Archivo de la etiqueta: tiempo

Skjeggedal – Trolltunga

Durante el verano pasado estuvimos en una boda de un amigo en Stavanger y aprovechando que era verano y todavía me quedaba por visitar otra de las maravillas naturales de Noruega como es Trolltunga, planeamos la excursión a dicho lugar. No era la primera vez que había intentado ir allí, pero la vez anterior no había planificado bien el tiempo e íbamos muy justos, así que tuvimos que descartarlo para hacer cosas similares. Esta vez había tiempo de sobra y era nuestro único objetivo, así que podíamos tomárnoslo con calma.

El objetivo inicial era aproximarnos a Skjeggedal por la tarde, acampar allí y al día siguiente hacer la excursión madrugando debidamente. El problema fue que al llegar a Skjeggedal, nos dijeron que no estaba permitido acampar, así que hubo que variar el plan para hacer la primera parte de la ascensión (la más dura) ya muy tarde pero todavía con luz. Lo bueno del verano en Noruega es que hay muchas más horas de luz. Pero no quitaba para tener que hacer una ascensión de casi 700 metros cargados con todas las cosas que teníamos pensado haber dejado abajo.

Una vez elegido el sitio en un lugar más o menos llano, empezamos a montar la tienda deprisa y corriendo ya que la luz se empezaba a ir. De otras experiencias con la tienda en Noruega ya sabía que lo principal era que no se colasen los mosquitos, sobre todo sin luz para luego poder cazarlos dentro.

Campamento

 Foto de la mañana siguiente de cómo quedó la tienda

Aproximadamente a las 23.30 ya había anochecido pero nosotros estábamos guarecidos en la tienda comiendo la cena, pero nos faltaba agua. A pesar de estar oscurísimo y solo disponer de una pequeña linterna en mi llavero, salí al encuentro de agua corriente. En este país no es muy complicado encontrarla así que tenía la esperanza de no estar mucho tiempo de paseo nocturno. Guiándome por el oído me acerqué hasta un riachuelo y cargué todas las botellas que llevaba.

Después de una noche de plácido sueño y algún que otro ronquido, nos levantamos pronto para aprovechar el día. Todavía estaba amaneciendo y nuestra tienda estaba en sombra así que el frescor se hacía notar. La ventaja de habernos quitado de encima esa primera parte y caminar sin apenas carga se agradeció durante la jornada. El comienzo de la ruta discurre por una canal sombría que poco a poco fue llenándose de los primeros rayos de sol y dejándonos una vista espectacular del valle donde teníamos nuestra tienda.

Subida a Trolltunga

Cuesta y valle donde plantamos la tienda

Tras el primer escollo, prácticamente se camina en llano, al borde de las altas paredes que encierran al lago Ringedalsvatnet. Ese largo paseo hasta Trolltunga está lleno de paisajes espectaculares mires donde mires y como puede apreciarse en las fotos, el tiempo acompañó.

Vistas del lago

 Primeras vistas de Ringedalsvatnet

Aún estando en agosto, es complicado tener días tan buenos como el que tuvimos, se puede decir que fuimos afortunados.

Trolltunga

Buen tiempo + buenas vistas = gran foto

Además durante todo el paseo, cargamos con un tupper lleno de muffins de la boda del amigo que contaba al principio. Dimos buena cuenta de ellos cerca de la roca después de los bocadillos que nos metimos entre pecho y espalda.

Muffins en Trolltunga

La prueba de que cargamos con los muffins

Para el camino de retorno, lo hicimos exactamente por el mismo lugar, disfrutando nuevamente de las vistas aunque con un poco de miedo por las nubes que comenzaban a aparecer.

Camino de regreso

Camino de vuelta hacia la tienda

 

Lago con nubes

 Riachuelo desembocando en el lago

En uno de los numerosos ríos y lagos del camino, nos dimos un bien merecido baño. A tiempo porque después las nubes cubrieron todo e incluso llovió brevemente. Así es el clima en Noruega, impredecible.

Secando toalla

Secando la toalla después del baño

Una vez en la tienda y tras descansar un rato, desmontamos todo y descendimos hasta el coche bastante penosamente. Prácticamente caminamos durante todo el día y tener que portear la tienda al final de la jornada se hizo muy pesado.

Descenso cargados

Cargando la tienda y demás cosas en la bajada hasta el coche

Otra marca más que pongo en mi lista de cosas pendientes por hacer en Noruega. Cada vez quedan menos.

