Archivo de la etiqueta: canal de dobresengos

Ruta: Puente Poncebos – Caín: Ruta del Cares

Desafío Cantabria vs Noruega miniBueno, me toca poner ruta.

El plan inicial que me planteaban durante la semana no sonaba nada mal. Subir por un camino paralelo a la ruta del Cares, llegar hasta la canal de Amuesa, torcer hacia Bulnes cerca de Cabrones y volver a Puente Poncebos. Total unas 6 horas de marcha.

Cuando oí el tiempo estimado casi me da un cortocircuito cerebral, porque por lo poco que conozco la zona sé que eso no se hace en 6 horas ni drogado. Pero sinceramente me importa bien poco dónde y como sea una ruta. Mientras sea subir a la montaña todo me vale.

Llegamos el sábado a las 8:30 de la mañana y aparcamos casi en el inicio de la ruta del Cares. En los 10 minutos que tardamos en prepararnos se formó una cola de coches aparcados de unos 200 metros. Así que se puede decir que llegamos en el momento justo.

Inicio de la ruta: Desde Puente Poncebos empiezo a tirar por el camino del río. Pobre iluso de mi. Me para el compañero y me dice que de eso nada, que tire para arriba por la ruta del Cares, cual dominguero. Así que como represalia le llevé casi corriendo, a mi nadie me mete por rutas de domingueros sin represalias.

Por el camino del Cares hay que seguir hasta el Puente Bolín, y pasados unos 50 metros encontraremos la subida hacia La Tranvia. Si llegáis al Puente de los Rebecos sin haber encontrado la subida es que os habéis pasado de largo 😉 Como hay intención de volver por allí otro día, ya haré una foto del inicio y os la pongo.

Bueno, aquí empieza la aventura de perdición. Subiendo por La Tranvia deberíamos haber ido hacia El Pardo, sin llegar a pasar por encima del Puente de los Rebecos, y he de reconocer que nos lo pasamos bastante bien gritando desde las alturas a los domingueros que pasaban por dicho puente. Creo que la emoción no nos dejó pensar que ya estábamos en el lugar incorrecto.

Un buen rato después y después de consultar varias veces el mapa en papel de Adrados, los gps se negaban a funcionar bien en esa zona, empezamos a sospechar que debíamos estar en el sitio incorrecto. No éramos capaces de reconocer los contornos que veíamos con los del mapa, y extrapolando un poco y teniendo en cuenta que la siguiente canal ya la conocía de haberla subido el año anterior, la Canal de Dobresengos, pues calculé que nos habíamos pasado por un kilómetros más o menos. Por suerte en ese momento vislumbramos a un viejuno que estaba en lo alto de la canal en la que nos encontrábamos, así que seguimos subiendo hacia él.

Hablando con él nos dijo que no íbamos a llegar a Amuesa ni locos, que él llegaba en 6 horas, y que si además queríamos volver a Puente Poncebos por Bulnes eso eran otras tres horas, y teniendo en cuenta que ya era mediodía, pues la cosa se complicaba. Así que le pregunté si desde allí se podía pasar a la Canal de  Dobresengos y tirar para Caín, a lo que respondió que ya nos llevaba él. Parece ser que el hombre estaba aburrido.

Tuvimos que deshacer una parte del camino, pero nos desviamos por un camino cerrado por las zarzas hacia Dobresengos y una vez en Dobresengos, en vez de ir por el camino de domingueros, subimos por el camino de los antiguos, o así lo llamó el viejuno. Una vez en Caín, comer y vuelta por la ruta de domingueros hasta Puente Poncebos.

amuesafail

Recorte del mapa de Adrados

El mapa que os pongo es un recorte de por dónde íbamos a ir hasta la canal de Amuesa [la línea naranja], por dónde fuimos realmente [la línea azul] y por dónde nos llevó el viejuno [la línea morada].

Conclusiones:

– Odio el Cares.

– El viejuno me enseñó a reconocer caminos abandonados.

– El gps no vale de nada en canales pronunciadas [ver track… o mejor no verlo :D].

– Las botas me hacen daño. Mucho.

Descargar

Ruta: Caín – Canal de Dobresengos – Horcada de Caín – Refugio Cabrones (Misión en Picos, día 1)

Con este artículo comienza la serie de cuatro (2, 3 y 4) sobre los días de travesía-supervivencia, en los que recorrimos el Macizo Central y algo del Oriental de Picos de Europa en un circuito bastante amplio. Nuestra intención inicial era encumbrar la mayor cantidad de 2600 que tuviésemos oportunidad, aunque tuvimos que cambiar los planes sobre la marcha y no ascendimos a ni una sola cumbre.

Elegimos Caín como punto de partida porque teníamos ganas de subir desde una de las cotas mas bajas posibles y sobre todo yo quería subir por la canal de Dobresengos, una de las que más pendiente salva. La ventaja que tiene la canal es que madrugando lo suficiente, el sol tarda en darte directamente en la cabeza.

Al volver la vista atrás mientras se sube la canal, se puede ver este panorama

Al llegar al Hoyo Grande, hay que atravesarlo por su fondo casi hasta el final. Parece un paseo entre gigantes al lado izquierdo están el Torre Cerredo y la Bermeja mientras que a la derecha están la Palanca y el Llambrión entre otros. Al final del hoyo está el Tesorero, visible desde un montón de sitios a pesar de su moderada altitud.

Entrando al Hoyo Grande

Lo siguiente que teníamos intención de hacer era subir hasta la Collada Bermeja y así evitar dan un rodeo tan grande por la Horcada de Caín, pero como no vimos claro el camino y sabíamos que debe tener algun paso complicado, aumentado con el peso de las mochilas, lo desechamos.

Una persona muerta en la Horcada de Caín 😀

Una vez en la Hda de Caín hay que pasar hasta la de D. Carlos  y ya entrar en una de las zonas menos accesibles de Picos.

El camino entre las dos horcadas se ve bastante bien

Al llegar a la Horcada de Caín te encuentras con el peso pesado de Picos, el Torre Cerredo

En la Horcada de D. Carlos hay dos opciones para enlazar con el camino que va al refugio de Cabrones. Descender hasta el fondo del Hoyo Cerredo y luego volver a subir, o bien pasar por debajo de la Bermeja y el Torre Cerredo sin perder mucha  altitud. Una vez más no vimos claro el último paso así que optamos por bajar y volver a subir, aunque al día siguiente sí que fuimos por él. El resto del camino es un continuo sube y baja hasta llegar al Jou de los Cabrones y su refugio, donde pudimos beber agua hasta reventar.

Llegando al refugio la vista es espectacular

En el refugio buscamos un sitio donde vivaquear sin que nos diese mucho el viento y aunque en un principio parecía que lo habíamos encontrado, el viento cambió por la noche y no hubo manera de pegar ojo. Pero antes de todo ésto y después de un par de platos de lentejas y unas albóndigas, tocaba ver la puesta de sol en la Collada del Agua, lo malo es que llegamos un pelín tarde y nos perdimos lo mejor. De todos modos la vista seguía mereciendo la pena.

Puesta de sol en la Collada del Agua

Seguiré con el resto de días, la próxima, el terrible día en el que intentamos la ascensión al Torre Cerredo y el final apoteósico en el Hoyo Grande.

Descargar