Archivo de la etiqueta: suecia

Laponia: entrada navideña

No puedo perder la ocasión de mostraros un remake de todo un clásico que muchos recordaréis de esta antigua entrada.

Laponia es una región geográfica que comprende partes de Noruega, Finlandia, Rusia y Suecia, por eso me extraña que en el vídeo se diga lo que se diga de Noruega si forma parte de ella, tal vez por mantener cosas del vídeo antiguo. Y sí, lo voy a volver a poner.

Kongsvinger Maraton

Este fin de semana corrí la media maratón de Kongsvinger. Fue algo bastante imprevisto que decidí dos días antes de la carrera. Me apetecía correr una media y justo el sábado había una relativamente cerca.

Kongsvinger es una comuna que limita con Suecia y cuya capital lleva el mismo nombre. El viaje en autobús hasta la ciudad es de algo menos de dos horas así que vi factible ir y volver en el mismo día ya que la carrera empezaba a las 13:00. El mayor problema era ir desde la estación de autobuses hasta el lugar de comienzo de la carrera, que estaba a unos cuatro kilómetros al norte. Contacté con la oficina de turismo y con la organización de la carrera para preguntar por medios de transporte público disponibles. Desde la oficina de turismo se me dijo que no había nada, que tendría que ir en taxi o andar. Solo por montarse en un taxi en Noruega ya te cobran casi 30 euros, así que una caminata antes de la carrera no me vendría nada mal para estirar las piernas.

El día antes me contestaron de la organización. Alguien iba a pasarse por la estación a buscarme y llevarme a la línea de salida. Me recomendaban coger el autobús de las 09:50 y a las 11:40 cuando llegase, alguien estaría allí esperando. Yo había contado con madrugar bastante más porque tendría que caminar, pero hice lo que me dijeron.

No contaban con que mi autobús se estropease y llegase con una hora de retraso, un poco más tarde de las 12:40 y con casi 15 escasos minutos para llegar al lugar, inscribirme, recoger el dorsal, cambiarme, ponerme el chip en la zapatilla y echar a correr.

Mientras me inscribía, me cambiaba de ropa delante de las amables señoras que repartían dorsales y les pedí si por favor, me podían poner el número en la camiseta. Metí la ropa en la mochila hecha una bola y les tiré la mochila para que me la guardasen. Salí pitando hacia donde suponía que estaba la meta porque allí no quedaba nadie, tan solo la gente que había estado animando a los que acababan de pasar. Llegué corriendo y pregunté en qué dirección había que ir, me indicaron apresuradamente con el dedo metiéndome prisa. ¡Sí! ¡Ya sabía que llegaba tarde!

Momento que yo me perdí (foto del periódico local Glåmdalen)

Mientras corría, ponía en marcha el reloj. Y tardó bastante en encontrar los satélites para recibir señal GPS, principal motivo por el que la distancia que marca no es la de una media maratón sino algo menos. No sabía cuánto tiempo antes habían salido los demás. No quería ir solo porque tampoco sabía si el trazado iba a estar bien señalizado y siempre viene mejor seguir la estela de corredores. Los espectadores que todavía quedaban por la zona me miraron bastante extrañados al verme pasar.

Saber que había salido el último me dio un extra de motivación increíble. Me había propuesto ver a cuánta gente podía adelantar y restando el tiempo que marcase mi reloj al que luego me diesen como resultado oficial, sabría el tiempo que les dejé de ventaja 🙂

El trazado discurría por pista salvo unos cuantos tramos al comienzo en los que había que cruzar una marisma por encima de unos tablones. Ahí me picaron todos los mosquitos de Noruega pero no me di cuenta hasta después de acabar la carrera. Me lo pasé muy bien durante la misma. Jugué con muchos de los corredores a los que adelantaba. Notaba como muchos intentaban seguir mi ritmo durante un rato mientras resoplaban como búfalos, a algunos incluso les esperaba para luego apretar y dejarles tirados. Otros a los que pasaba limpiamente, me miraban de reojo con cara de malos amigos mientras lo hacía. Me di cuenta realmente de lo competitivos que son los noruegos y lo mal que llevan que les adelanten.

ènicamente caminé en un par de cuestas con pendiente pronunciada para no agotarme en exceso. Llegué a la línea de meta cuando mi reloj marcaba 1h40m54s y como tiempo oficial me anotaron 1h43m59s. Les di tres minutos de ventaja. En cuanto a la clasificación general, de los 148 participantes acabé en el puesto 53, aunque quitando ese tiempo de ventaja podría estar muy cerca del top40. No puedo quejarme porque adelanté a prácticamente 2/3 de los corredores. Toda una proeza.

