Archivo de la etiqueta: guerra

Ascensión al Monte Kenya V (Refugio MCK – Estacion Meteorológica)

La última noche dormimos alrededor de 11 horas. Yo apenas me desperté aunque sí que notamos un frío tremendo. A pesar de estar metidos en la cabaña y dentro de los sacos que aguantan temperaturas bastante razonables, se ve que como el cielo estaba totalmente despejado, esa noche el termómetro se puso en negativo fácilmente. Pero el sufrimiento ya estaba acabando, quedaba muy poco para volver a la civilización y descansar como es debido.

Desayunamos en condiciones y tranquilamente, recogimos el refugio y limpiamos, que después de tres días, sorprende la cantidad de porquería que se puede acumular.

La última foto con nuestro refugio

Después del frío de la noche y del fresquete mañanero, estábamos deseando que saliese el sol, pero a las 8 de la mañana todavía se escondía detras de las cimas del Monte Kenya. Poquito a poco nos alcanzó y pudimos disfrutar de una bajada tranquila y soleada. Aunque con la que había caído esos días, algunas zonas del camino estaban totalmente embarradas.

Acercándonos a la zona de sol

Así da gusto ir de montaña, menudo tiempo

Más vistas de la bajada

Durante la bajada, John nos llevó a una cueva Mau Mau de las usadas por los rebeldes durante la guerra de independencia contra los británicos. En ellas se solían reunir e incluso ocultar, y ciertamente, son bastante complicadas de encontrar.

Una de las cuevas Mau Mau usadas por los rebeldes

Tramo final antes del bosque

Nada más que contar. La llegada al coche se agradeció aunque yo eché en falta no poder cambiarme de ropa porque se la había llevado el grupo con el que me iba a ir el día anterior. Pero estábamos mucho más cerca de una duchita refrescante…

Nota: Las horas en el track están mal, se me olvidó cambiar el huso horario y marca dos horas menos de la realidad. El fallo se repite en todos los tracks de esta serie.

Descargar

¿Premio? Nobel ¿de la Paz?

Mañana se entrega el Premio Nobel de la Paz aquí en Oslo. El revuelo que se montó cuando se supo quien era el ganador no es nada comparado con el que se va a formar en la calle central de la ciudad el día en el que se recoge el premio. Las medidas que se han montado para mantener la seguridad, me parecen excesivas para un país como Noruega. Me imagino que los noruegos no estén muy contentos con tanta tontería extra, aunque como nunca se quejan por nada…

De momento me he enterado que durante la visita de Obama, habrá todas estas medidas:

  • Espacio aéreo libre de vuelos
  • Zonas de la ciudad en la que los autobuses y tranvías no circularán
  • Alcantarillas selladas en todo el centro
  • Prohibición de realizar obras tanto en la calle como en edificios particulares
  • Prohibición de carga y descarga de materiales
  • Recomendación de no permanecer en las ventanas haciendo cosas sospechosas en edificios del centro
  • Dos o tres plantas del Grand Hotel de Oslo reservadas
  • Medidas de seguridad extra alrededor del hotel
  • Obligatoriedad de dejar las luces encendidas durante la noche en todos los locales de la zona
  • Supresión de papeleras del centro en esos días

Y digo yo. ¿Pero de qué van? ¿Realmente hace falta todo eso? Y si lo hiciese, ¿merece la pena?

Un tío que va a recibir el Premio Nobel de la Paz, no puede aprobar el envío de más tropas a una zona en guerra como Afganistán. No puede seguir manteniendo la guerra en Irak como lo hace.

Alguien me dijo el otro día, que se había otorgado el premio a Obama como medida de presión para que no iniciase una guerra contra Irán. Pero, sinceramente, no creo que algo así le detenga. Al fin y al cabo no es más que otra marioneta manejada por los de siempre.

Ruta: Visita a la mina 2B en Longyearbyen

Uno de los lugares cercanos que se puede visitar sin necesidad de guía, es la antigua mina abandonada llamada 2B, situada en una de las laderas de la depresión en la que está Longyearbyen. Como en casi todas las minas de las Svalbard, lo que se extraía era carbón y ésta, en concreto, dejó de estar en funcionamiento en 1968.

