Archivo de la etiqueta: voksenkollen

Ruta esquí: Voksenkollen – Tryvann – Ullevålseter – Sognsvann

En esta ocasión fuimos a lo fácil, que es bajar casi todo el rato. Pero fue así porque hubo un pequeño grupo de novatos que quiso probar las excelencias del esquí de fondo. Del grupo de comienzo, que resultó ser de doce personas, solo hicimos la ruta completa cinco. No es que fuésemos dejando a la gente moribunda al lado del camino, sino que por diversos motivos fueron abandonando y volviendo al punto de partida.

Fue en Tryvannstua donde los últimos que quedaban dieron media vuelta, lugar desde el que había una vista muy buena de las pistas de esquí alpino.

Las pistas de esquí de Tryvann

Durante el resto del tiempo me dediqué a disfrutar de las bajadas, a sacar fotos y a disfrutar del paisaje que, con las nevadas de los días anteriores, estaba más bonito que nunca.

Un poco más adelante de Tryvannstua

Aquí van mis dos modelos para la foto en plena competición 😀

Descargar track

Ruta: Sognsvann – Ullevålseter – Lørenseter – Tryvannstua – Voksenkollen

Creyendo que iba a hacer mejor tiempo, madrugué para aprovechar el día. Tenía botas nuevas que estrenar y como un niño con zapatos nuevos me largué a Oslomarka. Me imaginaba que habría nieve en algunos tramos, la poca que quedase, así que ideal para probar las botas en varias condiciones.

Sognsvann en pleno deshielo

El lago Sognsvann; hace no mucho he cruzado por encima de él

La nieve que había, era hielo de pescadería (término acuñado por Rigo :D) pero con el calor que hace últimamente era perfecta para esquiar. Lástima que solo había en tramos muy contados.

Nieve de pescadería

Homenaje al hielo de pescadería

Seguí admirando el paisaje mientras avanzaba. Es curioso pero aunque he hecho mil veces este mismo camino, había zonas que me costaba reconocer. Cuestión de ir con un montón de nieve y de noche 🙂

Pato rompehielos

Un pato rompehielos haciendo su trabajo

Incluso la famosa cuesta en la que tantos piñazos me dí bajando, parecía otra. Aunque en la foto parezca que está perfecta para esquiar, se puede ver un enorme bache en la parte baja en el que no hay nieve.

Cuesta maldita

La maldita cuesta anterior a Ullevålseter, qué recuerdos

Cada vez que veía unos cuantos metros de camino con las marcas de los esquíes, se me ponían los dientes largos. Hacía más de un mes que no hacía fondo y no había podido despedir la nieve como $DEITY manda.

Guías de esquí

Todavía quedaban tramos con guías para esquí

Paisaje primaveral

Paisaje primaveral

Hasta que llegue a un punto en el que vi a un esquiador. ¡Cagontó! Si el podía yo también.

Esquiador solitario

Esquiador solitario, parece mentira que estemos en la segunda quincena de abril

Desde donde vi al esquiador hasta el final de la ruta, había nieve más o menos constante. Por lo que tomé la decisión de, al día siguiente, coger los esquíes y venir a despedir la temporada de invierno.

Cerca de Voksenkollen

Descanso con panorámica de Oslomarka

Con la tontería me metí más de 16km, todos de subida, muy suave, pero subida al fin y al cabo. Y para compensar fui bastante rápido.

Descargar track

Ruta esquí: Voksenkollen – Tryvannstua – Ullevålseter – Sognsvann

Después de unas cuantas rutas de broma, esta puedo decir que es la primera de verdad. Y ni siquiera tenía pensado hacerla, más bien llegó sobre la marcha.

Aproveché la jornada perfectamente, uno de esos pocos días raros, ahora en invierno, que están totalmente despejados.

Empecé en Voksenkollen, como otras tantas veces, dando vueltas alrededor y esperando al resto, que finalmente no vino. Así que decidí ir avanzando hasta el refugio de Tryvann y una vez allí ya vería donde iría. Por el camino no pude dejar de ver paisajes que otros días no se puede por estar demasiado oscuro o nublado.

Vistas de Nordmarka

Vistas de Nordmarka

Los primeros días tenía algo de miedo si me tocaba ir solo porque todavía no controlaba bastante los esquíes y porque si no hay nadie en caso de accidente es un problemón. Pero ya he comprobado que todo el bosque está lleno de gente por todas partes, en cualquier camino, por pequeño que sea.

Camino

Camino con las guías para los esquíes

Una vez en Tryvannstua y con más hambre que el perro de un ciego, me hice un hueco entre los noruegos que estaban por el lugar y devoré los dos bocadillos que llevaba.

Pista de Tryvann

Una de las pistas de la estación de Tryvann

Tryvannstua

El refugio Tryvannstua lleno de gente

El lago adyacente al refugio estaba totalmente congelado y los lugareños aprovechaban para acortar distancias a través de él. Algo con lo que yo no me atreví porque al no haber guías en el suelo, no tengo tanto equilibrio.

Lago Tryvann

El lago Tryvann congelado

Después del merecido bocata, me puse de nuevo en marcha. Tenía la opción de volver por donde vine o dar un rodeo hasta Sognsvann, pasando por Ullevålseter, cabin que se está empezando a convertir en mi favorita. Me fui guiando por los carteles de los cruces, que marcaban distancias bastante cortas, así que me animé a recorrer todo.

La verdad es que la ruta no es nada complicada y como puede verse en el perfil del track, es una bajada bien grande sin apenas repechos de subida.

Pero no está nada mal para empezar.

Descargar track

Ruta esquí: Voksenkollen

Esta es la primera ruta de esquí que me atrevo a poner, aunque el track es una cochinada grandísima, porque estuve constantemente haciendo y deshaciendo el camino para probar cuestas que me gustaban. Lo que más me interesa es saber el desnivel acumulado que hice, aunque con un terreno tan suave como el de Oslomarka, estoy seguro que el GPS se volvió loco.

Pequeño descanso en Voksenkollen

Pequeño descanso en Voksenkollen

Lo peor del día fue sin duda el estado de la nieve. Incluso los noruegos se volvían locos con la cera que dar a sus esquíes. Hacía bastante calor y la nieve estaba muy acuosa. Algunos del grupo íbamos embalados porque no se pegaba nada de nieve y otros se quedaban clavados al suelo al formarse una capa de hielo tremenda en la superficie del esquí.

Refrigerio

Un poco de agua nunca viene mal 🙂

Lo mejor sin duda, que ya empiezo a tener equilibrio. Consigo frenar en la mayoría de cuestas, aunque de momento sólo con un pie (soy incapaz de hacer la cuña sin ir al suelo). Y que a veces, sólo a veces, puedo girar cuando hay una curva en bajada.

Cómo no tomar una curva

Cómo tomar una curva

Como punto final al post, un curioso animal que encontramos. El oso polar ibérico, en busca de focas noruegas ocultas en sus madrigueras. Nada puede escaparse al olfato del oso…

Descargar track