Archivo de la etiqueta: muerte

De Rositas y Margaritas – Capítulo III (Viajar es un placer)

Viajar con los noruegos es una cosa bastante curiosa. Yo creo que es uno de los países en los que la gente más viaja al extranjero, por la sencilla razón de que sale más barato ir de vacaciones fuera que quedarse en casa haciendo vida normal. Ojo que yo también sigo esa premisa, no reprocho nada a los noruegos por ello. El único problema es que para ellos las vacaciones empiezan en el momento de despegue del avión y ya en él comienzan a consumir importantes cantidades de alcohol y a armar una gresca increíble comparada con la que pueda montar un grupo de españoles borrachos, sumado a que suelen tener bastantes críos y viajar con ellos. Si además el vuelo es de Ryanair, ríete tú de los viajes en autobús de las películas de Paco Martínez Soria.

Pero no hay que ir fuera de Noruega o que estén borrachos para ver que algo raro pasa entre ellos y los medios de transporte. Un simple viaje en autobús o metro es una odisea. Normas tan básicas y de sentido común como decir perdón para pedir paso y poder salir, o esperar a que la gente salga del medio de transporte antes de intentar entrar, son sustituidas sistemáticamente por empujones sin sentido como si el simple hecho de entrar o salir fuese cuestión de vida o muerte.

Sí, también hay carteles con el mensaje “dejen salir antes de entrar“.

De verdad que a veces me hacen pensar que el resto de gente no les importa y pasan de interactuar o comunicarse con ellos.

¡Vaya morro!¡Oiga!

Pongo un par de enlaces lo primero, a Menéame y al blog que enlaza.

Si es que tenemos una jeta que nos la pisamos. Resulta que ahora están viendo los graves problemas que hay para abastecer de comida a los países más pobres, porque la producción ahora se orienta al biodiesel. Mientras nosotros nos preocupamos porque el precio de los alimentos de primer orden sube o el de la gasolina también, en los países subdesarrollados empiezan a pasar hambrunas que pueden acabar en tragedia.

Pero no pasa nada, esa gente que se muere de hambre sólo aparece en la televisión, se cambia el canal y listo. Luego nos extrañamos porque hay muchos subsaharianos que quieren venir a Europa, a quitarnos el trabajo y a cometer delitos. ¿Pero de qué vamos? Seguiremos usando el coche para ir dos calles más allá, porque sino, ¿para qué lo tenemos?

Ya lo predijo alguien hace tiempo, un dictador, comunista y senil, al que nadie hace caso. Ya avisó que la producción de combustibles basados en alimentos llevaría a la situación actual. Y eso fue hace más de un año.

¿Qué más nos da todo eso si únicamente lo notamos en una subida de unos pocos céntimos? Esos céntimos que suponen la vida o la muerte para millones de personas en el mundo.

Serj Tankian – Feed Us

Nuestras vidas son los ríos…

Este mes está siendo especialmente siniestro, y es que hoy ha caído otra persona más de mi pueblo (ya es la tercera en febrero). Vale que eran personas mayores que ya habían tenido tiempo de vivir todo lo vivible, pero me hago la siguiente pregunta: ¿realmente hicieron todo lo que quisieron? ¿todo lo que les apetecía hacer? Creo que la respuesta es un “no” rotundo.

Muy poca gente consigue quitarse de encima el miedo al fracaso, al qué dirán. Incluso los que más liberados parecen, esconden detrás de su fachada, miedos que no quieren mostrar.

Es complicado querer remediar todo eso de la noche a la mañana, pero sin duda, cuando llegue el momento de no hacer algo por miedo, pensaré en esas personas mayores que veía de pequeño, sentadas bajo las terrazas de sus casas al sol, observando a la gente pasar. Puede que esperando lo que saben inevitable.

Muerte al alba, pero aún vivir en los corazones
de los que luchan por tus convicciones
te hace ser inmortal.
Aún se escucha tu voz resonar entre las montañas
las que años atrás fueron tus aliadas
para encontrar la libertad.

Vendaval – Muerte al alba