Archivo de la etiqueta: huevo

Vitamina D

A puntito de comenzar mi tercer invierno en Noruega y después de la experiencia de estos dos años voy a hacer un experimento para comprobar algo que hice mi primer invierno aquí inconscientemente.

Primero de todo hay que hacer un pequeño resumen de lo que pasa aquí durante este período. En invierno, además del frío y la nieve que pueda haber, lo que más puede molestar es la falta de horas de luz. Prácticamente se vive en noche constante. Dicen que a veces la nieve ayuda a que haya más claridad al tener las calles blancas, pero es algo que no llega hasta finales de diciembre o principios de enero. De todos modos, la luz del sol es necesaria porque al contacto con la piel facilita que generemos vitamina D, una de las vitaminas a las que menos se presta atención porque en países como España es muy complicado tener niveles descompensados. Más información sobre la vitamina.

Los noruegos suelen tomar aceite de hígado de bacalao o pastillas con omega3 para suplir esa falta durante el invierno.

Mi primer invierno en el país no noté absolutamente nada, todo fue a la perfección. Pero el segundo sí que noté algún que otro cambio de humor y cansancio generalizado.

Una teoría que barajo es que durante el primer invierno estuve siguiendo una dieta para entrenamiento de volumen en el gimnasio. El segundo, no.

Sin saberlo comí grandes cantidades de lácteos, huevos cocidos, salmón y atún entre otras cosas. Todo ello son fuentes bastante importantes de vitamina D.

Por lo tanto, como quiero volver a recuperar el peso que perdí durante los entrenamientos de la maratón, seguiré de nuevo la preciada “Dieta de volumen mágica” y comprobaremos si realmente afecta en algo a los niveles de vitamina D.

Mientras tanto, disfrutad con este vídeo de nuestros amigos los Fraguel Rock.

Frisuelos

Los frisuelos (o fayuelos, o frixuelos) son un postre típico asturiano, que se suele comer en las fiestas de carnaval asturianas. Aunque por allí se suelen hacer con una forma parecida a las crêpes, yo siempre mantengo en mi cabeza la manera en la que los hace mi madre, del tamaño de medio billete aproximadamente. Y creo que nunca podré olvidar esos empachos a frisuelos por las mañanas, durante el desayuno 🙂

Frisuelos con miel

Así me quedaron a mí los frisuelos

Ingredientes:

  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Harina
  • Leche
  • Aceite

Preparación:

En un recipiente se bate el huevo y se echa la pizca de sal. Luego se echan las dos cucharadas de azúcar y finalmente se va añadiendo harina y leche según se vea. La pasta tiene que quedar como unas natillas pero algo más espesa. Así que habrá que confiar en nuestro buen criterio.

En una sartén se pone a calentar al máximo un dedo de aceite y cuando esté bien caliente se van echando cucharadas de la masa dentro del aceite. Cuando estén hechos por un lado se les da la vuelta. Hay que hacerlo más o menos rápido porque el aceite se puede llegar a quemar y dejaría un sabor algo raro.

Se van haciendo tandas como la anterior. Una vez fuera los frisuelos, queda muy bien espolvorear un poco de azúcar encima de ellos o echar un poco de miel.

¡A disfrutar se ha dicho!

Tarta de galletas cubierta de chocolate

Después de la receta de las orejuelas, vuelvo con un nuevo dulce que siempre me ha encantado y mi madre suele hacer cuando alguien cumple años. Es bastante fácil de hacer. Lo único complicado es encontrar el punto perfecto a la pasta de chocolate; ni muy espesa, ni muy líquida.

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • azúcar
  • mantequilla
  • chocolate puro
  • leche
  • galletas (a ser posible rectangulares)

Preparación:

Se derrite el chocolate a fuego lento. La cantidad variará dependiendo del tamaño de la tarta. Yo en esta ocasión he usado 400 gramos de chocolate puro. Para ayudar a que se deshaga sin que se queme, hay que echar un chorrito de leche de vez en cuando, además ayuda a que el chocolate quede menos espeso. Una vez derretido, dejar enfriar a temperatura ambiente.

Una vez dejado enfriar, hay que hacer la pasta de chocolate. Se mezclan bien las dos yemas de huevo con un par de cucharadas de azúcar. Se añaden unos 400 gramos de mantequilla (que deberá estar a temperatura ambiente para que sea más fácil de mezclar). Se mezcla con el chocolate derretido hasta que quede una masa uniforme. Se puede añadir más azúcar al gusto.

A partir de este momento hay que buscar el espesor adecuado añadiendo mantequilla poco a poco y mezclando muy bien. No hay que pasarse con la mantequilla o puede quedar demasiado líquida y desparramarse por toda la tarta.

Para la parte final hay que tener preparado un bol con agua tibia azucarada. En una bandeja se va poniendo una capa de galletas empapadas en el agua y luego otra de chocolate. Lo ideal es que se vaya cambiando la posición de las galletas en cada capa para que sea más consistente. Para acabar, se recubre la tarta por completo de chocolate.

Tarta de chocolate

Así me quedó a mí la tarta

Como adorno se puede hacer un merengue con las claras de huevo para la parte superior de la tarta.

¡A comer!

Feliz día mundial del huevo

Esta mañana al llegar al trabajo, hemos tenido la feliz sorpresa de ser el día mundial del huevo, que se celebra todos los años el segundo viernes de octubre. Digo feliz porque hay justo delante de la oficina un puesto donde regalan mini-tortillas con pan :P~~

¡Al rico huevo!

Así que cocinad (los que lo hagáis) todos hoy algo con huevo, para celebrar este peculiar día.