Archivo de la etiqueta: pirineo

Ascensión al Monte Kenya I (Objetivo y condiciones)

Quiero dejar clara una cosa en primer lugar. Aunque en esta serie de artículos hable del Monte Kenya como objetivo, realmente me refiero a su tercer pico más alto, Punta Lenana (4985 msnm), el más alto al que se puede acceder sin material de escalada.

Voy a hacer un breve resumen para ponernos en situación y culturizarnos un poco sobre el entorno antes de pasar a contar mis aventuras y experiencia. El Monte Kenya es la montaña más alta del país y la segunda de África con sus 5199 msnm. Se encuentra al noreste de Nairobi y junto a su entorno forma un parque natural que está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El acceso al parque está restringido y es necesario pagar para entrar, con distinta tarifa para residentes y extranjeros. El monte es un antiguo volcán extinto que después estuvo tapado por una cobertura de hielo y durante el tiempo que se descongelaba formó la actual geología de la montaña. Su primera ascensión se completó en 1899 por Halford Mackinder. Punta Lenana es su tercera cumbre más alta y la de más altitud de las que son accesibles a pie.

El principal de los objetivos de esta ascensión era subir a casi 5000 metros y sentir los efectos de la altitud en mis propias carnes. Hasta el momento mi record de altura estaba en algo menos de 3000 cuando hace unos años estuve en el Pirineo con una excursión organizada por Jovenmanía. Esta vez era posible que hubiese problemas porque no había tiempo de aclimatar y hay que recordar que vivo al nivel del mar. Hacer cumbre tampoco era algo prioritario ya que solo con poder disfrutar de los paisajes y la vida animal, el paseo merecería la pena.

El momento elegido para ir no es precisamente el mejor, porque justo empieza la estación de lluvias, en la que los chaparrones esporádicos te pueden pillar en momentos complicados, pero tampoco debía ser muy grave, al fin y al cabo en esa zona de África no hace demasiado frío estando a mucha altura y un poco de agua es soportable.

La idea de la ruta era marchar hacia el monte el viernes después de comer, hacer noche en la base del encargado de conseguirnos los guías y los porteadores, despertar pronto el sábado para ir hasta la estación meteorológica con todoterreno y empezar a caminar allí. A continuación subir al refugio del Mountain Club of Kenya y pasar la noche para al día siguiente (domingo) salir a las 2 ó 3 de la mañana y llegar a la cima justo al momento de amanecer. Después se bajaría de nuevo al refugio y a descansar o hacer una ruta por los lagos y glaciares. El lunes vuelta a la estación meteorológica para coger el coche y camino de regreso a Nairobi.

Esa era la idea, pero de lo que se planeó a lo que sucedió…

Ruta: Balneario de Panticosa – Ibones de Bachimaña

Este fin de semana, he estado en el Pirineo, con una actividad de Jovenmanía. Nunca había ido a hacer montaña allí y me pareció una oportunidad única de poder ir. El objetivo era subir a un 3000, cosa que me llama mucho la atención, pues aunque se avisase en la actividad que no iba a ser un paseo, estaba seguro que vendría gente que tiene menos ritmo y fuelle que otros. Así que ya antes de ir, la idea de subir al 3000 ya peligraba en mi cabeza, pero es lógico, no se puede llegar a la cima con un grupo tan numeroso (eramos unas 30 personas) y encima sin conocer cómo anda cada uno. A ésto hay que añadir que durante la semana anterior estuve mirando la previsión meteorológica para el fin de semana y era bastante horrible, lluvia casi todo el día y la cota de nieve a 2000 metros. Ya no sólo peligraba subir al pico, sino la ruta en sí, y la idea de estar un fin de semana encerrado en un albergue mirando el techo no me llamaba para nada.

Afortunadamente, a pesar de la lluvia, los monitores propusieron intentarlo, subir hasta donde pudiésemos aunque sólo fuese por estirar las piernas.

Y como estaba previsto, llovió y nevó, había niebla y al llegar a cierta altura la cantidad de nieve nos hizo retroceder. La explicación fue que al atravesar la nieve en una pendiente tan pronunciada y ser tanta gente la que pasase por encima, la placa podía romperse y deslizarse. Ahora que estoy aquí y con un mapa delante, yo he sacado otra conclusión, que puede ser mala; una vez en la parte final de los Ibones de Bachimaña, el camino hace un giro hasta los Ibones Azules, y desde allí se pueden ver los Picos de los Infiernos. Si hubiésemos llegado a verlos tan cerca, tal vez nos hubiésemos emperrado con intentar subirlos, cosa que los monitores no estarían dispuestos a hacer. El tema de que la nieve se deslizase simplemente me parecía demasiado complicado, porque aunque fuésemos unos 30 pasando por la misma zona, la capa de nieve era de más de 2 metros y si ese fuera el problema, podríamos haber dividido el grupo en dos y pasar por dos zonas distintas del bloque.

Así que media vuelta, y a comer al refugio… No cuento nada sobre la ruta en sí porque tampoco vimos mucho por culpa de la niebla salvo que es una zona con mucha agua y más verde que Picos de Europa, así que espero que con las fotos valga…

Descargar