Archivo de la etiqueta: collado jermoso

Aumento de visitas inesperado

Vengo notando que los últimos días ha subido el número de visitas al blog, pero una subida desorbitada que no sabía de donde podía venir. Tales han sido las visitas, que estando a día 10, ya he superado las visitas del mes pasado.

Cuando me he puesto a investigar el motivo veo que los visitantes entran buscando información sobre Collado Jermoso. Total, que me ha venido a la memoria ver en la tele los anuncios de Cuatro sobre el programa Desafío Extremo en el que Jesús Calleja y Zapatero subían a ese lugar desde Posada de Valdeón.

Es asombroso ver cómo algo así puede aumentar el interés de la gente en algo determinado. Estoy seguro que si el día de mañana Rajoy hace en un programa de cocina con Arguiñano en el que cocina orejuelas, también subiría el número de visitas a ese post en concreto.

Dicen que Internet está desplazando a la televisión como fuente de información, pero todavía le queda muchísimo para conseguirlo. Ese día llegará cuando no haya una tele encendida sin nadie delante con el volumen a tope en la práctica totalidad de los hogares. Y ese día será un gran día.

Ruta: Collado Jermoso – Argayo Congosto – Cordiñanes – Caín (Misión en Picos, día 4)

Y ya vamos  con la última parte de la serie (1, 2 y 3). Como ya adelantaba en el post anterior, tanto la extensión como las fotos que pongo van decreciendo porque el ánimo y el tiempo no permitían hacer mucho más.

El descenso desde Collado Jermoso desde el Argayo Congosto lo hicimos entre niebla, así que no pudimos disfrutar del paisaje. Hay que ver el lado positivo y decir que se agradeció no tener un sol abrasador encima nuestro. En cuanto a la dificultad del descenso, no es excesivamente grande salvo un par de tramos. Yo siempre tuve algo de miedo al argayo por cómo lo describía otra gente, pero no es tan complicado, además está perfectamente marcado.

La Vega de Asotín, aquí dejamos atrás la niebla

El tramo desde la Vega de Asotín hasta Cordiñanes es muy bonito, hay un cambio radical con respecto a lo que llevábamos viendo esos días. Pasamos entre bosques, vegetación y cornisas muy aéreas.

El camino para bajar a Cordiñanes está casi a la altura del de Collado Jermoso

Aunque todavía teníamos que ir a Caín, Cordiñanes era la vuelta a la civilización

Cordiñanes fue el retorno al mundo normal, vale que ya teníamos ganas de volver, pero te quedas con la sensación de repetir la aventura.

Salir de Caín con el coche un viernes por la tarde fue un caos, todo el mundo quería entrar y nosotros salir. Picos ya nos había dado todo lo que pedíamos.

Me hace gracia que en la salida de Cordiñanes, unos domingueros decían a otros en el Mirador del Tombo: “Parad un rato a echar un vistazo que merece la pena“. Puede que para ellos mereciese la pena ver el río Cares desde un poco de altura, pero las cosas que nosotros habíamos visto superaban con creces aquello.

La sensación después de acabar esta aventura es la de repetir. Repetir con la experiencia de saber a lo que te enfrentas mejor, saber preparar la mochila mejor y sobre todo racionar las fuerzas para no darlo todo el primer día. Volveré de nuevo y será aún mejor.

Descargar

Ruta: Hoyo Grande – Collada Blanca – Cabaña Verónica – Tiros de Casares – Collado Jermoso (Misión en Picos, día 3)

Después del terrible día anterior, vimos que estábamos escasos de agua. Sólo teníamos una botella de agua para beber y con éso pretendíamos subir a Torre Blanca, el Llambrión y todo lo que pudiésemos. Ya subiendo a la Collada Blanca (esta vez sí que seguimos bien la línea de hitos), aceptamos que no podríamos usar sólo ese agua y que no habiendo fuentes, la mejor opción era ir a Cabaña Verónica y comprar agua a precio de oro.

Este día el tiempo cambió bastante, había nubes que amenazaban por la zona de Liordes y comenzaba a hacer más fresco de lo habitual. No obstante, el espectáculo al vislumbrar Cabaña Verónica mereció la pena. La siguiente foto muestra algo de esa espectacularidad, pero el momento fue irrepetible. Tengo que ampliar la imagen y enmarcarla.

Maravillosa vista al llegar a las inmediaciones de Cabaña Verónica, levanta el ánimo a cualquiera

En cuanto tuvimos el agua, la ida natural a Collado Jermoso se hace por los Tiros de Casares hasta las Colladinas. Ya nos olvidamos completamente de encumbrar nada, sólo queríamos llegar al refugio y marmotar el resto del día.

De nuevo lidiando con los Tiros de Casares, esta vez en sentido contrario

El espectacular camino hacia Collado Jermoso, tallado en la roca

Y nada, al llegar al refugio tocaba beber agua como un cosaco, lavarse un poco y a tumbarse a la bartola. Una lástima que hubiese niebla a media tarde y no pudiésemos ver la puesta de sol.

El refugio en su ubicación casi imposible

Esa noche el campamento quedó tal como se ve en la foto siguiente, mejor que nunca 😀 Hay que ver lo que hace la necesidad y el ingenio.

Mejorando lo inmejorable, esa noche hizo falta de verdad

Habréis notado que los posts cada vez van decayendo más, pues así iba más o menos nuestro ánimo. Pasamos de sacar cientos de fotos el primer día a hacer las justas. Menos mal que las noches de refugio, los compañeros de ruta y la montaña hace que sigas manteniendo el buen humor.

Ya sólo queda un post más.

Descargar