Archivo de la etiqueta: pulsaciones

Oslo Maraton 2012

Por tercer año consecutivo participé en la maratón de Oslo. Parece que fue ayer cuando crucé la meta por primera vez, aunque ya fuese hace dos ediciones. Muchísimas cosas han cambiado desde entonces tanto en el plano personal como en el deportivo. Pero como este post va de la maratón, me centraré en el segundo aspecto 🙂

El año pasado terminé la carrera bastante al límite y me hizo plantearme bastantes cosas. En un primer momento la idea era no volver a correr después de demostrarme que lo podía hacer mejor, pero solo lo hice mejor física y no mentalmente. Me parece que he descubierto que el punto fuerte de un corredor (ampliable a muchos otros deportes y disciplinas) no es la habilidad física sino la mental. He visto que la manera de superarse es mantener siempre el control de lo que se hace y conocer muy bien tu propio cuerpo. Por eso este año decidí participar en más carreras y entrenar aún más, para conocer mejor mi capacidad física y saber en cada momento lo que hacer. Me he vuelto más conservador en competición y suelo ir por debajo del ritmo de carrera hasta superar los puntos críticos y entonces ya me permito ir más forzado. Tal vez no sea la manera óptima de enfrentarse a las carreras, pero a mí me funciona y me hace sentir bien al llegar a meta. El siguiente punto a cambiar será ese, ser más constante durante la carrera y no tener altibajos. Pero hablemos de la carrera en sí.

Como novedad de este año, la carrera se celebró en sábado y para todas las distancias (niños, 3K, 10K, media maratón y maratón), cuando en ediciones anteriores se repartieron entre sábado y domingo. Tuve la impresión que al ser sábado había más gente animando por las calles a pesar del mal tiempo y el frío. Varios amigos y conocidos corrieron en otras distancias, y uno de ellos participó conmigo en la maratón.

Desde el pistoletazo de salida me tomé la carrera con bastante calma, dispuesto a disfrutar al máximo de la que ya puedo considerar mi prueba reina. En esta ocasión quise probar una nueva técnica de carrera con la que ya llevaba unas cuantas semanas jugueteando. Se trata de ajustar el ritmo a unos 180 pasos por minuto, ya que te fuerza a dar zancadas más cortas y procurar caer con la parte delantera de la planta del pie. La teoría dice que al impactar sobre ese lugar en vez del talón, las articulaciones sufren mucho menos puesto que la rodilla no está bloqueada. Tiene bastante lógica y el simple hecho de ir a más pasos por minuto ya me había demostrado que te permite ir a la misma velocidad con pulsaciones un poco más bajas. Es posible que fuese un poco pronto para probar esto porque la musculatura de la pierna necesita ajustarse, pero no podía aguantarme las ganas de ver si funcionaba.

Poco a poco íbamos comiendo kilómetro tras kilómetro y aun así veía un poco lejos mi objetivo de completar la carrera en 3h30m. En esta ocasión no quise forzar hasta no estar seguro de que iba a ser capaz de terminar la carrera sin morir en el intento. Durante la primera vuelta fui conservador y estuve un poco por encima de los 5 min/km que me permitirían acabar en 3h30m. Me dediqué a disfrutar del ambiente, de la compañía y a pensar en cómo afrontaría la segunda vuelta para no darme de bruces con el temido “muro”. Aproximadamente en el kilómetro 27, me separé de mi compañero y tuve que afrontar el resto solo. Me vino muy bien correr con él porque me sirvió de referencia para no ir demasiado acelerado y porque siempre es más entretenido hacer kilómetros con buena compañía.

Tal y como ya dije anteriormente, la meteorología no fue la mejor ya que la temperatura era bastante baja, llovía a ratos y en las zonas más descubiertas el viento te helaba y te hacía perder ritmo. Concretamente el área en construcción más al Este de la Ópera de Oslo se hací­a un suplicio. A esa altura más o menos, habiendo superado el kilómetro 32, decidí­ que ya era momento de apretar e intentar alcanzar la marca objetivo. Toda esa distancia final la recorrí­ a una media de 4m30s por kilómetro, con las pulsaciones disparadas pero con suficientes reservas como para permitirme el lujo. De nuevo estaba en mi salsa, adelantando corredores que no podí­an hacer mucho más esfuerzo y me miraban pasar preguntándose si estaba en la misma competición que ellos.

