Archivo de la etiqueta: alpino

Esquí alpino en Norefjell

Otra de las pistas famosas de Noruega es Norefjell, de las más cercanas a Oslo que hay y que se aprovechó como pista olímpica en el 52 para los juegos de invierno. El día que fuimos a esquiar lo decidimos a última hora y más me valdría no haber ido.

Parte de las pistas del resort

Yo ya iba arrastrando un catarro bastante fuerte que amenazaba anginas inminentes, así que fuí un poco con miedo porque no daban precisamente buen tiempo. Y así fue. Nos comimos un temporal bastante grande que evitó que subiésemos más allá de la mitad de las pistas, aunque una vez nos animamos y lo hicimos hasta arriba. Fue un error bastante grande porque había una ventisca y un frío increible. Además yo iba con gafas de sol en lugar de llevar unas de ventisca que protegen mucho más la cara y los ojos. Entre la niebla y la nieve, no se podía distinguir nada. Hacía muchísimo tiempo que no experimentaba la sensación de no saber dónde empieza el cielo y dónde la tierra, cuando todo es blanco a tu alrededor.

Atardecer en las pistas de Norefjell

Pero aprovechamos el día lo que pudimos, lo cual tampoco estuvo tan mal, pero la próxima vez me aseguraré de que hay un pronóstico de tiempo bueno.

Esquí alpino en Hemsedal

Hace un año que probé el esquí alpino por primera vez, como ya relaté en un post anterior. Fue en Lillehammer, una de las mejores pistas de Noruega, así que este año tocaba repetir en otra de las pistas más frecuentadas por los noruegos, en Hemsedal.

Lo primero que hicimos nada más empezar fue subir a lo más alto de las pistas para ver el panorama. No había ni una sola nube en el cielo así que el paisaje iba a merecer la pena.

No fuimos lo únicos en tener la idea de disfrutar de las vistas

Esto es lo que se podía ver desde lo alto

A continuación nos dedicamos a pasar el día subiendo y bajando como posesos, cada vez yendo a pistas de más nivel. Tengo que decir que las pistas verdes aquí podrían ser perfectamente rojas en España. Cuestiones de vivir en un país de nieve…

Los noruegos también disfrutaron de lo lindo de las buenas condiciones

Lo único malo que le vi a la estación, es que en ningún momento hay sol pegando directamente en la pista y con el vientecillo que se levantaba de vez en cuando, se echaba en falta.

Pero sabíamos que el sol estaba por ahí y siempre íbamos a buscarlo

Después de dos días esquiando tantas horas, he avanzado un montón en técnica y en quitar el miedo a las pendientes más bestias. Incluso me animé a dar un pequeño salto aunque ya podéis imaginaros el final.

Quizás la próxima vez no me pegue una piña tan grande. Todavía me pregunto por qué levanté el esquí izquierdo hasta más arriba de mi cabeza. Psé.

Más paisajes nevados, será por nieve…

Pensándomelo antes de tirarme por una pista roja con montón de hielo

Total, que me lo pasé como un enano y ya estamos planeando hacer otro fin de semana como este. Quizás volver a Lillehammer sea la mejor opción.

Ruta esquí: Voksenkollen – Tryvann – Ullevålseter – Sognsvann

En esta ocasión fuimos a lo fácil, que es bajar casi todo el rato. Pero fue así porque hubo un pequeño grupo de novatos que quiso probar las excelencias del esquí de fondo. Del grupo de comienzo, que resultó ser de doce personas, solo hicimos la ruta completa cinco. No es que fuésemos dejando a la gente moribunda al lado del camino, sino que por diversos motivos fueron abandonando y volviendo al punto de partida.

Fue en Tryvannstua donde los últimos que quedaban dieron media vuelta, lugar desde el que había una vista muy buena de las pistas de esquí alpino.

Las pistas de esquí de Tryvann

Durante el resto del tiempo me dediqué a disfrutar de las bajadas, a sacar fotos y a disfrutar del paisaje que, con las nevadas de los días anteriores, estaba más bonito que nunca.

Un poco más adelante de Tryvannstua

Aquí van mis dos modelos para la foto en plena competición 😀

Descargar track

Comienza la temporada de esquí

Después de un tiempo de inactividad más que justificado y merecido, espero poder empezar a publicar artículos más o menos decentes y esta vez manteniéndome aún más en mi línea. Es decir, poniendo lo que me dé la real gana 🙂

Se puede decir que ya ha empezado la temporada de esquí hace tiempo y yo esté año la estrené en España. Los días de Navidad que pasé por allá conseguí escaparme para ir a Alto Campoo a tirarme cuesta abajo y que te suban en máquinas de nuevo hasta la cima, menuda vagancia.

Los cuatro esquiadores casi profesionales

El día estuvo genial a ratos. Cuando menos lo esperábamos aparecía una niebla increíble que no te dejaba ver nada, pero siempre podías cambiar a otra pista en la que se bajaba sin problemas.

Lo dicho, empezaré a escribir posts relacionados con el invierno en Noruega, que ya he hecho alguna que otra rutilla por Oslomarka y puedo decir que todo sigue igual.

Este post va dedicado a Íñigo por llevarnos en su Batmóvil y grabar el pedazo de vídeo que pongo a continuación.

Esquí alpino en Lillehammer

Aprovechando la visita de los becarios de Informática de Bruselas, Roma y Ankara, fuimos a la sede olímpica del 94 (Lillehammer), y una de las pistas de esquí alpino más populares de Noruega (Hafjell).

Lillehammer

Pista de esquí alpino en Lillehammer

Era la primera vez que practicaba el alpino, aunque la teoría dice que el equilibrio del de fondo, ya lo tengo. De la teoría a la práctica va un rato, así que unas cuantas buenas piñas sí que cayeron, pero menos de las que esperaba, la verdad.

Esquí alpino

Parece que controlo, ¿eh?

Acabamos todos destrozados, pero mereció la pena el madrugón a las 5:30 de la mañana y la carrerita matutina para coger el tren una hora más tarde.