Mina 2B en Longyearbyen

Vista de la mina durante la subida

En un primer momento solo pretendíamos subir y dar un rodeo por los edificios abandonados, sin atrevernos a entrar por si acaso se venía abajo todo o metíamos la pierna donde no debíamos.

Entrada

Detalle de la entrada

De hecho, subimos hasta la parte más alta y decidimos entrar al empezar a bajar de nuevo hasta la carretera. Fue una pena no llevar el frontal para poder ver mejor todo el interior de las instalaciones, pero nadie se imagina que pueda hacer falta una linterna en un lugar en el que el Sol brilla las 24 horas del día.

Edificios en ruinas

Edificios abandonados

Entrada principal

Interior de la entrada

Con la ayuda del flash de la cámara de Fermín y tanteando poco a poco con los pies, recorrimos todos los edificios y pudimos imaginarnos cómo se transportaba el carbón desde la boca de la mina hasta casi la zona baja del pueblo.

La mayoría del suelo estaba restaurado e incluso vimos que había instalación eléctrica más o menos moderna. No fuimos capaces de encontrar el interruptor, pero seguro que hay visitas guiadas al lugar.

Toda la construcción no es excesivamente antigua. Según nos contó la gente de por allí, Longyearbyen fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial. Varias de las minas de carbón empezaron a arder, entre ellas la 2B, que estuvo ardiendo durante unos 20 años. Consiguieron apagar el fuego a base de inundar la mina bombeando agua de mar.

Pasadizo

Una de las zonas más internas del edificio, cerca de la entrada en la roca

Como curiosidad, algunas personas consideran que esta mina es el lugar en el que vive Santa Claus. Pero desde que estoy en Noruega, he descubierto tantos sitios considerados el hogar de Papá Noel, que ya no me creo nada.

Descargar track

La Gaza leve

Este sábado he hecho algo de provecho y me he ido a una manifestación a favor del pueblo palestino. Empezaba a las 14:00 en la entrada principal del parlamento noruego, con comunicados de distintas asociaciones pro-palestinas y pacifistas. Es una lástima que no sepa noruego para entender lo que decían, sólo logré comprender palabras sueltas y el resto me lo imaginaba. Pero no me preocupaba, al fin y al cabo, no creo que contasen nada que no sepamos todos ya.

Después de un rato de discursos, se propuso marchar hacia la embajada de Israel en Oslo. Era la primera vez que veía Karl Johans (la calle principal de Oslo) con tal cantidad de gente. Desde la parte en la que está la oficina comercial hasta la subida al palacio real. Aproximadamente una calle de 1 kilómetro llena de gente a rebosar.

De nuevo, la prensa vuelve a tocarme la moral y de todo lo que ha pasado en la manifestación, se quedan con la parte final, en la que los típicos payasos de siempre se quedan a liarla hasta que tienen que dispersarlos con gas, además la policía estaba preparada y detuvo a más de un centenar de personas. Uno de los periódicos más leídos aquí, no se corta un pelo y pone como imagen de la manifestación a la policía cargando.

Al menos el tema no ha llegado a los niveles de la del jueves, cuando a los iluminados judíos de Oslo, se les ocurrió montar una manifestación de apoyo a Israel. Y como es obvio, pasó lo que pasó.

No tengo fotos porque no llevé cámara, así que pongo una que he pillado por ahí.

Karl Johans abarrotada de genteEntre todo ese mogollón de gente, yo era una cabeza más

Y para terminar, una canción que está extendiéndose por toda la blogosfera y que yo he descubierto en Kabila.

Feliz quinto aniversario

Cinco años han pasado ya desde que empezase aquella guerra ilegal, desde las manifestaciones en las que gritábamos “No a la guerra” sin que nadie nos escuchase, desde la decisión de los que salían en la foto de las Azores.

¿Qué habéis conseguido con ello además de enriqueceros vosotros y vuestros amigos? Y pensar que personajes como el que dice ésto pueden llegar a dirigir países y controlar la vida de millones de personas… Algo falla. Que paren el mundo que yo me bajo.

Aunque no hay que olvidar que no es la única, ni la última.