Obras en Ópera de Oslo

Zona en obras cerca de la Ópera de Oslo

Sin duda me divertí­ en esa parte final, siempre lo hago cuando sé que voy a terminar una carrera en el tiempo previsto. Por lo que la última parte en la que se recorre una de las zonas empedradas de Karl Johans gate y luego hay una cuesta que parece puesta a mala leche, me sentí­ ligero como una gacela.

Fue en la llegada a meta donde más se notó el cambio de fecha y sobre todo, el estar en una zona más céntrica. A pesar del tiempo tan inestable, mucha gente se acercó para curiosear por la zona, eso sí­, cada cual animaba a sus conocidos. Ya considerándome veterano de esta carrera, puedo decir que lo más destacado es el público tan soso de Oslo.

Por terminar la carrera nos dieron una medalla que ha pasado a estar colgada en mi habitación junto al resto. Ya empiezo a amontonar bastantes… Con anterioridad también nos dieron una camiseta, una cinta para la frente y un montón de panfletos de publicidad y otras cosas inútiles.

Un gran fallo que cometió la organización fue el sistema que tenían para recoger las mochilas que los corredores habí­amos dejado con la ropa de repuesto. No dejaban pasar dentro de la carpa a más de 3 ó 4 personas a la vez con lo que se formó una cola impresionante y al aire libre. Hací­a muchí­simo frí­o y estaba lloviendo. Todo el mundo sabe que no es lo mejor para después de terminar una maratón. Espero que en la siguiente edición tengan en cuenta esto y lo solventen de alguna manera.

Resultado final: 3h37m. Muy cerca de mi objetivo y contento de haber dado por terminada esta temporada con la última carrera del año. Aunque… tal vez una más…

Estadí­sticas de la carrera

Lezamako Mugetatik

Otra de las carreras en las que participé durante mis pequeñas vacaciones en Santander es la Lezamako Mugetatik en Lezama, un pequeño pueblo de las cercanías de Bilbao en el que se disputa una carrera de montaña que asciende dos de los montes de sus proximidades, el Gaztelumendi (311 msnm) y el Ganguren (474 msnm). No son montes excesivamente altos ni técnicos, pero la crestería cercana a las cumbres y el fuerte desnivel en ambas ascensiones hace que la carrera en su conjunto tenga unos 1200 metros de desnivel positivo en los 28 kilómetros de recorrido. Hasta la fecha era la carrera con más desnivel acumulado en la que iba a participar.

La salida era a las 10 de la mañana, así que el madrugón para llegar allí a tiempo iba a ser considerable. Antes de los corredores, un nutrido grupo de gente salió a las 8:30 para hacer el mismo recorrido pero en la modalidad de marcha. Justo antes de la salida dudaba si llevar gafas de sol, estaba haciendo un tiempo estupendo pero sabía que gran parte del circuito sería por bosque y por lo tanto más sombrío. Solo tuve que echar un vistazo alrededor para ver que muy pocos corredores las llevaban, así que como dice el refrán: “allá donde fueres, haz lo que vieres”. Fue todo un acierto.

No voy a describir toda la carrera porque ya lo hizo perfectamente la organización de la misma en su web, sino que voy a contar los tramos que más me gustaron.

Hasta la primera cima hay muy pocas bajadas o llanos, pero se disfruta del camino y de las vistas, que permiten ver todo el valle y los aviones que desciencen hasta el cercano aeropuerto de Bilbao en Sondika. Tan solo se deja de correr en la última parte de ascensión a la primera cresta del cordal del Gaztelumendi, donde hay que caminar lo más ligero posible por un camino muy estrecho. Tras encumbrar, se mantiene más o menos la altura hasta que de nuevo se vuelve a descender hacia Lezama por un camino arbolado cruzado en algunos tramos por un pequeño riachuelo que te obliga en repetidas ocasiones a saltarlo para no mojarte. Si a eso le sumas las ramas bajas, hay que mantenerse concentrado al máximo para no caer o llevarte un golpe en la cabeza.

