Archivo de la etiqueta: fortjernbråtan

Ruta esquí: Frognerseteren – Tryvannstua – Kobberhaughytta – Kikutstua – Fortjernbråtan – Skar

El fin de semana pasado fui a esquiar. Aproveché que tuve que acompañar a unos amigos de Santander a la estación de tren muy pronto para poder coger su avión. Después de haber salido de fiesta el día antes y habiéndome levantado a las 8 de la mañana, noté que en algunas cuestas me ahogaba por los excesos 🙂

Total, que a las 10:30 de la mañana ya estaba con los esquíes puestos y con todo el día por delante. Eso sí, la nevada que estaba cayendo era impresionante. Muchas cuestas las bajaba con los ojos cerrados porque la nieve se colaba por todas partes.

De nuevo mi objetivo era Kikutstua y una vez allí ir hacia el este o el oeste sin rumbo fijo. Ventajas de haber madrugado y tener tantas horas de luz por delante.

Llegando a Kikutstua

La escena asusta un poco, parece un viaje hacia el fin del mundo

Llegando a Kikutstua sin parar apenas, el chocolate caliente y el bollo que me zampé en el refugio me hicieron revivir. El agua empezaba a traspasar la ropa. Por muy impermeable que sea, al final la nieve acaba descongelándose lentamente encima de uno.

Para volver a entrar en calor, aceleré el paso a costa de ir resoplando como un león marino. Algo que no impidió que parase a sacar unas fotos.

Río nevado

Un río, un lago, árboles y nieve. La combinación perfecta

Lago descongelándose

Ya no hace tanta gracia pasar por encima de los lagos

Poco a poco fui descendiendo hacia el sur, para intentar llegar a Sognsvann como siempre. Pero me había ido demasiado al este. Sin darme cuenta aparecí en Skar, un pequeño barrio/pueblo de Oslo que está bastante alejado del centro y en el que nunca había estado. Afortunadamente tenían parada de autobús y yo no tenía ganas de seguir esquiando más ese día.

Encrucijada

Se me nota en la cara que ya llevaba una trisca considerable encima

En la parada de autobús estuve hablando con un señor noruego que también venía de esquiar. Me comentaba que hacía como veinte años que no nevaba tanto en Oslo, nevadas así sólo las recordaba de cuando era joven. Amablemente me indicó los autobuses que tenía que coger para llegar a casa mientras ya dentro del bus, empezaba a quedarme frío y a tiritar. Fuí a casa corriendo y de cabeza me metí en la ducha, que me sentó mejor que nunca.

Para acabar, un vídeo del día anterior en el que se pueden ver mis progresos.

Cabe decir que momentos despues bajé esa cuesta de nuevo y me pegué tal piñazo de morros que todavía tengo moratones al golpearme con los bastones y los esquíes. Pero no pasa nada 😀

Descargar track

Ruta esquí: Frognerseteren – Tryvannstua – Kobberhaughytta – Kikutstua – Fortjernbråtan – Skjersjødammen – Ullevålseter – Sognsvann

Y aquí viene la ruta más larga de las que he hecho hasta ahora. Unos 30 kilómetros, muy bien invertidos, en los que el día acompañó para avanzar lo más lejos posible y aprovechar todas las horas de luz que tuvimos.

Se parece mucho a la última ruta publicada, ya que en aquella ocasión también quise ésto mismo, pero fue imposible porque no tenía tiempo. Además al ir acompañado, el ritmo fue mucho más ligero, a lo que hay que añadir que pasé olímpicamente de ir por todas las cabins que nos pillasen por el camino.

Subida a Kobberhaughytta

Subida a Kobberhaughytta, distinta a la que hice la última vez

Hasta Kobberhaughytta el recorrido es prácticamente el mismo. Además sabía que justo después de esta cabin, había que subir una cuesta bastante fuerte en la que yo me dí la vuelta después de un rato recorrido. Desconocía por completo la distancia que habría que subir, pero mi GPS y las señales que encontramos, marcaban que Kikutstua estaba a poca distancia, unos 5 kilómetros.

Lago

Otro lago congelado de los muchos que cruzamos

Imagino que de no haber podido cruzar lagos congelados, el tiempo hasta Kikutstua habría aumentado considerablemente, así como el de vuelta, donde atravesamos un lago mayor que el de Sognsvann.

Llegando a Kikutstua

Al fondo puede verse Kikutstua, y sí, estoy encima de otro lago congelado

Ni siquiera paramos en el refugio a comer, nos pusimos en marcha directos hacia Ullevålseter, temiendo que se nos hiciese de noche. Afortunadamente había marcado en el GPS los puntos que había que seguir para llegar a donde queríamos y entre éso y las señales de los cruces, no hubo ningun problema.

Camino en el bosque

Este camino por el bosque nos llamó la atención a los dos

Río nevado

El agua que salía de la presa formaba esta bonita estampa

Ya en Ullevålseter y prácticamente de noche, comimos los bocatas que teníamos lo más rápido posible porque teníamos un invitado hambriento con nosotros. Para más inri, el refugio-restaurante cierra a las 17:00 los fines de semana, algo que me ha parecido muy curioso porque se supone que es cuando más gente hay haciendo deporte.

Caballo y yo

El caballo feliz hambriento y yo, con pinta de mendigo

La nieve se empieza a derretir y dentro de poco tocará ir a buscarla más al norte. Se va a acabar el chollo de coger el metro, salir y ponerte los esquíes…

Descargar track