Descargar

Nordmarka Skogsmaraton

El 16 de junio corrí la Nordmarka Skogsmaraton, una carrera que discurre por los bosques de los alrededores de Oslo por los que tantas veces he esquiado, caminado o ido en bici. Esta vez tocaba correr.

Era mi primera maratón de montaña o no urbana. Mejor llamarlo de la segunda manera porque no era muy complicada técnicamente salvo un tramo de dos o tres kilómetros en el último tercio de la carrera.

Había estado muy pendiente del parte meteorológico porque estaban previstas fuertes lluvias durante esos días y tenía la esperanza de que cambiase en el último momento. Iluso… Con una pequeña mochila llena de ropa para cambiarme si llegaba muy empapado después de la carrera y armado con mi fiel paraguas, fui a la zona de salida mientras caía un chaparrón de los que mejor llevar piragua en lugar de paraguas. Me refugié en los vestuarios de la Norges Idrettshøyskole que habí­an abierto para nosotros y allí­ hice tiempo hasta que llegó la hora del pistoletazo.

Dudé si llevar la chaqueta de agua porque en el momento de la salida hasta hací­a sol y no me gusta cargar con cosas innecesarias mientras corro. Un ataque de prudencia hizo que me decidiese a llevarla y fue muy acertado.

Mi objetivo era terminar, así­ que mi estrategia de carrera fue muy conservadora. Me enfrentaba a 42 kilómetros con algo más de 700 metros de desnivel positivo que se concentraban básicamente en los primeros 30, normal que estuviese un poco asustado. Mantuve un ritmo bastante lento para evitar que la subida constante me cargase los músculos en exceso, procuraba no pasar de las 160 ppm.

Tan lento fuí­, que al llegar al punto más alto de la carrera en Hakkloa, iba rodeado de abuelos y gente con algo de sobrepeso. Pero llevando recorridos 30 kilómetros durante aproximadamente 3 horas y a un ritmo tan cómodo, estaba fresco y con confianza, así­ que apreté a mi velocidad normal de carrera. A esa distancia es cuando la gente empieza a bajar el ritmo o se empiezan a parar porque llegan al muro. Yo les pasaba incrementando la velocidad más y más. He descubierto que las bajadas se me dan muy bien sea como sea el terreno.

En cuanto a la lluvia, menos mal que cargué con la chaqueta porque tuve que ponérmela no mucho más tarde, con una lluvia fina y constante que de vez en cuando y sin previo aviso se convertí­a en una cortina de agua que te empapaba. Me decí­a a mí­ mismo que mientras no parase de correr, no me iba a quedar frí­o.

Toda la carrera discurre por un camino bastante ancho excepto por el tramo que comentaba al comienzo del post. En ese tramo yo ya estaba en todo mi apogeo kamagra España cialis original kamikaze de la parte final de carrera y a pesar del barro, la lluvia, las raíces de los árboles, los grandes pedruscos resbaladizos y la estrechez del camino, adelantaba a todo el mundo como alma que lleva el diablo. Creo que el resto de corredores fliparon bastante conmigo porque al llevar la chaqueta puesta, no tení­a el dorsal visible y lo mismo se pensaban que era un troll del bosque que vení­a para fastidiarles la moral.

Los últimos kilómetros fueron de bajada brutal porque habí­a que descender todo lo que se habí­a subido durante el resto de la carrera. Para los 5 kilómetros finales llevé un ritmo de casi 13 km/h.

El avituallamiento durante la carrera estuvo genial, con agua, bebidas isotónicas, plátanos, uvas pasas y cola en los puestos finales. Llegué a la meta muy bien, me regalaron una taza muy bonita con el logo de la carrera y me dediqué a estirar. Apenas tuve agujetas en los días siguientes ni molestias de ningún tipo.

Como no hay fotos mí­as, pongo una crónica de la carrera en noruego donde hay unas cuantas fotos de participantes y que se vea el nivel de mojadura que llevábamos. Fue todo un acierto llevar toalla para secarme y ropa de recambio 🙂

Estadísticas de la carrera

Oslo Sentrumsløpet

A finales de abril participé en una carrera de 10 kilómetros que discurre por el centro de Oslo, la Sentrumsløpet. Era la primera vez que corrí­a una 10k y no me sentí­a muy preparado para ello. Estoy acostumbrado a la larga distancia, a llevar ritmos bastante cómodos y a aguantar corriendo durante muchas horas. Además no habí­a empezado a entrenar en serio hasta hací­a relativamente poco tiempo. De todos modos mi objetivo era hacerlo en 40 minutos aproximadamente, que no es una mala marca.

