Archivo de la etiqueta: anginas

Esquí alpino en Norefjell

Otra de las pistas famosas de Noruega es Norefjell, de las más cercanas a Oslo que hay y que se aprovechó como pista olímpica en el 52 para los juegos de invierno. El día que fuimos a esquiar lo decidimos a última hora y más me valdría no haber ido.

Parte de las pistas del resort

Yo ya iba arrastrando un catarro bastante fuerte que amenazaba anginas inminentes, así que fuí un poco con miedo porque no daban precisamente buen tiempo. Y así fue. Nos comimos un temporal bastante grande que evitó que subiésemos más allá de la mitad de las pistas, aunque una vez nos animamos y lo hicimos hasta arriba. Fue un error bastante grande porque había una ventisca y un frío increible. Además yo iba con gafas de sol en lugar de llevar unas de ventisca que protegen mucho más la cara y los ojos. Entre la niebla y la nieve, no se podía distinguir nada. Hacía muchísimo tiempo que no experimentaba la sensación de no saber dónde empieza el cielo y dónde la tierra, cuando todo es blanco a tu alrededor.

Atardecer en las pistas de Norefjell

Pero aprovechamos el día lo que pudimos, lo cual tampoco estuvo tan mal, pero la próxima vez me aseguraré de que hay un pronóstico de tiempo bueno.

Puesta al día

Hace unas cuantas semanas que no escribo frecuentemente. Aunque he publicado un post deprisa y corriendo para no dejar esto abandonado del todo, el listón ha bajado bastante. Esta vez tengo excusa, así que aprovecho para contar por encima lo que ha pasado en este tiempo.

Justo al acabar el fin de semana en el que me visitaron los becarios de Informática de varias ciudades y fuimos a hacer esquí alpino a Lillehammer, me empecé a encontrar mal. Fui empeorando cada vez más, hasta que después de una noche horrible con más de 40 de fiebre, fui al médico y estuve 10 días drogado a base de tortillas de antibióticos y paracetamol. Primer premio: infección bacteriana en las amígdalas. Anginas.

No sé dónde lo pillaría, pero haber estado la semana anterior con un amago de gripe y ese mismo puente pasarlo apenas sin dormir, esquiando, yendo a tirarme en trineo a Korketrekkeren y saliendo de fiesta, no ayudó nada de nada.

Mis planes para empezar el entrenamiento de fondo físico en estas fechas se han ido un poco al traste. La forma que había cogido entre el gimnasio y el esquí de fondo me había dejado en buenas condiciones, pero ahora tengo que empezar casi desde el principio. Aunque esto no va a detenerme ni mucho menos. Pienso intentar subir las 20 montañas más altas de Noruega aprovechando que están casi todas muy cerca y en un solo día puedo hacer varias cumbres.

Durante este tiempo también he aprovechado para avanzar un poco más con el esquí alpino. Ya puede decirse que sé esquí básico 😛

Otra de las cosas malas que me han pasado en este tiempo, ha sido que me han chorizado la bici. Tenaza a la cadena y adiós muy buenas. Me fastidia porque acababa de sacarla de la cueva la semana pasada aprovechando que ya hace mejor tiempo. Ya no podré disfrutarla.

Y sin más, hoy me voy a Islandia, a pasar la Semana Santa conociendo ese extraño país. Y también relajándome un poco, qué narices 🙂

Esta tarde estaré en la Laguna Azul.

Laguna Azul

Vista del spa de la Laguna Azul