Como la vez anterior dejo una crónica de la carrera en noruego y la página de estadísticas de la carrera.

El premio por terminar la carrera era un vaso de diseño escandinavo con una inscripción de la Kongsvinger Maraton. Concretamente, un vaso para beber whisky. Estos noruegos…

La vuelta la hice dando un paseo hasta el centro con baño en el río incluido. Esta vez el autobús a Oslo no tuvo ningún problema.

Camino de vuelta al centro

 Ruinas de antiguo puente

Vista del centro desde la otra margen del río

De Rositas y Margaritas‚ Capí­tulo V (Vivo en el paí­s más feliz del mundo)

Noruega suele salir en las noticias cada año por encabezar diversas listas que lo clasifican como el mejor país para vivir del mundo. Se suelen cuantificar características como el bienestar, la prosperidad económica, la educación y la esperanza de vida. Viviendo aquí me he dado cuenta que es cierto todo eso. Viendo la realidad de esos baremos utilizados para calificar un país como el mejor para vivir, se ve que están muy por encima de muchos otros países. Hay que decir que los sucesivos gobiernos y su manera de invertir el capital del petróleo han sido clave en todo esto.

Y os preguntaréis: “Pero bueno Fernando, ¿hemos venido a meternos con los noruegos o a qué? ¿cuándo empieza lo interesante?”. Pues ahora.

Esas estadísticas valoran términos tan amplios, tan genéricos y abstractos que luego cuando estás aquí, ves que no son suficientes ni son fácilmente cuantificables.

No discutiré que hay prosperidad económica, porque siendo el tercer exportador mundial de petróleo en un planeta movido por el oro negro, inevitablemente trae un montón de pasta. También bienestar porque cuando hay dinero, las cosas funcionan mejor, desgraciadamente.

Pero si todo fuese tan bonito como lo pintan, ¿qué necesidad tienen los habitantes del país de la felicidad de escapar cada vez que tienen ocasión? En otoño e invierno el éxodo es descomunal, pero el frío y la luz no son excusa para ello, porque en verano la cantidad de gente que se va de Noruega es parecida.

Para ser una gente que ha vivido toda su vida en condiciones como las que hay en Noruega, no pierden ocasión de quejarse por el frío o que llueva tanto en verano. Es curioso que para estas cosas sí que se quejen pero para otras que pueden ser solucionables, no.

Compran cosas fuera porque son mas baratas, incluso se dan paseos en coche hasta Suecia para volver cargados hasta los topes. Saben que con eso evitan pagar muchos impuestos pero aun así se enorgullecen de la cantidad de protecciones sociales que tienen, eso sí, siempre que las paguen otros.

La sanidad es muy deficiente. Los médicos no profundizan en la enfermedad y confían en que se curará solo. Muchas veces deriva en problemas más graves por un diágnostico incorrecto. No estoy de acuerdo en empastillar a la gente, pero tampoco en que el cuerpo humano por sí solo deba hacerlo todo.

En cuanto a la educación, merecería un artículo por separado, pero lo resumiré en que el maravilloso préstamo que ofrece el gobierno para estudiar, te convierte en un esclavo del estado hasta que lo devuelvas. Es prácticamente inviable devolver el préstamo con un sueldo que no sea del país.

Así que los que hacen esos estudios sobre el mejor país para vivir, que se vayan a vivir una temporadita a los países que incluyen en la lista.

Ruta trineo de perros: Harkinn (Aurora boreal)

Sólo un becario ICEX y muy pocos elegidos pueden asumir gastar una pasta gansa en un viaje que puede que no aporte nada. En el que vas a ir a una pequeña ciudad del norte (y tal vez sin nada de interés) que apenas tiene horas de luz, puede que haga un frío inaguantable, con una previsión meteorológica bastante mala, se haga una actividad que sea aburrida, e incluso el principal objetivo (ver la aurora boreal), sea sólo una remota posibilidad que depende de tantos condicionantes que resulte casi una misión imposible.

Y tras esta épica apertura de post, que no sirve nada más que para dar envidia a los envidiosos, paso a relatar la primera ruta en modalidad trineo de perros sobre nieve en la oscuridad de la noche. Y supongo que la última 🙂

Perros descansando

Los perros preparados para tirar

Contratamos el paseo en perros con la empresa Lyngsfjord Adventure, descubierta a través de la web de turismo de Tromsø. Escogimos la opción de 7 horas porque la diferencia de precio era muy pequeña respecto a la de 3 horas y media. De este modo, sin saberlo, habí­amos quitado uno de los problemas que no dejan ver la aurora boreal; el cielo nublado. Mientras en Tromsø el cielo estaba completamente nublado, la actividad se desarrollaba en un lugar a hora y media de la ciudad, muy cerca del punto en el que se unen las fronteras de Noruega, Suecia y Finlandia. Cerca de una zona llamada Harkinn y en los alrededores del rí­o Finndalselva.

