecho éramos los últimos de toda la tropa que subía y a mitad de ruta ya nos cruzamos a bastantes que estaban bajando.

Subida desde Spiterstulen

Río cercano a Spiterstulen

El primer tramo del recorrido fue bastante tranquilito. Aunque la subida era constante y pronunciada, el tiempo nos respetó bastante bien. Solo llovió en algunos tramos, casi el mismo tiempo que el sol aparecía entre las nubes.

Picos al oeste de Spiterstulen

Picos al oeste de Spiterstulen, en el interior de Jotunheimen

Aprovechamos para contemplar el paisaje mientras no alcanzásemos las nubes y la niebla, momento en el que íbamos a ver nada más allá de los 10 metros.

Montañeros bajando

Gente bajando mientras nosotros nos empeñábamos en subir

Una vez sobrepasada la primera parte, más verde de lo normal por la proximidad del río y la cota más baja, la vegetación desaparece y únicamente quedan piedras, de todos los gustos, tamaños y colores. En parte se asemeja bastante al paisaje de Picos pero mucho más suavizado.

En la nieve

Tumbados en la nieve descansando

Otros tantos metros más arriba, empieza a aparecer nieve, que no se quita ni en verano y también se puede vislumbrar el glaciar Piggbreen, por donde hay otra ruta a la cumbre de Galdhøpiggen que lo atraviesa desde Juvasshytta.

Gente atravesando glaciar

Si se amplí­a la imagen, puede verse gente bajando encordada por el glaciar

Subiendo por la arista

Ascendiendo por la arista lateral del pico

Arcoiris en Jotunheimen

Pequeño arco-iris al fondo del glaciar

Al alcanzar los 2100 metros, el tiempo empeoró considerablemente, la temperatura bajó, la niebla no dejaba ver nada, una fuerte ventisca empezó a azotar, nevaba… Vamos, que todo estaba en nuestra contra. De todos modos continuamos avanzando porque no nos quedaba demasiado para la cumbre.

Subiendo a ciegas

Subiendo a ciegas con una ventisca increí­ble

Cima del Galdhøpiggen

Durante unos pocos segundos pudimos ver la última subida a la cumbre

Pero ya era tan tarde, la nieve estaba en tan malas condiciones y hací­a tan malo, que la mejor opción fue dar la vuelta y volver al coche. Con calma y sin prisa, bajamos disfrutando de nuevo del paisaje y del dí­a de montaña tan completo que habí­amos tenido.

Retirada de la cumbre

Momento de retirada con un viento muy fuerte y nevando

Puede que no se haya hecho cumbre, pero a punto estuvimos como indica el track aquí­ debajo. Casi podemos decir que estuvimos allá­.

Descargar