El alcalde de Oslo a punto de dar el pistoletazo de salida

El alcalde de Oslo huyendo de la estampida

Fuí bastante optimista con los cálculos porque desconocí­a el perfil de la prueba y no sabí­a que la primera mitad es todo cuesta arriba. A eso hay que sumarle que aunque habí­a distintos grupos que salí­an distanciados dependiendo del tiempo que iban a hacer y yo me puse en el correcto, delante mí­o habí­a muchí­sima gente haciendo tapón. Y la primera parte del recorrido no te permití­a adelantar por lo estrecho del mismo. Fue a partir del segundo kilómetro cuando ya pude tener un ritmo más ligero, aunque eso sí­, con las pulsaciones disparadí­simas. Corrí­ prácticamente durante toda la prueba por encima de mis pulsaciones máximas, aunque es posible que no estén calculadas correctamente porque no deberí­a haber aguantado tanto tiempo.

Conseguí­ terminar en 45 minutos y por el camino vi a mucha gente resoplando, parándose y hasta devolviendo. La gente no conoce sus lí­mites…

En la meta habí­a agua y bebida energética, aunque estaba rebajadí­sima con agua y apenas tení­a sabor. No hubiesen estado de más unos plátanos para después. Para lo que cuesta la carrera, deberí­a haber eso como mí­nimo. Entregaban una medalla a todos los que llegasen.

Podéis ver todas las estadí­sticas en esta página.

Repaso general

Hace ya algo más de tres meses de mi último artículo en el blog. No es que no me hayan pasado cosas, o que no siga teniendo ideas o pensamientos que merezcan la pena ser plasmados aquí. Creo que simple y llanamente, de todo el proceso que conlleva parir una idea sobre un artículo hasta que le doy al botón de “Publicar”, la última parte se me atraganta. Será cosa de la motivación.

Si nos ponemos a revisar artículos del blog, se pueden distinguir claramente grupos muy bien definidos en cuanto a temática en un lapso de tiempo determinado. En esos períodos de tiempo, escribo sobre lo que me interesa puntualmente, algo en lo que estoy muy metido.

Tal vez por eso ahora no escribo nada. Tengo muchas ideas, de temas muy distintos, pero nada en concreto que desplace a todo el resto de temáticas y me llene de verdad. Se podría decir que estoy en una época de monotonía. O una época de indecisión. En la que a pesar de tener un montón de opciones, no me decido a darlo todo por una de ellas.

Así que me dejo llevar…

Viaje a Kenya: Watamu

El último fin de semana en Kenya fue de relax. De muchísimo relax. Volamos desde Nairobi a Malindi y una vez allí fuimos en matatu hasta Watamu, un pequeño pueblecito algo más al sur y que no está tan masificado como Mombasa. Al llegar al aeropuerto y abrir la puerta del avión se notaba la tremenda humedad y el calor que hacía en comparación a la capital. Se sentía que estábamos al lado del mar.

Vista de la playa de Watamu

Un nativo vestido de Maasai

Habíamos alquilado una casa entre todos donde también venía incluído el staff (cocinero, vigilante, encargado del jardín y limpieza), todos ellos una gente muy simpática. El ambiente invitaba a relajarte y no hacer nada, únicamente comer, tostarte al sol y dormir. Nunca me ha gustado el calor húmedo, pero al cabo de un rato te acostumbrabas y te dejabas llevar. Se estaba tan bien…

Entrada a la casa

Salón interior de la casa

Una de las habitaciones

La casa no tenía ventanas porque nunca hace calor y las mosquiteras evitaban que los mosquitos nos comiesen por la noche. Las sábanas tampoco eran necesarias.

Vista del jardín desde el balcón

Piscina a todo lujo

Vista nocturna de la piscina

La estancia de fin de semana se me hizo cortísima. Podría haber estado todo un mes con ese estilo de vida, pero con un día o dos más, la sensación habría sido otra. Tocaba abandonar Kenya y se podía decir que habíamos hecho todo lo típico del país en un tiempo récord. Tal vez demasiado poco tiempo.

Oslo Maraton 2011 (Carrera)

¡Yepa! Esto va una semanita tarde pero estaba esperando a la inspiración y a tener todo el material disponible porque no quería estar goteando datos constantemente. Lo primero de todo: ¡terminé! Hice un tiempo de 3:44:46, lo cual son 23 minutos menos que el año pasado, pero 24 más de los que tenía pensado hacer éste. Hay que recordar que mi objetivo eran 3 horas y 20 minutos. Y eso deja con un sabor agridulce bastante extraño.