Los perros

Los perros estaban muy acostumbrados a las personas

Muchos os preguntaréis por qué pongo esto como ruta y encima tengo la jeta de poner un track del GPS, si esto es un paseo en el que tu vas sentado tranquilamente en el trineo tirado por perros, mientras el guí­a te lleva por una zona con nieve. Ésa era la idea que tení­amos nosotros también, pero cuando llegamos al lugar donde estaban atados los perros y los guí­as empezaron a explicarnos el funcionamiento del trineo, empezamos a cambiar de parecer. Pero, incrédulos de nosotros, todaví­a pensábamos que formaba parte de la explicación del entrenamiento sami de los perros que se supone que entraba dentro de la actividad.

Cuando los guí­as nos indicaron que tení­amos que ir en parejas, uno subido sentado en el trineo y el otro en la parte trasera, ya nos dimos cuenta de la realidad; íbamos a conducir los trineos nosotros mismos. Entonces empezaron los nervios por no estar seguros de haber entendido bien las instrucciones.

Salvo el pequeño caos inicial, una vez cogido el truco, es muy fácil controlar la velocidad de los perros con el freno. Formamos una comitiva de seis trineos, estando el primero y el último llevados por guí­as.

Montados en el trineo

Montados en el trineo y posando para la posteridad

Yo conduje la primera parte del recorrido, precisamente la que tení­a más pendiente de subida, mientras el amigo Vaquero iba sentado plácidamente en el trineo. Lo de plácidamente es un decir, porque choqué el trineo contra unos cuantos árboles hasta que más o menos pude controlarlo decentemente. La verdad es que se merecí­a eso y mucho más. Si me quedaba montado en el trineo mientras subí­amos una cuesta, los perros se paraban, así­ que directamente en las cuestas tení­a que echar el pie a tierra y correr empujando el trineo para ayudar a los perros.

Afortunadamente luego intercambiamos los puestos y pude descansar mientras disfrutaba del paisaje nocturno sentado en el trineo.

Después de casi 2 horas de paseo, llegamos a una especie de campamento lapón, en el que nos sirvieron un guisado de reno tí­pico de la zona para reponer fuerzas. El tentempié estuvo constantemente interrumpido por las salidas fuera de la tienda para poder contemplar la aurora boreal, algo que muy pocas personas en el mundo tienen la ocasión de ver y que difícilmente se podrá olvidar.

Aurora boreal

Descargar track

Göteborg (Suecia)

Este fin de semana pasado ha tocado ir de visita turística a Suecia, aunque para algunos ha sido más turística que para otros. Sin duda, para empezar, Göteborg no ha sido mala opción, más al sur que el resto de ciudades cercanas y con un supuesto mejor tiempo que Oslo.

Lo que resulta chocante es que en esta ocasión, además de conocer al grupo de turno de españoles en la ciudad, hemos conocido a un grupo de argentinos muy peculiar y divertido. De hecho el viernes, nada más llegar, estuvimos en una fiesta en casa de uno de ellos.

Todos los becarios que estamos ahora en Oslo currando para la embajada

En cuanto a Göteborg, aprovechamos la red de carriles-bici que tienen para visitarla. Aunque no soy muy partidario de dichos carriles, tengo que decir que éstos si que me convencieron bastante, no eran los típicos marginales a un lado de la carretera que muchas veces suponen una desventaja, sino que eran vías separadas del resto completamente. En la foto inferior puede verse la carretera para los coches a la izquierda, a la derecha la acera peatonal y por el centro el carril-bici.

Un carril-bici de los muchos que hay por toda la ciudad

La ciudad en sí no tiene catedrales espectaculares ni edificios impresionantes, pero me gustó su estilo sueco y sobre todo sus parques, que al estilo de moda últimamente en Europa, son verdaderos bosques.

Estanque en mitad de un parque (yo más bien diría bosque)

Y aquí están nuestros amigos los flamencos todoterreno, soportando temperaturas imposibles

También las calles comerciales rebosan vida los sábados y domingos, a diferencia de otras ciudades escandinavas. Pero lo más importante de Göteborg es su industria (Volvo tiene su sede ahí) y el puerto, el más grande de Escandinavia y el único cuyas aguas no se hielan en invierno.

Una parte del puerto de Göteborg

El estadio de fútbol, con una forma muy peculiar

Otra de las joyas de Göteborg es su