Archivo de la etiqueta: independencia

Ascensión al Monte Kenya V (Refugio MCK – Estacion Meteorológica)

La última noche dormimos alrededor de 11 horas. Yo apenas me desperté aunque sí que notamos un frío tremendo. A pesar de estar metidos en la cabaña y dentro de los sacos que aguantan temperaturas bastante razonables, se ve que como el cielo estaba totalmente despejado, esa noche el termómetro se puso en negativo fácilmente. Pero el sufrimiento ya estaba acabando, quedaba muy poco para volver a la civilización y descansar como es debido.

Desayunamos en condiciones y tranquilamente, recogimos el refugio y limpiamos, que después de tres días, sorprende la cantidad de porquería que se puede acumular.

La última foto con nuestro refugio

Después del frío de la noche y del fresquete mañanero, estábamos deseando que saliese el sol, pero a las 8 de la mañana todavía se escondía detras de las cimas del Monte Kenya. Poquito a poco nos alcanzó y pudimos disfrutar de una bajada tranquila y soleada. Aunque con la que había caído esos días, algunas zonas del camino estaban totalmente embarradas.

Acercándonos a la zona de sol

Así da gusto ir de montaña, menudo tiempo

Más vistas de la bajada

Durante la bajada, John nos llevó a una cueva Mau Mau de las usadas por los rebeldes durante la guerra de independencia contra los británicos. En ellas se solían reunir e incluso ocultar, y ciertamente, son bastante complicadas de encontrar.

Una de las cuevas Mau Mau usadas por los rebeldes

Tramo final antes del bosque

Nada más que contar. La llegada al coche se agradeció aunque yo eché en falta no poder cambiarme de ropa porque se la había llevado el grupo con el que me iba a ir el día anterior. Pero estábamos mucho más cerca de una duchita refrescante…

Nota: Las horas en el track están mal, se me olvidó cambiar el huso horario y marca dos horas menos de la realidad. El fallo se repite en todos los tracks de esta serie.

Descargar

De Rositas y Margaritas – Capítulo I (El individualismo da lugar al pasotismo)

Estoy seguro que la característica que más influye en la forma de ser noruega es el individualismo. Es el punto que me parece más importante y que sin duda es, en su mayoría, el origen del resto de problématicas que contaré en la serie de postsDe Rositas y Margaritas“.

http://www.flickr.com/photos/mashafeeg/395458578/El noruego es un ser individual desde que su más tierna infancia. Se puede observar en el día a día, a los niños siendo muy independientes de sus padres. Sus progenitores dejan hacer lo que les da la real gana. Yo he llegado a ver a niños vestidos de domingo arrastrándose por jardines embarrados bajo la despreocupada y divertida mirada de sus padres. Un caso así en España se desarrollaría con la madre a grito pelado, en el que la frase “¡Me vas a desgraciar la ropa!” aparecería más de una vez. Así que los niños crecen endiosados, con una sensación de poder hacer lo que quieran sin que haya repercusiones. Sentimiento que aumenta cuando sus padres se acaban separando. Aquí la tasa de divorcio es bastante mayor que la de España por la gran independencia económica de los miembros de la pareja y sobre todo por ese individualismo casi innato.

Cuando el niño crece y va a la universidad, aún se desarraiga más de sus padres. El gobierno noruego proporciona créditos con muy bajos intereses, a pagar cuando empieces a trabajar, que ayudan a que te emancipes mientras estudias una carrera.

Total, que supongo que te conviertes en un ser al que no le afectan las cosas de tu entorno excesivamente, la gente de tu alrededor no es de interés para tí porque si hasta ahora no te han hecho falta, ¿por qué lo iban a ser en el futuro?

Ejemplos de esto mismo pueden verse todos los días. Como la gente que cruza la calle con auriculares a todo volumen sin mirar a los lados (no tiene por qué ser por un paso de peatones). Llegó a haber carteles del ayuntamiento de Oslo avisando que no era demasiado bueno para la salud.

Hay que ver lo a gusto que se queda uno ¿eh? 😀

Continuará…

Independencia, de nuevo

Volviendo del gimnasio (sí, al fin lo he conseguido), iba pensando en mis cosas como casi siempre que voy andando solo por ahí y volví a tener una sensación de independencia que hacía bastante que no sentía, concretamente desde que estuve viviendo en Lieja. No había sentido eso durante la primera semana aquí, así que creo que ya estoy más o menos acostumbrado a mi nueva etapa.

Esta vez el cambio está siendo menos radical, poco a poco voy haciendo las cosas que me gustan, como viajar o hacer actividades distintas. Espero poder hacer lo que no hice en casa, hacer mis primeros pinitos en escalada para poder ir a Noruega y hacer escalada en hielo.

Volviendo al tema de mi independencia, aunque ya de por sí creo que soy bastante autónomo, me gusta serlo aún más, siempre por temporadas cortitas o no tan cortas. No necesito estar rodeado de gente que me comprenda, porque a veces ni yo mismo me entiendo. Me encanta empezar de cero en otro sitio distinto, hacer amigos nuevos y buscarme la vida. También tiene su peligro, sé de gente que lleva varios años haciendo eso mismo y al final acaban cansándose, de no tener un lugar fijo y sí amistades volátiles que normalmente acaban yéndose a otros países.

Además de independencia, he notado otra cosa que no sé muy bien explicar, pero me gusta, mucho más que el sentimiento de no saber dónde me estoy metiendo que tuve justo antes de venir a Madrid. La explicación corta sería algo así como saber que empezaré una nueva aventura y ansia por conocer lo siguiente que va a pasar.

Estoy loco por ir a Oslo y que todo recomience de verdad.