Archivo de la etiqueta: becarios

Praga y Düsseldorf conquistan Oslo

El fin de semana pasado nos visitaron los becarios de Praga y Düsseldorf. Como no hay mucho que contar (no es que no fuese divertido :D), pongo directamente las fotos.

El batallón de becarios

Toda la tropa de becarios ICEX que nos reunimos en Oslo

Puesta de sol en Aker Brygge

Foto artística en Frognerpark

La misma puesta de sol en Frognerpark, ese dí­a duró mucho

Y aquñi­ surge la eterna pregunta, si la foto está bien por el modelo, el paisaje o la fotógrafa 😀

Sin más, saludos a los que os pasasteis por aquí­, espero que nos veamos todos pronto.

Viaje a Düsseldorf

Como ya dije en un post anterior, nos fuimos a Düsseldorf a pasar el fin de semana. Jesús ya ha comentado la jugada en su blog, pero yo también tengo cosas que decir.

Puede que el vuelo saliese barato, pero los aeropuertos de Ryanair ya se sabe que están a tomar por saco de la ciudad que venden como destino. Así­ que hay que pagar autobuses o trenes que hacen aumentar el precio del viaje. En el caso de Oslo, el aeropuerto de Torp está a una hora y 45 minutos en autobús, o sea, que poco más y llegamos a Alemania en él. También se añade el tiempo para ir de Weeze (verdadero destino del vuelo) a Düsseldorf en tren o bus, una hora y poco.

Vista desde el puerto de Düsseldorf, muy cerca del ayuntamiento

Yo ya habí­a estado antes en Düsseldorf, hace ya más de un año, cuando estuve de beca en Lieja. Por lo que no me interesaba precisamente por turismo, más bien por conocer la noche y a los becarios de la ciudad. Kk’dorf, como algunos la llaman, tampoco tiene mucho que ver, pero es una ciudad que no está de más visitar, sobre todo por encontrarse en una de las regiones más pobladas del planeta.

Edificio con personajillos trepando por la fachada

Uno de los edificios diseñados por Frank Ghery

Fue una pena no ir un par de semanas más tarde, cuando estuviesen montados los tí­picos mercados navideños alemanes que a mí­ me encantan, pero el viaje habrí­a sido más caro. De todos modos ya habí­a montados varios puestos, pero no es lo mismo verlos sin la iluminación y el ambiente de la gente bebiendo Glühwein.

Otra de las cosas que hicimos fue comer como cerdos, nunca mejor dicho. Yo me comí­ la cosa con un nombre impronunciable que está debajo de estas lí­neas que espero alguien ponga en los comentarios jejeje. Fue duro pero me comí­ todo, con pure de patatas y ¿cebollas fritas? La verdad es que no sé qué comí­, me dejé convencer por la camarera sin dudar.

La cosa mutante del restaurante alemán

Y nada, todo lo demás fue fiesta alemana, cervezas, cócteles, cachimbas y vete a saber qué más.

Haciendo un poco el tonto para variar

Todo el grupo de becarios brindando con cerveza buena y barata 😀

Como bien dice Jesús en su blog, les agradecimos ser tan buenos anfitriones, y este fin de semana nos toca serlo a nosotros, esperamos estar a la altura y que el frí­o les dé un poco de tregua porque han previsto -5ºC, algo que a mí­ no me asusta. Veremos que tal se da la visita de praguenses y düsseldorfianos a tierras osloides. ¿Alguien sabe el gentilicio de Düsseldorf y de Oslo? De Oslo no vale decir osleño porque suena a isleño.

Actividades en el curso de Madrid

Con cuatro semanas de curso ya pasadas y volviendo la vista atrás, te das cuenta que el curso en sí no vale para mucho, salvo para una única cosa: saber por encima lo que vas a hacer en la oficina comercial. En cuanto al tema técnico o profesional, no lo hemos aumentado para nada y no creo que aprendamos demasiado en destino tampoco. Por lo tanto, aunque ya tenía la clara sospecha de todo ello, ahora sí puedo confirmar que la Fase I en la oficina será algo así como unas vacaciones pagadas por el Estado, en las que hay que intentar que la infraestructura informática del ICEX no se desmorone. Actuaremos al nivel más básico, sobre todo atendiendo las consultas de los usuarios, porque administrar servidores… lo justito, casi todo se hace en remoto desde Madrid.

Afortunadamente, pese al aburrimiento que produce en ocasiones el curso, lo mejor es sin duda conocer al resto de becarios de Informática y la cantidad de actividades que se hacen. Las hay para todos los gustos y colores, desde pachangas de fútbol y baloncesto, escalada, squash o paintball, hasta los fiestones destructivos que se organizan muy a menudo.

Un grupete de becarios ICEX armados hasta los dientes

Toda esta parte de la beca me recuerda al primer mes en Bruselas, en el que no se tiene ninguna preocupación más que el curso, comer y dormir. Puede que no sea igual del todo, porque en Bruselas congenié perfectamente con todos los del grupo, mientras que aquí, al ser tantos, es bastante difícil hacerlo. Pero ya se va descubriendo la gente que merece la pena y la que no. Normalmente en este tipo de becas, casi toda la gente es parecida, no nos importa conocer gente nueva y pasarlo bien aunque sea con desconocidos. Todos confiamos en todos.

En cuanto a mí, empiezo a tener mono de subir montañas, ya he empezado a plantear a gente del curso subir a Peñalara y pasar el día por la zona, que debe ser muy bonita. También estoy organizando el segundo ataque del año a Torrecerredo. Sé que ya dí por terminada la temporada de este año en Picos, pero esa montaña ha sido una espinita que se me ha quedado clavada y tengo que sacar. Así que posiblemente sacrifique uno de los pocos días que tengo libres antes de ir a destino para ir de montaña.