Veamos si alguien me encuentra entre toda esta gente…

Empecé en la segunda oleada y no pude acercarme a las liebres de 3:30 o 3:45 antes del pistoletazo de salida por la cantidad de gente que había. Los primeros  6-7 kilómetros estuve yendo a un ritmo un poco inferior del de carrera y adelantando a muchísima gente por haber salido tan atrás. En el primero puesto de avituallamiento hubo un poco de caos por el cuello de botella que se formaba, pero seguí adelantando gente. Me encontraba muy bien e iba dentro de los tiempos planeados.

Llegué a la distancia de media maratón muy bien, fresco como una lechuga y con ganas de seguir. Sabía que esta vez el “muro” iba a llegar en todo su esplendor y estaba algo pendiente de ello. Aproximadamente en el kilómetro 28 bajé un poco el ritmo para que no fuese demasiado fuerte, pero creo que eso daba igual. Aun así me encontraba posicionado entre las liebres de 3:15 y 3:30 (más cerca de la segunda que de la primera) con lo que todo iba segun lo previsto.

Esta foto es del km 31, en el que todavía me encontraba muy bien

Fue en el kilómetro 33 donde noté una falta de fuerzas total y un montón de pensamientos negativos que me inundaban. Estaba sintiendo el famoso “muro” y aunque es mi segunda maratón, la sensación era nueva. Sabía que en este momento tienes que tirar de motivación y ser positivo porque el cuerpo hace todo lo contrario para que pares y dejes de torturarlo. Sabía lo que hacer, pero no podía ser positivo. De todos modos seguí corriendo aunque el ritmo iba siendo cada vez más lento como puede verse en la siguiente tabla y en la gráfica.

PuntoTiempomin/kmkm/hTiempo vueltamin/kmkm/h
5 km0:24:494:5812.090:24:494:5812.09
14 km1:09:114:5712.140:44:234:5612.17
18 km1:29:224:5812.090:20:115:0311.89
19,5 km1:36:394:5812.110:07:174:5212.37
26,1 km2:11:115:0211.940:34:335:1411.47
35,1 km3:01:275:1111.610:50:165:3610.74
39,1 km3:25:065:1511.440:23:405:5510.15
40,6 km3:34:125:1711.360:09:076:159.62
42,195 km3:44:465:2011.260:10:346:289.29

 

Hacer click para ver la gráfica más grande

La distancia hasta el último punto de avituallamiento en el kilómetro 39 se me hizo eterna y esos dos últimos kilómetros hasta la meta fueron un sufrimiento continuo. Sé que era más bien psicológico porque aunque a ratos me daban calambres en una de las piernas, otras veces conseguía sobreponerme y recuperar mi ritmo de carrera normal. Los dos últimos kilómetros sí que fueron horribles. Daban ganas de parar y terminar la carrera andando, pero con el apoyo de algún otro corredor y un último esfuerzo llegué a la meta.

En la llegada a la meta intenté llegar lo más digno posible

Terminé feliz, pero no tanto como el año anterior porque mi objetivo había quedado bastante lejos a pesar de bajar tanto la marca. Estaba seguro que lo podía haber hecho aun mejor. Es curioso porque lo primero que dije a mis amigos al acabar fue “no dejéis que me apunte el año que viene” y al día siguiente ya tenía ganas de volver a correr.

Comprobando si la medalla era de metal

Es curioso porque siempre sale alguien arrastrándose en las fotos de meta

El sufrimiento personificado

Tardé mi buena media hora en ser capaz de calmar las pulsaciones que llevaba aceleradísimas, me costó muchísimo sentarme en el césped para estirar y más aún volver a levantarme. Pero después de ese espacio de tiempo en el que estaba completamente vulnerable me encontré mucho mejor e incluso hasta tuve hambre. Me comí dos plátanos y bebí un montón de líquidos. ¡Hasta me animé a ir andando a casa! Y eso que es una media hora aproximadamente.

La recuperación fue genial. El segundo día ya fuí a dar un pequeño paseo corriendo para quitar las pocas agujetas que me quedaban y al día siguiente desaparecieron. Sin duda lo mejor de haber entrenado tanto es que la recuperación ha sido muy rápida.

Ahora que ya está hecho, pretendo no volver a competir en maratones, pero es difícil de decir. A veces me levanto con serias dudas sobre por qué no hacerlo. El único motivo que tengo es que consume muchísmo tiempo y esfuerzo. La recompensa merece la pena, pero… ¿tanto? Ya se verá.