Otra de las partes que me gustó fue la subida al segundo monte, el Ganguren, mucho más exigente que la primera y en la que empezamos a adelantar a los participantes de la modalidad de marcha como buenamente pudimos. Me notaba sobrado de energías y no sabía lo que habría en la última parte de descenso. Precisamente gracias a haberme reservado, durante la bajada más fuerte no tuve problemas en apretar cuando el resto ya tenían los músculos cansados. El tramo descendente que más me gustó fue el que prácticamente se hacía en línea recta por un terreno bastante blando donde los árboles habían sido cortados recientemente. La velocidad que se toma e ir esquivando restos de árboles aumentaba los niveles de adrenalina al máximo, y aunque yo no me diese cuenta, también las pulsaciones. Eso hizo que ya la última parte de sube-baja, me machacase del todo y me resignase a no poder aumentar el ritmo. Ya había dado todo lo que podía dar y ahora se trataba de mantener una velocidad cómoda sin forzar. Hice piña con otro corredor, recorrimos la parte final y llegamos a meta juntos, íbamos animándonos mutuamente.

Llegando a meta con otro corredor

Sin duda no estaba recuperado del todo de la anterior carrera en Santoña una semana atrás, pero desde un principio ya me tomé la prueba como algo con lo que pasar una mañana de domingo imaginándome que iba a ser todo más duro de lo que me esperaba. Y no decepcionó. De hecho, si tengo la ocasión de repetir, tal vez lo haga.

Disfrutando el premio para los participantes

A los que terminaban la prueba, se les daba una camiseta técnica y una bolsa con tomates de la zona que me hicieron muchísima ilusión porque estaban buenísimos. Después de la carrera había una parrillada para los participantes, pero nosotros ya teníamos reserva en una sidrería del pueblo.

Sidrería de Lezama

Estadísticas de la carrera

Oslo Sentrumsløpet

A finales de abril participé en una carrera de 10 kilómetros que discurre por el centro de Oslo, la Sentrumsløpet. Era la primera vez que corrí­a una 10k y no me sentí­a muy preparado para ello. Estoy acostumbrado a la larga distancia, a llevar ritmos bastante cómodos y a aguantar corriendo durante muchas horas. Además no habí­a empezado a entrenar en serio hasta hací­a relativamente poco tiempo. De todos modos mi objetivo era hacerlo en 40 minutos aproximadamente, que no es una mala marca.

El alcalde de Oslo a punto de dar el pistoletazo de salida

El alcalde de Oslo huyendo de la estampida

Fuí bastante optimista con los cálculos porque desconocí­a el perfil de la prueba y no sabí­a que la primera mitad es todo cuesta arriba. A eso hay que sumarle que aunque habí­a distintos grupos que salí­an distanciados dependiendo del tiempo que iban a hacer y yo me puse en el correcto, delante mí­o habí­a muchí­sima gente haciendo tapón. Y la primera parte del recorrido no te permití­a adelantar por lo estrecho del mismo. Fue a partir del segundo kilómetro cuando ya pude tener un ritmo más ligero, aunque eso sí­, con las pulsaciones disparadí­simas. Corrí­ prácticamente durante toda la prueba por encima de mis pulsaciones máximas, aunque es posible que no estén calculadas correctamente porque no deberí­a haber aguantado tanto tiempo.

Conseguí­ terminar en 45 minutos y por el camino vi a mucha gente resoplando, parándose y hasta devolviendo. La gente no conoce sus lí­mites…

En la meta habí­a agua y bebida energética, aunque estaba rebajadí­sima con agua y apenas tení­a sabor. No hubiesen estado de más unos plátanos para después. Para lo que cuesta la carrera, deberí­a haber eso como mí­nimo. Entregaban una medalla a todos los que llegasen.

Podéis ver todas las estadí­sticas en esta página.