Archivo de la etiqueta: cain

Ruta: Pandecarme – Vegarredonda – La Fragua – Jou Santo – El Boquete – Canal de Mesones – Caín – Poncebos

En otro de los pocos acercamientos que he tenido al Macizo Occidental de Picos de Europa, enclavado prácticamente en su totalidad dentro del Principado de Asturias, se demostraron varias cosas. La primera es que el mono de montaña puede hacerte andar más de la cuenta en ciertas ocasiones. Y la segunda, que 3 kilos menos de peso no parecen mucho, pero ayuda a subir más rápido algunos tramos.

Salimos del aparcamiento que hay en Pandecarme bastante prontito y con un fresco que te hacía andar más rápido de lo normal. Además notaba que el frescor mañanero me estaba afectando a mi catarro más de la cuenta. Siendo un poco escatológico, se podía decir que era una pequeña fuente de mocos en movimiento.

Pero una vez llegados a la Vega la Peña, el sol empezó a hacer aparición y los rayos de sol se agradecieron.

Vega la Piedra

La Vega la Piedra, uno de los primeros paisajes que se pueden ver

Ya desde muy temprano, empezamos a ver la silueta de Torre Santa de Castilla, una vista a la que no estoy muy acostumbrado, porque siempre que la diviso es desde el Macizo Central. Tomamos la montaña como referencia, debíamos llegar hasta su base, aunque no subiríamos porque hacen falta conocimientos y equipo de escalada para hacerlo.

Torre Santa de Castilla

Al fondo, detrás del paisaje verde, la silueta de Torre Santa de Castilla

Llegando a Vegarredonda, hacemos la típica parada en los refugios a recargar agua y ver si hay alguien por allí. Al parecer los refugios están cerrados y no hay nadie, me parece un poco extraño que ni siquiera se deje la puerta abierta por si hay alguna emergencia. Hasta esta zona yo ya había ido antes, cuando estuve en el Mirador de Ordiales, pero esta vez la dirección era la opuesta a la de aquella vez.

Refugio de Vegarredonda

Los dos refugios de Vegarredonda

Empezando la subida fuerte hacia Jou Santo por la Fragua me desmarco del resto del grupo, voy bastante ligero y así entro en calor, porque en toda esa zona da la sombra y no es una época en la que haga precisamente calor. Una vez pasado al otro lado del cordal, el sol calienta con ganas y me quedo un rato esperando al resto, tirado en una piedra, cual lagartija del desierto.

Torre Santa desde el Jou Santu

Vista de Torre Santa desde el Jou Santo

Una vez llegados a Jou Santo, ponemos rumbo al Boquete, donde hemos decidido que se va a comer por haber unas vistas impresionantes del Macizo Central. Siempre me han gustado estos momentos de descanso, bocata y charla, sobre todo teniendo buen tiempo y en un lugar tan increíble.

El Boquete

El Boquete, uno de los pasos de entrada al Cares desde el Macizo Occidental

Macizo Central y Caín

Vista del Macizo Central y Caín

Después de comer y viendo que Caín no está tan lejos, algunos nos animamos a bajar hasta allá por la Canal de Mesones y luego hacer el recorrido del Cares hasta Poncebos. Un paseo bastante curioso. El grupo se separa y empezamos la bajada, con un desnivel bastante bestia como puede verse en el perfil al final del artículo. Pobres rodillas. Eso sí, algunas partes del camino bien merecen el esfuerzo. Bajar por esos sedos excavados en la roca con unas caídas imposibles, es algo que de verdad merece la pena.

Sedo en la Canal de Mesones

Bajando por uno de los sedos de la Canal de Mesones

En menos de lo que esperábamos, llegamos a Caín y sin parar apenas, ponemos rumbo a Poncebos mientras empezaba a anochecer. Llegamos a destino casi sin luz, pero no hizo falta que sacase el frontal de la mochila. Fue una llegada con luz por los pelos.

Descargar track

Ruta: Collado Jermoso – Argayo Congosto – Cordiñanes – Caín (Misión en Picos, día 4)

Y ya vamos  con la última parte de la serie (1, 2 y 3). Como ya adelantaba en el post anterior, tanto la extensión como las fotos que pongo van decreciendo porque el ánimo y el tiempo no permitían hacer mucho más.

El descenso desde Collado Jermoso desde el Argayo Congosto lo hicimos entre niebla, así que no pudimos disfrutar del paisaje. Hay que ver el lado positivo y decir que se agradeció no tener un sol abrasador encima nuestro. En cuanto a la dificultad del descenso, no es excesivamente grande salvo un par de tramos. Yo siempre tuve algo de miedo al argayo por cómo lo describía otra gente, pero no es tan complicado, además está perfectamente marcado.

La Vega de Asotín, aquí dejamos atrás la niebla

El tramo desde la Vega de Asotín hasta Cordiñanes es muy bonito, hay un cambio radical con respecto a lo que llevábamos viendo esos días. Pasamos entre bosques, vegetación y cornisas muy aéreas.

El camino para bajar a Cordiñanes está casi a la altura del de Collado Jermoso

Aunque todavía teníamos que ir a Caín, Cordiñanes era la vuelta a la civilización

Cordiñanes fue el retorno al mundo normal, vale que ya teníamos ganas de volver, pero te quedas con la sensación de repetir la aventura.

Salir de Caín con el coche un viernes por la tarde fue un caos, todo el mundo quería entrar y nosotros salir. Picos ya nos había dado todo lo que pedíamos.

Me hace gracia que en la salida de Cordiñanes, unos domingueros decían a otros en el Mirador del Tombo: “Parad un rato a echar un vistazo que merece la pena“. Puede que para ellos mereciese la pena ver el río Cares desde un poco de altura, pero las cosas que nosotros habíamos visto superaban con creces aquello.

La sensación después de acabar esta aventura es la de repetir. Repetir con la experiencia de saber a lo que te enfrentas mejor, saber preparar la mochila mejor y sobre todo racionar las fuerzas para no darlo todo el primer día. Volveré de nuevo y será aún mejor.

Descargar